Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SÁBADO 11.6.2016 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena, 7, 28027 Madrid. Diario ABC, S. L. Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta publicación, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa. Número 36.689 D. L. I: M- 13- 58 Apartado de Correos 43, Madrid. Publicidad 902 334 556 Suscripciones 901 334 554 Atención al cliente 902 334 555. EL PULSO DEL PLANETA VISTO Y NO VISTO Lisboa revive el esplendor de los quioscos del XIX La capital portuguesa recupera los coquetos pabellones en los que antaño se servían bebidas y refrigerios a locales y visitantes. Son todo un éxito IGNACIO RUIZ- QUINTANO EL COMA En una Europa desorientada, una burguesía relativista estaba procurando convertir en objeto de su consumo estético todas las culturas exóticas imaginables S Uno de los quioscos lisboetas, próximo al Jardim da Estrela FRANCISCO CHACÓN CORRESPONSAL EN LISBOA ABC l tiempo se detiene cuando hacemos un alto en el camino y nos dejamos llevar por uno de los iconos urbanos de Lisboa: los quioscos. Datan de un siglo y medio atrás, pero es ahora cuando viven un nuevo esplendor. Remodelados con la premisa de respetar su estética tradicional y adaptados a las necesidades de sofocar la sed de las gentes locales, también hacen las delicias de los foráneos que transitan por la Baixa o el Chiado. Se diseminan por doquier, en los rincones más coquetos y en las plazas de ubicación estratégica. Junto a la catedral de Lisboa se alza uno de los quioscos más hermosos de la capital portuguesa. Su color amarillo le otorga carácter distintivo en plena subida al barrio de la Alfama, verdadera esencia del reino de la saudade. Se vislumbra desde allí la Rua Sao Joao da Praça, donde el E guitarrista Mário Pacheco ejerce de en la sangre y se ha propuesto recupeanfitrión en el Club de Fado y exhibe rar su identidad urbana a través de la su amistad con Cristiano Ronaldo a exquisitez en el mobiliario que salutravés de una serie fotográfica en la da al transeúnte. que no faltan Milton Nascimento, CaCatarina Portas, hija del arquitecto mané o Mariza. Nuno Portas, ha tomado las riendas de Se trata de un recorrido por las zo- una iniciativa en la que se ve secundanas más atractivas de Lisboa trazando da por su colega Joao Regal. Ambos creaun animado itinerario a base de cerve- ron la marca Quioscos de Refresco y se za, café o bocaditos, mientras nos to- aliaron para que no hubiera un solo dismamos un respiro y contemplamos el trito del centro sin estas señas de idenocéano Atlántico. tidad propias de un entorno con ritmo Saltamos después a la pausado. Se trata de una Rua Sao Paulo, a la em En una época en que la iniciativa que blemática plaza de Caoferta se estandariza momoes, a la maravillosa busca acentuar nótona y mundialmente plaza de las Flores, a los las tradiciones embotellada, nuestro deJardines de Príncipe Real safío, lleno de ganas, se cendel pasado en y, cómo no, a la avenida tra en recuperar sabores un mundo da Liberdade, la arteria propios y antiguos, fresestandarizado quísimos, sin conservanpor excelencia entre las plazas de Marqués de tes pero bien conservados Pombal y Restauradores. También, cla- porque son recreados para los tiempos ro está, nos esperan esos miradores que actuales ha escrito al respecto Catarise erigen en antesala de la inmensidad: na Portas, hermanastra de Paulo PorSanta Lucía, San Pedro de Alcántara y tas, exvicepresidente del Gobierno de el más escondido de Graça. Passos Coelho. Una voz más que autoLa operación renovadora luce el se- rizada, pues ella fundó A Vida Portullo de una empresaria que lleva Lisboa guesa, firma de artesanía local. Verbolario POR RODRIGO CORTÉS Filántropo, m. Promiscuo de la misericordia. 2. Hombre generoso subido a un taburete. egún la monitorización de las últimas encuestas ¡últimas voluntades! España sería una nación en coma. Inducido o natural, ese coma nos anuncia, a las puertas de las segundas, las terceras elecciones, cosa que escandaliza mucho a los votantes, que se entregan a la españolísima indignación de cabrearse con las consecuencias de este cul de sac electoral, no con sus causas. La causa de esta situación estúpida es el sistema proporcional, que engorda a la partidocracia en la misma medida que consume a la nación, aunque ni una sola voz (en la pegada de carteles no he visto a ningún De Gaulle) sale a exigir el sistema mayoritario, base de la representación. Pero nos queda la psicología. En una Europa desorientada, una burguesía relativista estaba procurando convertir en objeto de su consumo estético todas las culturas exóticas imaginables observó Carl sobre los ambientes prerrevolucionarios. Hablaba de las clases rusas en declive que poco antes de la Revolución interpretaban románticamente al labrador como el mujik bueno, leal y cristiano. Y también de la aristocracia francesa que en el mismo 1789 soñaba con el hombre bueno por naturaleza y con un pueblo conmovedoramente virtuoso nadie notaba nada de la Revolución señalando al Tocqueville del Ancien Régime por su buenismo chic Es curioso ver con qué incapacidad para percibir las cosas hablaban estos privilegiados sobre la bondad, mansedumbre e inocencia del pueblo, cuando 1793 estaba creciendo ya bajo sus pies: spectacle ridicule et terrible Espectáculo ridículo y terrible son igualmente esos debates sólo para mujeres (idea que hace muchos años puso en marcha Jesulín en Aranjuez) o debates sólo para hombres, que ya podría trasladarse a los toros, que siempre serán más ricos en metáforas que el catálogo del Ikea: toros sólo para mujeres, con los toreros del señor Matilla, y toros sólo para hombres, con los saltillos del señor Moreno Silva.