Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
98 DEPORTES DOMINGO, 12 DE JUNIO DE 2016 abc. es deportes ABC Rumbo a Río 2016 Voley playa El gran salto de Lili y Elsa Tras su buen paso por Londres, en Río quieren seguir disfrutando y luchar por las medallas EMILIO V. ESCUDERO MADRID Sale el sol en Madrid y es un alivio. Después de semanas entrenándose con frío y lluvia en Brasil, se agradece volver a casa. Hace calor en Majadahonda y eso endurece las sesiones bajo la mirada de Dani Rodríguez Wood, su entrenador, uno más dentro del equipo que hace casi una década formaron Lili y Elsa con el sueño olímpico en el horizonte. Son una pequeña familia que va de acá para allá. Torneo tras torneo, dando pequeños pasos hacia la gloria. Acercándose a aquel anhelo infantil que cada vez está más próximo. Las sensaciones sobre la arena no han sido las mejores tras un largo viaje que aún se hace notar en el rostro de las jugadoras. Caras largas que cambian de manera radical cuando termina la sesión. Saber distinguir entre el trabajo y todo lo que ocurre alrededor ha sido una de las claves de su éxito. Fundamental si se tiene en cuenta que la mayor parte del año lo pasan juntas. El primer acercamiento con la mejor pareja femenina de la historia del voley playa español es afable. Amistoso. No hace falta mucho tiempo para comprobar que existe una química especial entre ambas. Elsa Baquerizo (Madrid, 1987) saluda con una sonrisa. ¿Dónde nos ponemos? pregunta mientras se enfunda manguitos, camiseta y visera. Hay que lucir a los patrocinadores. Sin ellos sería imposible estar aquí y cuesta mucho conseguirlos apunta. La sesión de fotos es divertida y se alarga en el tiempo, al igual que la charla posterior, en la que no hay temas tabú y en donde las palabras desprenden una sinceridad que se echa de menos habitualmente cuando se habla con deportistas de primer nivel. Es Liliana Fernández (Benidorm, 1987) la que toma la palabra, mucho más resuelta que su compañera lejos de la arena. Echando la vista atrás, el primer recuerdo que Lili y Elsa tienen como pareja está en el Centro de Alto Rendimiento de Canarias. Allí, tras unos meses de preparación por separado y cuando Lili acabó el ciclo con su anterior pareja, es Dani el que les propone comenzar esta aventura que dura ya casi diez años. Cristalizaba un sueño que ambas comenzaron de manera individual y que a partir de entonces fue creciendo día a día. Desde la base hasta tocar la gloria. Cuando fuimos a Tenerife, fue simplemente porque nos gustaba el voley playa. Nada más. Claro que pensabas que querías ir a unos Juegos, pero no dejaba de ser un sueño lejano. Casi de niña reconoce Lili. De la mano de Dani y de Elsa ese sueño fue tomando forma hasta llegar a Londres 2012. Fuimos la primera pareja en conseguirlo, aunque antes que nosotras hubo varias que estuvieron cerca de lograrlo. Estar en unos Juegos es algo completamente distinto a todo. Especial. Elsa Baquerizo levantar un balón bajo la atenta mirada de Lili Fernández Eso del espíritu olímpico es verdad. Es todo muy bonito apunta Baquerizo. Ambas lograron en Londres un noveno puesto final que les supo bien, pero que las dejó lejos de una mejor beca deportiva para seguir preparando el futuro. La incertidumbre económica, al igual que les ocurrió al principio de su carrera como pareja, no frenó su ímpetu de mejorar y competir. Al contrario. A nivel federativo, hubo años en los que no había fondos para ayudarnos. Es más, hasta 2011 no tuvimos ninguna beca y eso que llevábamos cuatro años compitiendo a nivel internacional. Hay un problema cuando dejas de ser sub 23 y tienes que dar el paso a profesional apuntan. Creer en la victoria A ellas se les hizo duro, pero siempre creyeron en sus posibilidades. Una fe en sí mismas que a veces se desvanece, sobre todo en las grandes ocasiones. Un gran salto. El salto final es lo que quieren conseguir en Río. Capaces de ganar a cualquier pareja del circuito, les falta terminar de creer en ese último paso. La parcela psicológica es algo en lo que podemos seguir creciendo. Cada persona es diferente y lo trabaja de una forma, pero superar esos miedos a fallar o a no estar a la altura en un determinado momento es algo que debemos mejorar. Es lo que te permite dar un salto más. No bloquearte o que se te encoja el brazo a la hora de la verdad asumen. En Río, Lili y Elsa tratarán de auparse al podio, objetivo marcado en rojo y que ninguna de las dos escon- ÓSCAR DEL POZO