Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES, 24 DE JUNIO DE 2016 abc. es internacional Consecuencias económicas INTERNACIONAL 33 Referéndum sobre la UE Las Bolsas anticipan el rechazo al Brexit y cierran en positivo La libra esterlina alcanzó ayer máximos anuales frente al dólar estadounidense GUILLERMO GINÉS MADRID Evolución del valor de la libra respecto al euro ayer hasta el cierre del mercado Resultado de las principales Bolsas europeas en la sesión En euros 1,315 Ibex: 2,11 Londres: 1,23 Fráncfort: 1,85 %1,3108 1,310 1,3068 1,3030 1,305 París: 1,95 Milán: 3,71 Más atrevida se mostró su divisa. La libra esterlina alcanzó ayer su máximo cambio del año frente a la moneda estadounidense: 1,49 dólares. También registró avances en la negociación con la divisa comunitaria, superando en momentos puntuales los 1,31 euros e intercambiándose al cierre del mercado por 1,3030 euros. 1,300 1,2993 1,295 00.00 am FUENTE: Conversor de divisas XE 06.00 am 12.00 pm ABC Los mercados europeos mostraron ayer su lado más optimista. Después de estar atenazados la semana pasada por el miedo al Brexit y mostrarse dubitativos por la consulta en las últimas sesiones, las Bolsas del Viejo Continente se dispararon ayer, el día en el que se celebraba el referéndum. Lo hicieron apoyándose en el enésimo vuelco en las encuestas. Las mismas previsiones que daban ventaja hace escasas semanas a la salida del Reino Unido de la Unión Europea, ayer vaticinaron una victoria del Remain (permanencia) con el 55 de los votos. Fue el dato que decantó el signo positivo de los mercados al comienzo de la sesión bursátil. Las Bolsas se dispararon cerca del 3 en la apertura y, aunque parecieron perder fuelle a escasas horas del cierre, finalmente mantuvieron el ritmo de compras durante toda la jornada. El Ibex 35 fue uno de los grandes beneficiados por la renovada confianza en la votación y subió un 2,11 y quedó a las puertas de los 8.900 puntos (8.885) Solo Milán, uno de los grandes perjudicados en el caso de que se produzca el Brexit, superó las ganancias del mercado español, al registrar un incremento del 3,71 Por su parte, París (1,96 y Fráncfort (1,85 también cerraron la jornada bursátil en positivo, mientras que Londres, el principal implicado, fue el índice más cauteloso y se decantó por un discreto 1,23 Cautela Esta euforia, sin embargo, tiene también una lectura negativa. Prácticamente todas las Bolsas europeas han anticipado un resultado positivo en la votación, por lo que si esta se produce no tendrá tanta repercusión en los parqués europeos. Todo lo contrario que si finalmente se formaliza el temido Brexit. Manuel Pinto, analista del broker online XTB, explica que la semana pasada varios analistas establecieron que la horquilla en la que se moverían las pérdidas o ganancias del mercado después del referéndum serían del 10 Dado que desde esa previsión las Bolsas han descontado el Remain y han ganado un 8 el desplome total en los índices europeos en caso de Brexit puede ser catastrófico añade Pinto. Lo cierto es que, desde hace varias semanas, el mercado tiene puesta toda su atención en la votación del Reino Unido. No hay que olvidar que el resultado no solo condicionará el desarrollo de los índices bursátiles, sino del conjunto de la economía mundial. MONNET CO. JOSÉ M. DE AREILZA EL REFERÉNDUM PERDEDOR E n junio de 1975 los británicos fueron empujados a resolver el dilema personal del primer ministro de entonces, Harold Wilson, el mismo de seguir en Europa o dejarla de lado. Lo que de verdad quería el impulsor de esta consulta era renegociar los términos de la adhesión de su país dos años antes, pilotada por el conservador Edward Heath, y reducir la contribución británica al presupuesto comunitario, volcado en las subvenciones agríco- las. La crisis del petróleo había empeorado la situación económica mundial y sus conciudadanos no asociaban la integración con una mayor prosperidad. Pero para satisfacer a los sindicatos y al ala izquierdista de su partido, convocó un referéndum. Los votos a favor de la permanencia casi duplicaron a los negativos. Sin embargo, este resultado positivo no fortaleció la posición política de Wilson dentro de las Comunidades. En 1976 abandonaba la política. Solo con la llegada de Margaret Thatcher, el Reino Unido fue capaz de conseguir el llamado cheque británico un sistema de reembolso anual aún vigente. Aún así, la enorme influencia que llegó a tener el gobierno de Londres en los pasillos de Bruselas se consiguió gracias a que los británicos se preguntaron qué podían hacer por las Comunidades, sin renunciar a defender sus intereses. Thatcher aban- deró el gran proyecto de conseguir un mercado interior antes del final de 1992. Desde la Comisión Europea, Lord Cockfield preparó una propuesta para completar en unos años la legislación que permitiría la libre circulación de mercancías. La dama de hierro aceptó con cautela un nuevo artículo para permitir armonizar por mayoría y la integración despegó. Una historia parecida tuvo lugar en el ámbito del comercio exterior y la creación de la Organización Mundial de Comercio, gracias al liderazgo británico y la labor del comisario Leon Brittan. Cuando el Reino Unido ha entendido que la buena marcha de la Unión Europea necesita de su aportación no menos que la francesa y alemana, también ha protegido mejor sus intereses. No es de extrañar que la maldición de la marmota pese sobre este día 23 en el que algo habremos perdido todos.