Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES, 11 DE JULIO DE 2016 abc. es espana ESPAÑA 25 TODO IRÁ BIEN cutiva a doce que se elegirá el día 23. Cuestiones organizativas y de liderazgo al margen, el nuevo partido, al igual que la vieja CDC o al menos la CDC de los últimos años sigue apostándolo todo por la ruptura con España. Así, la militancia aprobó ayer la definición del partido como demócrata, catalanista, independentista, europeísta y humanista superando la calificación de soberanista en la que podían sentirse representados los partidarios del derecho a decidir pero que no son estrictamente independentistas tal y como proponía la dirección de inicio. SALVADOR SOSTRES LAS HERMANAS SISTER Artur Mas cometió otro error sacrificando la marca de Convergència para poder salvarse Radicalización Ni el fondo ni las formas cambian. Se pudo comprobar con la intervención del presidente Carles Puigdemont, que si bien tendrá un papel secundario en el nuevo PDC, trazó el marco en el que sigue moviéndose la nueva formación. El Partit Democràta Català está a disposición del Govern, del Parlament y de la sociedad catalana para llevar a cabo el compromiso insobornable de la independencia, dijo. Que todo cambie en apariencia para que todo siga igual. L Videoanálisis sobre el congreso de CDC os Hermanos Dalton han decidido este fin de semana que a partir de ahora van a llamarse las Hermanas Sister. Continúan siendo los mismos, continúan haciendo lo mismo, y la única diferencia es que ahora, en lugar de disimular diciendo que quieren trabajar en el banco, reconocen abiertamente que quieren atracarlo. En la política española hemos visto de todo en los últimos meses, pero nada tan falsario como lo de Convergència de este fin de semana. Decir que muere un partido y nace otro es la bolita de los trileros. Las Hermanas Sister continúan siendo los que cometieron los pecados del pasado, y continúa Mas liderando el invento, que es quien llevó a Convergència a la marginalidad y al extremo. El problema no era el nombre, sino las personas concretas y su torpeza. Convergència no estaba más gastada que las demás marcas políticas, pero Mas cometió otro de sus grandes errores sacrificándola para poder salvarse, y así continuará el expresident cayendo de fracaso en fracaso hasta la demolición total. Las Hermanas Sister son la novia cadáver que se ha vuelto a vestir de blanco y deambula por el palacio con su velo y su calavera, creando estupor por donde pasa. Quico Homs cambió el 20 de diciembre el nombre de su candidatura al Congreso, y obtuvo el peor resultado de Convergència de todos los tiempos. Un partido de abuelas, campesinos, y gente de tortilla, trago y transistor es una temeridad que se cambie el nombre aunque sólo sea por la dificultad que sus entrañables votantes tendrán en las elecciones para encontrar la papeleta. Los más satisfechos tras este fin de semana son sin duda los dirigentes de Esquerra, que han visto como su rival les hacía gratis el trabajo de suicidarse sin que ellos tuvieran que tomarse la molestia siempre antiestética entre hermanos de causa de matarles. Convergència continúa pegada a sus vicios, a sus incompetentes y a sus tics de pedantería pueblerina. Convergència continúa con su líder atado y bien atado a la corrupción del pasado, sin credibilidad independentista, y tan amargado y enloquecido por los malos pasos que él mismo ha dado, que quiere convertir la política catalana en una suerte de redención de su propia mediocridad. Además, el supuestamente nuevo partido ha quedado desdibujado en la más vulgar socialdemocracia, ha caído en la horterada republicana, y se proclama abiertamente independentista, dejando por lo tanto de encarnar la idea del orden, que siempre fue su principal seña de identidad. Es como si los vaqueros se hubieran puesto las plumas. Ni Convergència ha sido enterrada ni el falsamente nuevo Partit Demòcrata Català es nada ni tiene ningún significado. El verdadero entierro de Convergència se producirá en las próximas elecciones autonómicas, cuando Oriol Junqueras sea elegido presidente de la Generalitat. Puestos a hacer el indio, y como siempre pasa, ganarán los indios de verdad. Supongo que no hace falta explicar cómo acabaron Cataluña y los catalanes la última vez que esto sucedió. Hasta que Mas no entienda que es la trágica fatalidad andante, Convergència y sus maquillajes se irán patéticamente derritiendo como del rostro de Aschenbach en Muerte en Venecia, mientras la enfermedad se apodera dramáticamente de la ciudad.