Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 ESPAÑA LUNES, 11 DE JULIO DE 2016 abc. es espana ABC Polémica Demòcrates de Catalunya, la escisión independentista de UDC, batallará por el nombre A la medida de Mas Aunque con correciones, Mas y la dirección lograron imponer su modelo organizativo bién resultó polémico, dado que Demòcrates de Catalunya, la escisión independentista de Unió Democràtica lo reclama como suyo. Los escindidos de UDC anunciaron que piensan dar la batalla por ello, sin descartar medidas judiciales. En el nuevo partido, por contra, se sostiene que son muchas las formaciones inscritas en el registro con el nombre demócrata y que el mismo no es patrimonio de nadie. A tenor de otros precedentes, parece improbable que los rebotados de Unió logren impedir que CDC sea ahora el Partit Demòcrata Català. La agitación de las bases Artur Mas y el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, al término del Congreso de la nueva ConvergènciaEFE Solventado el nombre, en el congreso se ventilaban otras cuestiones, aparentemente menos vistosas pero trascendentes en cuanto a su funcionamiento. En este escenario, Artur Mas, quien de madrugada tuvo que salir a defender su modelo de tándem presidencial dos personas en la cúpula del partido, de género distinto, puede darse en parte por satisfecho, aunque las bases introdujeron significativas matizaciones a su propuesta. Por un lado, Mas consiguió imponer un régimen de incompatibilidades bastante laxo, que por un lado permitirá que Neus Munté siga siendo consejera de la Generalitat a la vez que vicepresidenta del partido como Mas propone mientras que Jordi Turull candidato oficialista puede optar al cargo de coordinador general, que es como llamarán al secretario general, sin dejar de liderar el grupo parlamentario de Junts pel Sí. No obstante, la introducción de la figura del coordinador, dentro de la ejecutiva paritaria de doce miembros que dirigirá el partido, se lee también como una corrección de las bases a los deseos de Mas, que verá igualmente como él y Munté, a cambio, deben limitarse a ejercer funciones institucionales y de representación. En el fondo, en el congreso se hizo patente la agitación de una militancia que no escondió cierto disgusto por cómo la dirección pretendía tutelar el cónclave, empezando por la cuestión simbólica, pero nada accesoria, del nombre del partido, así como su modelo organizativo. Pese a ciertas correcciones, sin embargo, la dirección logró en parte domar a las bases. Las distintas corrientes, incluida la más crítica que encabeza el exconsejero Germà Gordó, pugnarán ahora por acaparar nombres e influencia en la eje- La nueva CDC nace con las mismas caras y los mismos objetivos El nuevo partido que presidirá Mas se llama Partit Demòcrata Català ÀLEX GUBERN BARCELONA el viernes, ya se vio que el cónclave no sería una balsa de aceite. De entrada, la militancia se amotinó tras conocerse las dos alternativas que la dirección proponía para nombrar al nuevo partido: Catalans Convergents y Més Catalunya. Ni los nombres ni la fórmula elegida para escogerlos gustaron, con lo que se tuvo que improvisar una ponencia que el día siguiente propuso tres nuevas alternativas: Partit Demòcrata Català el favorito del sector socialdemócrata y finalmente elegido ayer Partit Nacional Català emulando el Scotish National Party y Junts per Catalunya reformulación de Junts pel Sí Mas y Carles Puigdemont votaron por la segunda opción. Aunque pudo reconducirse la cuestión del naming el resultado tam- Mismas caras, mismo objetivo. La mutación de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) en Partit Demòcrata Català (PDC) cumple a rajatabla con la frase de que todo debe cambiar para que todo siga igual. Desde ayer, la histórica formación que fundó Jordi Pujol en 1974 da paso a un nuevo partido, aunque su presidente, Artur Mas, seguirá siendo el mismo, mientras que su objetivo principal, la independencia de Cataluña, tampoco se modifica. El alumbramiento no fue fácil, y lo que se anticipaba como un congreso de refundación plácido dio paso a un cónclave con sorpresas, tensión y pugnas por el control del partido, aunque a la postre, Artur Mas y la dirección consiguieron imponer en líneas generales su modelo organizativo. En el plazo de dos semanas, cuando los militantes escojan los nombres que deben formar la nueva ejecutiva se podrá calibrar de manera real el verdadero alcance de una renovación ahora más aparente que real. En la primera sesión del congreso, Una refundación agitada Las primarias, en dos semanas El proceso de refundación de Convergència no se completará hasta el día 23, cuando la militancia escogerá en primarias los nombres de la nueva dirección: por un lado, al presidente y a la vicepresidenta, y por otro a los doce nombres, también de forma paritaria, que formarán la ejecutiva. Entre estos, habrá un coordinador general. Turull, postulado por Mas y la dirección para ejercer de número tres del partido. No obstante, su candidatura puede estimular a otros a dar el paso, ya que su figura no es vista con buenos ojos por quienes reclaman una renovación profunda. La incógnita de Germá Gordó Otro de los nombres que en las próximas horas deberá decidir si da el paso es Germà Gordó, representante del ala moderada en la vieja CDC y al frente de una corriente crítica. La apuesta netamente independentista de las bases augura dificultades para él. Jordi Turull estimula a los renovadores Dando por descontado que Artur Mas y Neus Munté serán elegidos, la persona sobre la ahora que se posan las miradas es Jordi