Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 29 DE MAYO DE 2016 abc. es deportes DEPORTES 93 Las aficiones en Madrid Barclaycard Center El Palacio de los Deportes fue el jugador número doce para Simeone ÁLVARO G. COLMENERO MADRID BELEN DIAZ Decepción atlética 14.000 espectadores El club rojiblanco habilitó el Barclaycard Center, donde los aficionados acudieron en masa para apoyar a su equipo durante la final de la Champions. En Madrid ayer se respiró de otra manera. Y no por la tormenta que acompañó en la capital a las horas previas a la final de la Champions. Se inhaló puro fútbol. La magia del fútbol. Como ya hizo hace dos años, el Atlético de Madrid habilitó un espacio para que todos los hinchas pudieran seguir el partido sintiéndose protegidos. En manada. Todos a una. Sin que cesara el griterío que empujó a los jugadores que estuvieron sobre el tapete de juego en Milán. El jugador número doce rojiblanco estuvo este año en el Barclaycard Center. Afrontamos el partido con nervios como nunca y esperanza como siempre comentaba un fiel seguidor rojiblanco. El club alquiló el antiguo Palacio de Deportes de Goya para lograr un ambiente inigualable. Una prolongación del estadio colchonero en plena zona noble madrileña. Unas 14.000 gargantas tiñeron de rojiblanco las gradas de la instalación. Padres e hijos, abuelos y nietos entonaron el sempiterno himno del conjunto rojiblanco. La afición del Atleti no entiende de edades, solo de sentimientos. Gritos y cánticos animaron los instantes previos a la final: ¡Enamorado del Atleti no lo puedes entender! Partido a partido habían llegado hasta Milán. Era una especie de ahora o nunca. Porque el fútbol siempre da segundas oportunidades. Y la tenían en los pies de sus jugadores. Ahora, Atleti, ahora se oía. Mensaje de Simeone Visualizando la atmósfera que reinó en el Barclaycard Center, venía a la mente una frase de Simeone: Quiero contarles por qué ganaron estos chicos ayer. Porque jugaron con el corazón de todos ustedes Los hinchas rojiblancos lo sabían y empujaron con brío desde la capital. De hecho, cinco minutos antes del pitido inicial, las ocho pantallas gigantes se iluminaron con la imagen del técnico colchonero que, tras llevarse una cerrada ovación, alentó a su afición y agradeció el apoyo incondicional. La hinchada atlética no dejó de animar durante toda la final. Es más, al gol de Sergio Ramos respondieron con un contundente: que continuó durante los siguientes minutos. El estallido de júbilo llegó con el empate de Carrasco. El Barclaycard Center se vino abajo. Todos los seguidores ondearon sus banderas y sus bufandas rojiblancas. Los decibelios fueron directamente proporcionales a la enorme intensidad que puso el conjunto atlético en el campo. Pese a todo, la decepción llegó con los penaltis. Con esta afición este equipo nunca dejará de creer. Y dicen que no hay dos sin tres. 8 pantallas gigantes En el antiguo Palacio de los Deportes se colocaron hasta ocho proyectores. Cuatro en cada esquina y otros cuatro colgaban en el centro del pabellón. 120 minutos El partido se fue a la prórroga. La esperanza rojiblanca por conseguir su primera Champions se alargó casi hasta la madrugada 1 penalti La desesperación por haberse quedado de nuevo a las puertas de la gloria llegó con el fallo de Juanfran en la tanda de penaltis. MAYA BALANYA