Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 AGENDA Necrológicas Rafael Ruiz Gallardón (1930- 2016) SÁBADO, 3 DE SEPTIEMBRE DE 2016 abc. es ABC Insigne jurista e ilustre ciudadano Ilustraba con su amplio saber a cuantos le escuchaban l conocer, lejos de Madrid, la noticia del fallecimiento de Rafael Ruiz Gallardón se agolpan en mi memoria infinidad de recuerdos de un personaje singular a quien muchos evocarán como un destacado jurista, que lo fue sin duda alguna, un gran profesional de la notaría, que ejerció con gran dedicación y notable éxito a lo largo de muchos años y como un conversador lleno de talento con quien pasé ratos inolvidables y que prodigaba ingenio, cultura, conocimiento profundo de personas y situaciones que describía con agudeza, ilustrando con su amplio saber a cuantos le escuchaban. Pero en su rica y variada personalidad existían además otros valores que sólo quienes le conocimos largos años pudimos descubrir. Entre ellos debo destacar su condición de humanista, profundo conocedor de la historia política y cultural de Europa, su afición a coleccionar libros antiguos de incalculable valor, la agudeza de su discurso comentando etapas de la historia de España, en especial del Renacimiento y de la Ilustración en las que describía hechos y situaciones que nos ayudaban a comprender el profundo significado de Europa, destino y vocación de España, como tantas veces nos comentó. Recuerdo bien cómo separaba uno A Rafael Ruiz Gallardón nació el 11 de marzo de 1930 en Madrid y ha fallecido el 2 de septiembre en esta misma ciudad. Destacado jurista y gran profesional de la notaría. Participó en importantes acontecimientos de carácter político ABC y otro concepto, atribuyendo el destino a la etnia, la lengua materna, el tiempo histórico en el que se vive, mientras que la vocación es la esfera de lo que concierne a nuestra libertad como la elección de forma de vida, las convicciones más íntimas, el credo religioso, la profesión, el estado civil. Al escucharle en la preparación de un trabajo que yo debía presentar en la Academia le contesté que a mi juicio que algo fuera destino y vocación podía parecer a primera vista contradictorio. Me contestó que no era así, que el ser humano tiene la capacidad de apropiarse de su destino, no sólo de serlo naturalmente, sino de quererlo y promoverlo, en suma de convertir la necesidad de tener que ser algo en la libertad y querer serlo íntegra y reflexivamente. Conversar con Rafael era un constante enriquecimiento para quienes le escuchaban, y a mí siempre me sorprendió cómo aquel jurista ordenado, metódico, riguroso conocedor del mundo del derecho, era capaz de elevarse con toda naturalidad al espacio de la especulación, a desentrañar etapas de un remoto pasado desde la profundidad de nuestra historia, saltando de la cultura tradicional de fondo metafísico teológico a los focos innovadores de la mentalidad ilustrada crítica y positivista. Hay también otro dato de la personalidad de Rafael Ruiz Gallardón, y olvido muchos más que solo gentes de mi generación recuerdan. Entre el mundo jurídico y su vocación histórico cultural en los albores de la Transición fue capaz, por patriotismo y generosidad, de involucrarse brevemente en el espacio político. Su amistad con Torcuato Fernández Miranda le permitió hacer un alto en el camino de sus actividades habituales para contribuir a los cambios que habían de producirse con el acceso del Rey Don Juan Carlos a la Jefatura del Estado. Fue la suya una labor callada fuera de los focos del protagonismo político, pero puso al servicio de aquella tarea su talento, su sabiduría, su generosidad, su buen hacer con un desinterés completo y sólo pensando en contribuir al cambio político que se requería desde el respeto a nuestra historia y la voluntad de un futuro de paz y de concordia. Rafael Ruiz Gallardón fue un hombre de bien, un español para quien el servicio a su país figuró siempre en el frontispicio de sus responsabilidades públicas, un insigne jurista y un ilustre ciudadano y sobre todo una excelente persona cuyo recuerdo seguirá siempre vivo entre quienes le conocimos y le admiramos. Desde aquí envío a su viuda y a sus hijos mi entrañable recuerdo. MARCELINO OREJA AGUIRRE Lionel Grau (1937- 2016) Industrial, inmobiliario y mecenas Se le reconoce la creación de puestos de trabajo y riqueza también se le podría definir como fiestero. El polifacético empresario León Grau Mullor, conocido popularmente en Alcoy y en toda la Comunidad Valenciana como Lionel Grau, quedará en la memoria de muchos como un nombre propio presente en múltiples ambientes con un protagonismo y una generosidad excepcionales. Se abrió camino con la empresa Y Hilaturas Miel en el ramo textil, que tiene en su tierra natal uno de los primeros núcleos de la historia mundial, en los albores de la Revolución Industrial. Su hijo, León, además, cogió el relevo en la gerencia y desde el año pasado es el presidente de la agrupación autonómica del sector, Ateval. Pero no satisfecho con este éxito, emprendió otra aventura en la construcción y consiguió consolidar la firma Inmobiliaria Enrile. Si en el mundo profesional, se le reconoce la creación de puestos de trabajo y riqueza, en el deportivo también la agradecen su mecenazgo tanto en el León Grau Mullor nació el 23 de mayo de 1937 en Alcoy, donde ha fallecido el 1 de septiembre de 2016. Tercero de cinco hermanos, fundó las empresas Hilaturas Miel y también la Inmobiliaria Enrile. Gran fiestero, fue Capitán Moro en las fiestas alcoyanas en 1998. fútbol (Alcoyano) como en el hockey sobre patines (Patin Alcodiam) Como festero, vivió su momento estelar en 1998 como Capitán Moro en los famosos desfiles de Moros y Cristianos, culminación de una dilatada trayectoria en la Filà Berberiscos, aunque también fue Masero. JOSÉ LUIS FERNÁNDEZ