Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES, 11 DE JULIO DE 2016 abc. es espana madrid MADRID 73 Seis años para retratar la vida del rey Salomón Juan Domínguez El Rosellón presenta su última obra, realizada sin boceto previo BEATRIZ SEVILLA ORTEGA MADRID Escorial. Los últimos seis años los ha invertido en pintar el que es, hasta la fecha, su último cuadro: El Rey Salomón honrando a sus padres en Thadamora Esta obra de grandes dimensiones mide casi tres metros de alto la ha confeccionado sin boceto previo; esto es, tomando decisiones sobre la marcha, y tiene una perspectiva oblicua complicadísima El afán de su padre era que él fuera médico, así que Juan Domínguez El Rosellón estudió finalmente la carrera de Medicina para complacer a su progenitor. Natural de Herguijuela de la Sierra, este salmantino se mudó a Madrid a los seis años, y ya cuenta con un total de 82 a sus espaldas. Su pasión por la pintura le afloró desde niño. Al cumplir la quincena se perdió por primera vez entre los pasillos del Museo del Prado. Me hubiera quedado a vivir allí reconoce. Sus padres jamás le pusieron un maestro de dibujo, así que no le quedó otra que aprender por ensayo y error. Siempre prefirió los cuadros a los enfermos, y la fama importante le llegó en 2008 tras presentar El mirlo blanco en la Casa de Cultura de San Lorenzo del Pequeños detalles El cuadro representa una época en la que, ya muerto David, Salomón puede disfrutar de un tiempo de calma. Pero no se olvida de su padre; al contrario: pretende rendirle tributo con una estatua que aún está por colocar. La escena muestra al rey de Israel en la parte superior izquierda y vestido a la usanza egipcia Domínguez tiene claro que cada detalle cuenta. Poner a Salomón en actitud varonil y con las piernas separadas es un buen ejemplo: No hay que perder de vista que tuvo más de 700 mujeres Como en todos sus cuadros desde 1982 aparece Nilo, un gato que acompañó al artista durante años y que incluso posaba para él. En una ocasión, recuerda, El pintor Juan Domínguez posa junto a su última obra ISABEL PERMUY estuvo posando dos horas y media. El salmantino conserva una memoria privilegiada, llena de anécdotas y, pese a su avanzada edad, la vista no le ha jugado malas pasadas. Tan solo utiliza gafas para pintar detalles minúsculos como es en este caso el agua, hecha a base de múltiples reflejos que no pueden apreciarse en una foto; hay que venir a verlo detalla, y se confiesa: Jamás volveré a pintar un cuadro totalmente imaginativo; eso no hay cerebro que lo aguante La obra, que Domínguez presentó el pasado 9 de julio en Robledo de Chavela donde tiene su estudio no se volverá a enseñar hasta tres semanas más tarde, y habrá que pedir número para verla.