Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
90 DEPORTES Los colchoneros, en Milán DOMINGO, 29 DE MAYO DE 2016 abc. es deportes ABC 1903, ad augusta per angustia Los hinchas atléticos se hicieron notar más que los blancos durante el día en Milán HUGHES MILÁN Un aficionado colchonero daba en el clavo y, de paso, definía la final: Yo no entiendo a estos de la UEFA. Nos separan por aficiones, cada uno por una estación, ¡pero si llevamos toda la vida uno frente al otro! Frente al otro, o junto al otro. O incluso encima del otro. Una sexóloga colchonera, que algo sabría del tema, alargó su brazo a mitad de la conversación y sobre el antebrazo níveo mostró su tatuaje: 1903, ad augusta per angustia A la gloria por el sufrimiento. Algo de truco había: el tatuaje, como una resaca, se borraría a los dos días. A veces, el colchonerismo parece un club de encuentros masoquistas que en vez de cuero eligen rayas rojiblancas. Tengo amigos que si el Atleti gana la Champions hoy se borran. Hasta aquí te hemos acompañado, ya no hace falta más explicaba una forofa llegada de Escandinavia, nada menos. Aunque, es de imaginar, luego entrará el veneno de las Copas de Europa, de ir contando, tan grato al vecino. La relación con el madridista es otro pozo profundo de reflexión entre ravioli y birra. Carlos, vecino de Madrid del resto no quiero saber nada echa la vista atrás: Detesto la compasión del madridista. Ser simpático al madridista. De pequeños en el colegio nos pegábamos palizas. No nos querían ni en pintura. ¡Qué es eso de club simpático! Esta cuestión, más que al colchonero, divide al madridista: está el que considera al Atleti una especie de outsider ruidoso, de mal menor, y luego, alguien de más edad, el que lo tiene señalado como al Barça o aún incluso peor. Entre estos dos equipos se produce algo extraño. Cuanto mayor es esa rivalidad, por mayor memoria y afición, más amable, ciudadana y entrañable es la relación con el rival. Porque más madrileño es elque rivaliza. Parece un infecto lugar común, pero daba gusto ver a los aficionados. A veces se abrazaban entre ellos para cantar un Viva España o un Volare y luego, como eran tan iguales, les costaba reagruparse. Valga un diálogo en un taxi: El taxista, medroso: ¿Los aficionados se odian, se dan coltellate (navajazos) El español, entre risas: Pero cómo se van a odiar, si son vecinos... ¡Lo que se dan son sablazos! A final de mañana los aficionados se fueron concentrando por el Duomo. La Galería Victor Manuel II tenía un tramo que parecía por un momento el La afición rojiblanca llenó de colorido la grada Paseo de los Melancólicos. El aficionado del Atleti se hace más visible, cuestión de color, pero también de su naturaleza ritual, ni uno sin su camiseta y su bufanda. Una joven anima al Atlético antes de empezar el choque IGNACIO GIL Cambio de actitud Detesto la compasión del madridista. No quiero ser simpático al madridista comentaba un hincha rojiblanco en Milán Separación Los rojiblancos tampoco entendieron las cautelas de la UEFA entre hinchadas, pues imperó el civismo Andaba por allí cerca, también, la bellísima esposa del portero Moyá, con los mismos ojos de aguamarina hipnótica de Pilar Rubio. En estos viajes se concentran todos los tipos de aficionados. Los peñistas, Paciencia con las fotos los familiares. O los raros, los solitaEn Piazza del Duomo, sentados en un rios sin genealogía ni explicación, como bordillo, encontré una fila de perso- ese colchonero de Costa Rica que se nas con la camiseta de Gabi. Era presentó solo en Milán con su su familia. Mujer, niños, hermacamiseta y su entrada. O los afino, cuñado y madre o suegra. cionados con cosa: una muñeUna furgoneta entera de ca hinchable, un jamón, o un Gabis, encantadores y con muñeco que representainfinita paciencia para ba a alguien. Son los las fotos. Porque lo del que cumplen una proDuomo fue una orgía mesa. Esto se vio muTODOS LOS TIPOS de selfis. Uno le echacho: aficionados con En Milán se reunieron una camiseta con la ba una foto al otro, con un tercero pifoto de alguien y un atléticos de todos los diendo salir, y a su Forza Tomás o un pelajes y todos los vez un cuarto de pa Por ti Y Tomás, por orígenes posibles parazzo. Más de uno la cara, sería el padre o habrá salido de esa plael abuelo, seguramente za con el móvil cambiado. ausente. O sin entrada.