Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LUNES 11.7.2016 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena, 7, 28027 Madrid. Diario ABC, S. L. Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta publicación, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa. Número 36.719 D. L. I: M- 13- 58 Apartado de Correos 43, Madrid. Publicidad 902 334 556 Suscripciones 901 334 554 Atención al cliente 902 334 555. EL PULSO DEL PLANETA Fragmentos del muro en Berlín, desmantelado en 1989 El síndrome del muro de Berlín Más de un cuarto de siglo después de su caída, los alemanes que pertenecieron a la RDA siguen viviendo bajo la sombra del muro ROSALÍA SÁNCHEZ CORRESPONSAL EN BERLÍN varlo, pero ahora es un estudio científico el que, por si había dudas, confirma que las generaciones de alemanes que vivieron en el régimen comunista sufren características de personalidad diferentes a los alemanes del oeste. Son más concienzudos, pero también más ansiosos, menos abiertos a nuevas ideas, con menor sensación de poder controlar sus vidas, más temerosos y en general menos satisfechos que los alemanes occidentales. Más de 15.000 encuestas E l portero del edificio era un informante de la Stasi. Las plazas en la universidad eran a menudo reservadas para hijos de familias de confianza del partido. Cualquier conducta diferente, creativa, alternativa... llamaba la atención y conducía a detenciones e interrogatorios. Eso marca. Y más de un cuarto de siglo después de la caída del muro de Berlín y la integración de la Alemania comunista en los estándares de la vida democrática, los alemanes que vivieron en la República Democrática Alemana (RDA) siguen condicionados psicológicamente por aquella experiencia. En el día a día no resulta difícil obser- Ya en 1984 comenzaron a realizarse los primeros estudios comparativos entre las dos Alemanias, como el panel socioeconómico SOEP, que ha ido tomando periódicamente datos y mediciones marco en áreas como la educación, los ingresos e incluso la salud. En estas encuestas también se formulaban preguntas de carácter psicológico, pero ese apartado no había sido sistematizado después, a diferencia de los indicadores de bienestar y desarrollo económico, que han sido escrupulosamente comparados, año a año, para avanzar en la unificación económica. Y cuando finalmente investigadores de las Universidades de Marburg y Bielefeld, con el apoyo del Instituto de Economía Alemana y el dos y se sienten más impotentes resBCE, se han puesto a estudiar ese fon- pecto a su destino La experta en esdo del banco de datos y a compararlo tructura de la personalidad Jule Specht con el resultado de encuestas realiza- ha reconocido al semanario alemán das a alemanes occidentales entre los Der Spiegel que ha publicado el esaños 2005 y 2010, más de 15.000 en- tudio, que se trata de una investigacuestas, las conclusiones muestran ción única en su especie. Señala tamque la reunificación psicológica no se bién que sería necesario buscar la forha producido aún en Alemania y que ma de valorar hasta qué punto esas posiblemente no se consiga nunca, al características psicológicas toman menos para las generaciones que cuerpo exclusivamente a raíz de vivieron la caída del muro. la represión comunista o si Las condiciones repreestán también relacionasivas marcan la personadas con el shock poslidad de forma duradeterior a 1989, con la pérra escriben los invesdida de identidad que tigadores, tras constatar supone la desaparición que los alemanes que de un país y la incertivivieron la represión y dumbre que genera el el autoritarismo son prolongado desempleo. más desconfiados, más También sugiere que seaprensivos y más neurótiría interesante contrastar cos En sus expectativas Los que vivieron estos datos con los archivos en la RDA son hay menos deseos de nuede la Stasi, comprobar si la más inestables vos encuentros o nuevas exincidencia de estos rasgos periencias, una caracterís- emocionalmente psicológicos es mayor allí tica psicológica que en los donde se multiplicaba el núalemanes occidentales crece a medi- mero de informantes por metro cuada que avanza la edad de los encues- drado. No en vano, la Stasi llegó a tetados, pero que entre los exciudada- ner 173.000 informantes identificados, nos de la RDA no parece depender de de los que más de 10.000 de ellos eran la edad. También son emocionalmen- niños y jóvenes que espiaban para el te más inestables más preocupa- régimen en sus propias casas. Verbolario POR RODRIGO CORTÉS Árbol, m. Bonsai enorme.