Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 14 DE AGOSTO DE 2016 abc. es espana madrid MADRID 59 Este conjunto de villas pertenece a la tercera fase de la colonia, levantada entre 1905 y 1906. Está en la calle de Roma y su arquitecto fue Valentín Roca Carbonell, con un estilo más modernista. En la esquina de la calle del Cardenal Belluga con la de Castelar se encuentra este singular hotelito conocido como La Casa Neomudéjar, por su estilo arquitectónico. Fue construida en 1892, durante la segunda parte de urbanización del barrio. Son los números 9 y 11 de la calle de Castelar y unas de las primeras villas en levantarse del Madrid Moderno, en 1896. Como las anteriores, estas dos viviendas se encuentran en la calle de Castelar, pero un poco más arriba, en los números 21 y 23. Son también veteranas, de 1890. Imágenes para el recuerdo FOTOS: ISABEL PERMUY Como cualquier otra vivienda de la ciudad, algunos hotelitos del Madrid Moderno son puestos en alquiler por sus propietarios. En la calle Castelar, las tres plantas más buhardilla, unos 360 metros cuadrados en total, se renta por 3.300 euros. Junto a la Plaza de las Ventas La zona en la que se encuentra el barrio de Guindalera es una de las más turísticas de la capital, aunque no por la existencia de esta colonia, sino por la presencia de la Plaza de las Ventas a solo 500 metros. Muchos madrileños desconocen la existencia de estas viviendas de finales del siglo XIX. Nunca había visto estas casas... Son preciosas admite Eva Ramírez. De entre esta docena de casas que queda, una destaca especialmente. Sus dueños la reformaron, incluida la fachada. Gente del barrio no se explica cómo consiguieron el permiso de obra, puesto que están protegidas por el Ayuntamiento. Sea como fuere, esta ya no es de madera, sino de cemento y de color morado pálido: un paso más en la extinción de lo que un día fue el barrio más europeo de los barrios madrileños Las duras críticas de Azorín a la colonia La colonia del Madrid Moderno no nació precisamente con ínfulas de barrio acomodado. El propio Azorín criticó duramente las construcciones: Es todo chillón, pequeño, presuntuoso, procaz, frágil, de un mal gusto agresivo, de una vanidad cacareante, propia de un pueblo de tenderos y burócratas Arriba, una vista general de 1906. Debajo, la inauguración de la Casa Familia para Muchachas