Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 INTERNACIONAL MARTES, 16 DE AGOSTO DE 2016 abc. es internacional ABC El jefe de campaña de Trump trabajó para aliados de Putin Paul Manafort aparece como receptor de 11,6 millones del partido prorruso de Ucrania JAVIER ANSORENA CORRESPONSAL EN NUEVA YORK Rusia vuelve a enturbiar el asalto de Donald Trump a la Casa Blanca. El jefe de campaña del candidato republicano, Paul Manafort, aparece en unos apuntes contables secretos del partido del expresidente de Ucrania, Viktor Yanukovich, antiguo aliado de Putin, que registran el pago de 12,7 millones de dólares (11,6 millones de euros) al principal asesor de Trump, según documentos a los que tuvo acceso The New York Times. Los apuntes están en poder de la Oficina Nacional Anticorrupción de Ucrania, creada recientemente, y el nombre de Manafort aparece en ellos 22 veces, en un periodo que va de 2007 a 2012. Los investigadores tratan de diseccionar una red de corrupción destinada a saquear las arcas ucranianas e influir en el resultado de las elecciones durante el Gobierno del prorruso Yanukovich. Yanukovich ha sido el principal cliente en los últimos años de Manafort, un consultor político que en los años ochenta trabajó para dictadores como el filipino Ferninand Marcos y el zaireño Mobutu Sese Seko. Los investigadores ucranianos creen que los pagos que recibió Manafort forman parte de un sistema de contabilidad ilegal del Partido de las Regiones, la formación política de Yanukovich a la que el estratega ayudó a ganar varias elecciones. líder que Barack Obama, ha animado a Rusia a hackear el email de Hillary Clinton, ha olvidado la invasión rusa de Crimea al negar el intervencionismo de Moscú en Ucrania y ha dicho que sería fantástico llevarse bien con el jefe del Kremlin. Al mismo tiempo, el FBI investiga a piratas cibernéticos por varios ataques a los sistemas informáticos del partido demócrata, con sospechas de que los hayan ejecutado agentes de la inteligencia rusa. Manafort reaccionó al artículo negando categóricamente que hubiera recibido pagos ilegales y calificó las informaciones de sin fundamento, estúpidas y sin sentido La campaña de Clinton trató de sacar tajada del asunto y exigió a Trump que desvele los vínculos del jefe de campaña y el resto de empleados y consejeros con Rusia o con entidades proKremlin Las revelaciones se produjeron en el mismo día en que Trump ofrecía un discurso en Youngstown (Ohio) centrado en sus planes sobre política exterior. Con tono reposado y en una intervención leída, situó los problemas de terrorismo que vive EE. UU. en la salida de tropas de Donald Trump, en campaña Irak decidida por Obama al que atacó en repetidas ocasiones por incompetente débil y por ser el gran divisor del país y Clinton. Trump prometió un escrutinio extremo para entrar o quedarse en EE. UU. a cualquiera que tenga que ver con el terrorismo e hizo un listado difuso y variado de a quiénes afectará: simpatizantes de grupos terroristas, quienes no crean en nuestra Constitución los que apoyan la sharia o no abracen los ideales de EE. UU. Para ello, Trump aseguró que suspenderá temporalmente la inmigración de algunos países afectados por el terrorismo islámico en los que no es posible hacer una supervisión adecuada Asimismo acusó a Clinton de querer ser la Angela Merkel de EE. UU y ya sabemos el desastre en inmigración que ha sido para la gente de Alemania Paraísos fiscales También investigan una red de empresas en paraísos fiscales que ayudaron a enriquecerse a Yanukovich y a su círculo más íntimo. Manafort aparece en una operación de venta de activos de la compañía de televisión por cable ucraniana, en alianza con Oleg Deripaska, un aliado de Putin al que el Departamento de Estado de EE. UU. ha negado el visado por sospechas de pertenecer al crimen organizado ruso. Los investigadores ucranianos reconocieron a The New York Times que no han averiguado si Manafort recibió las cantidades que aparecen en los apuntes contables ni los conceptos a los que se debieron. Las revelaciones del diario neoyorquino se producen en medio de una campaña en la que Rusia ha tenido un protagonismo especial. En los últimos meses, el candidato republicano ha asegurado que Putin es mucho mejor Manifestantes se enfrentan con la Policía en Milwaukee REUTERS MILWAUKEE Violencia callejera por segunda noche consecutiva J. ANSORENA NUEVA YORK Milwaukee vivió en la madrugada de ayer una nueva noche de violencia en las calles del norte de la ciudad, de mayoría negra, después de los disturbios que comenzaron en la madrugada del sábado al domingo. Las protestas se debían a la muerte de Sylville Smith, un joven negro de 23 años al que un policía disparó después de que huyera, armado con una pistola semiautomática, de un control de trá- fico. Después de una noche con media docena de edificios y tiendas incendiados, coches en llamas, 17 detenidos por la policía y un agente herido, las autoridades llamaron a la calma y advirtieron que recurrirían a la Guardia Nacional si fuera necesario. Pero eso no evitó que los disturbios volvieran a tomar las calles de la ciudad de Wisconsin en la madrugada de ayer. El jefe de la policía de la ciudad, Ed Flynn, explicó que esa noche se produjeron catorce arrestos, se registraron una treintena de disparos con armas de fuego, once agentes resultaron heridos, se destrozó una tienda y ardieron contenedores y un coche. La ola de violencia ha empujado al gobernador del estado, el republicano Scott Walker, a declarar el estado de emergencia, y el alcalde de la ciudad, Tom Barrett, advirtió de que se perseguirá a los menores de edad que no respeten el toque de queda, determinado a las diez de la noche. Milwaukee es la ciudad más segregada de las grandes urbes de EE. UU. El índice de pobreza de las zonas de población negra es del 38,4 mientras que en las blancas es del 7,6