Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 CULTURA SÁBADO, 11 DE JUNIO DE 2016 abc. es cultura ABC Don DeLillo No soy demasiado viejo para escribir otra gran novela El estadounidense habla con ABC sobre su obra, los riesgos de la tecnología y EE. UU. INÉS MARTÍN RODRIGO MADRID El escritor estadounidense Don DeLillo EFE uenta la leyenda que Don DeLillo (Nueva York, 1936) odia las entrevistas y que cada vez que se le menciona algo no relacionado con su obra pone cara de pocos amigos, esa que tantas veces debió sacar en sus años de infancia y juventud en el Bronx. Pero para eso están las leyendas, para desterrarlas y dejar que el tupido velo de la realidad, a veces más hermosa que la fantasía, se imponga con naturalidad y sosiego. Son las tres y media de una tarde en la que el calor cae a plomo en Madrid. El termómetro marca fuera 35 grados, pero el escritor estadounidense acude a su cita con ABC en un conocido hotel madrileño con cazadora, camisa y camiseta interior. Parece resguardar su débil garganta del aire acondicionado, que tantos estragos hace en esta época del año. Es afable, parsimonioso en sus movimientos, y en sus ojos, vidriosos y oscuros, queda grabado todo lo que acontece a su alrededor, que después usa como material en sus novelas. La última, Cero K (Seix Barral) aborda un tema espinoso: la vida después de la muerte, con la criogenia como telón de fondo. -En Cero K mira de frente a la muerte, pero con un ojo en el más allá. -Es difícil explicar de dónde viene una idea. Lo único que sé es que confío en esa idea y la sigo hasta donde me lleve. De alguna manera, me interesó la idea de la vida después de la muerte, que no es espiritual, no es la que las religiones defienden. Es una vida después de la muerte científica, física, el cuerpo sobrevive, y también la mente y la identidad del individuo. Esa es la esperanza de quienes creen en la criogenia. ¿Y usted cree en ello? -No lo sé, pero me interesa. ¿Qué hay de sus motivaciones, de su inspiración? ¿Dónde la encontró? -A través de los personajes. Una vez que tengo una idea para un personaje, él o ella se desarrollan de forma natural. Y sucede cuando comienzo a escribir, frase tras frase, página tras página; empiezo a comprender a esa gente mejor. Es muy importante que el lenguaje se acople a los personajes, al tipo de historia que estoy tratando de contar. -Las motivaciones de dos de los protagonistas, Ross y Artis, son muy distintas. Artis se está muriendo, pero Ross lo hace por amor, ¿no es así? -Sí, lo es, es amor, y también influye el hecho de que la va a perder. C