Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
66 ABCdelVERANO CULTURA MARTES, 16 DE AGOSTO DE 2016 abc. es estilo ABC María Adánez En nuestra sociedad estamos infectados de ideología María Adánez y Roberto Enríquez, en una escena de la obra LUIS MALIBRÁN La actriz interpreta, junto a Roberto Enríquez, El pequeño poni una obra de Paco Bezerra sobre el acoso escolar JULIO BRAVO MADRID Es la primera función en muchísimo tiempo que hago con vaqueros bromea María Adánez. Se refiere la actriz a El pequeño poni una obra de Paco Bezerra que interpreta junto a Roberto Enríquez, y que estará a partir de mañana en cartel en el teatro Bellas Artes de Madrid. La dirige Luis Luque director de cabecera de María Adánez con escenografía de Mónica Boromello, vestuario de Almudena Rodríguez, música de Luis Miguel Cobo, vídeo de Álvaro Luna e iluminación de Juan Gómez Cornejo. La obra presenta a los padres de un niño que sufre acoso escolar por el simple hecho de llevar una mochila con el dibujo de una serie infantil de animación; en el colegio le prohíben acudir con esa mochila y le acusan de provocar con ella los ataques. Los padres discuten sobre la manera de enfrentarse al problema y de encararlo. Es, dice Luis Luque, teatro de ideas, en el que se confrontan dos posiciones muy reconocibles, y que son igual de válidas. Uno de los primeros debates que se plantea es: ¿libertad o seguridad? También surge el debate sobre la actitud de la mayoría frente al que es diferente, y viceversa. La madre defiende unas posiciones en principio más conservadoras, y el padre lo hace con las que en un primer momento nos pueden parecer más liberales. Pero Paco Bezerra no toma partido ante ninguna de las dos, no señala culpables y, finalmente, nos presenta a dos padres que tienen mucho miedo a que a su hijo le pase algo, y no encuentran ni la manera de defenderlo ni de enfrentar el problema Un caso real El pequeño poni está inspirado en un caso real que sucedió en Estados Unidos hace apenas dos años. El protagonista fue un niño de nueve años, Grayson, a quien sus compañeros atacaban física y verbalmente porque llevaba una mochila con un dibujo de la serie de animación infantil My little pony. La magia de la amistad La reacción del centro escolar donde estudiaba fue prohibir al niño acudir al colegio con la mochila, ya que lo consideraba detonante de acoso y acusaba al niño de ser quien provocaba a sus compañeros y producía disrupción en el aula Más tarde, la escuela alegó que era una estrategia para detener el acoso. Un trabajo muy honesto Para María Adánez, El pequeño poni es una función muy especial. Se trata confiesa de un trabajo muy honesto por mi parte, sin nada de artificio ni composición. Es un trabajo que no he hecho nunca en mi vida; los actores tenemos en el teatro un compromiso no solo como intérpretes, sino también como seres humanos y, en mi caso, como mujer, claro. Irene es mi primer personaje sin traje de época, sin moños, sin todos estos elementos que en cierto modo nos distancian de ellos. Irene es una mujer de ahora, normal, como yo, que tiene un hijo yo no soy madre y la manera de abordar este trabajo ha sido muy honesta, repito, y muy comprometida Datos útiles Madrid. Teatro Bellas Artes (Marqués de Casa Riera, 2) Del 17 de agosto al 18 de octubre. www. pentacion. com Los actores corremos el peligro, cuando hacemos personajes de época, de engañarnos a nosotros mismos, y buscamos unas formas a la hora de movernos que nos provocan cierta artificiosidad. Esa es la gran trampa. Pero ésta es una función en la que estamos prácticamente desnudos, y es desde esa desnudez desde donde afronto el personaje No ser madre le ha supuesto a María Adánez un obstáculo a la hora de empatizar con el personaje de Irene. En los primeros días de ensayos, Luis Luque me decía: María, no veo a tu hijo tuve que trabajar mucho para encontrar a ese niño. Lo hubiera afrontado de otro modo si fuera madre En esta obra insiste la actriz no hay buenos ni malos; Irene, aparentemente, es un personaje conservador, que acepta la prohibición del colegio para que su hijo no sufra. Pero es que a ella, en el fondo, no le gusta su hijo; ella quiere que sea normal. Y es muy interesante El problema deriva, finalmente, en un debate ideológico. Estamos en nuestra sociedad totalmente infectados de ideología, y un problema de relaciones humanas se convierte en un combate ideológico entre los padres, en el que el niño termina desapareciendo. El pequeño poni habla de lo poco tolerantes que somos a día de hoy los seres humanos, y no aceptamos al diferente, cuando todos lo hemos sido, o lo seguimos siendo