Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES, 24 DE JUNIO DE 2016 abc. es ENFOQUE 5 Pesadilla en la cocina Un pan como unas tortas JAIME GONZÁLEZ Jorge Fernández- Díaz y Xavier García Albiol durante su visita a una panificadora de Barcelona EFE Los golpes de pecho del batallón de guardianes de la ética política resuenan en mitad del ruedo ibérico: ¡Estado policial! ¡La democracia está en peligro! Pandilla de hipócritas. La conversación que hace dos años mantuvieron Jorge Fernández Díaz y el director de la Oficina Antifraude de Cataluña, Daniel de Alfonso, en el despacho del ministro del Interior ha unido a todos los partidos del arco parlamentario contra el Gobierno del PP, al que acusan de guerra sucia y de fabricar pruebas contra los partidos de la oposición. Albert Rivera, incluso, ha comparado al ministro con el mismísimo Nicolás Maduro, lo que demuestra que su reciente estancia en Venezuela le ha llevado a perder la perspectiva o el juicio, según se mire. Que Fernández- Díaz y el director de la Oficina Antifraude de Cataluña hablaron más de la cuenta es una obviedad que se constata por la existencia de una grabación que ha dormido el sueño de los justos hasta que la han despertado a tiempo para que nos amenice el final de la campaña. Para algunos, la conversación entre ambos es la prueba del nueve del asalto del Gobierno a las instituciones democráticas, pero el tono y el contenido del diálogo responden al patrón de las interlocuciones que desde hace cuarenta años se vienen produciendo en los despachos del poder, en Madrid o en Cataluña véanse los casos Banca Catalana o Faisán, sin ir más lejos como denunció ayer mismo en el Parlament el propio Daniel de Alfonso, chivo expiatorio de ese batallón de guardianes de la ética política que ha alcanzado un sorprendente grado de consenso: independentistas, anticapitalistas, populistas, socialistas y Ciudadanos, unidos todos en la defensa del Estado de Derecho. O sea, los lobos cuidando a las ovejas, y Albert Rivera, pastoreando con el cayado en la mano. Lo que marca un antes y un después no es la conversación en sí misma, sino el hecho insólito de que hayamos conocido su contenido con todo lujo de detalles a través de una grabación ilegal utilizada como arma arrojadiza contra el Gobierno a cinco días de las elecciones. Lo que demuestra que el Ministerio del Interior es la casa de tócame Roque y su titular anda en Belén con los pastores, pero sin cayado, porque si algo ha quedado claro es que los políticos próximos al independentismo cuyo nombre aparecen en las conversaciones están ahora frotándose las manos, mientras en los despachos cercanos al ministro algunos cargos policiales deben de estar partiéndose de risa. Conclusión: para la elaboración de la crema pastalera es condición necesaria el uso de gorro y guantes. En caso contrario Fernández- Díaz puede atestiguarlo se corre el riesgo de hacer un pan como unas tortas. ESPAÑA