Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
88 DEPORTES Los merengues, en Milán DOMINGO, 29 DE MAYO DE 2016 abc. es deportes ABC Aficionados merengues levantan una réplica de la Champions antes de empezar el choque IGNACIO GIL Un alegrón en familia Muchos padres con sus hijos, entre los más de 20.000 aficionados blancos en San Siro RUBÉN CAÑIZARES ENVIADO ESPECIAL A MILÁN Dicen muchos aficionados que lo más bonito de una final de Champions no es ganarla, sino poder disfrutar de ella in situ en la ciudad donde se celebra, junto a tus amigos y tus familiares. Quizás ese punto de vista tan romántico varíe tras la finalización del partido. Tanto si has salido vencedor como si te has quedado a las puertas del cielo, vivir en tus propias carnes el ambiente previo de un partido de tal calibre debe pasar a un segundo plano cuando el árbitro hace sonar su silbato en señal de game over Y entonces, claro, no es lo mismo ver con los ojos empapados de lágrimas de felicidad al capitán de tu amado equipo recoger la orejona que observar tal momento con lágrimas de rabia y tristeza, propias del gran derrotado de la velada. La única que sí que disfrutó antes, durante y después de la fiesta del fútbol capitaliano que ayer se vivió en Milán fue la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes. Desde primera hora de la mañana, la regido- ra estuvo en la plaza del Duomo, lugar escogido por la UEFA para colocar su Fan zone apoyando a Real Madrid y Atlético, y destacó el buen rollo existente entre ambas aficiones, como ya sucediese hace dos años en Lisboa. En la capital portuguesa no se produjo ningún incidente y tampoco ayer en Milán hubo que resaltar altercado alguno. Las aficiones iban a disfrutar de sus equipos, y así fue. po comentó el montenegrino, héroe de la Séptima. Estamos contentos por el madridismo que llevamos dentro y lo estamos volviendo a demostrar. Estamos muy orgullosos de estar aquí junto a todos los madridistas que sentimos de corazón este equipo señalaba La Galerna del Cantábrico el único jugador de la historia del fútbol con seis Copas de Europa en su palmarés. Entre los hinchas presentes en la Mitos blancos Fan Zone del Real Madrid estaban Como es habitual, la UEFA instaló por Fernando y Alonso, padre e hijo unicada finalista una Fan Zone La del dos por el amor a unos colores. El niño, Real Madrid, a poco menos de cinco con solo nueve años, debutaba en una kilómetros de San Siro, en Via Bur- final de Champions. Para el progenichiello, comenzó apagada y fue entran- tor era la quinta: Ya estuve en Amsdo en ebullición poco a poco hasta que terdam, París, Glasgow, Lisboa y ahoa las 14.00 horas aparecieron por allí ra en Milán. En todas ellos salimos nombres y apellidos escritos con campeones. Así que se puede depluma de oro en la historia del cir que no me ha ido mal acomclub blanco. Amancio, Gento, Raúl, pañando al Real Madrid en cada Mijatovic y Roberto Carlos dieuna de sus finales de Copa de ron colorido y pasión a los Europa de los últimos veinalrededor de dos mil mate años. Y esta de San dridistas allí presentes Siro es especial porque que soportaban como es la primera que pueGENTO podían los más de do venir con mi hijo. treinta grados de Me quedé con las ga Estamos muy temperatura: Ojalá nas de llevarle a Da orgullosos de todos nos podamos llevar Luz hace dos años, los madridistas que la Undécima señaló pero esta vez lo he habéis venido a el mítico siete. Graconseguido, aunque Milán cias por vuestra presenmi mujer nos diga que cia aquí y espero que lo estamos locos comentadeis todo animando al equiba a ABC Fernando. A padre Seguidores del Madrid enarbolan una bufanda: A por la undécima e hijo le salió el viaje a Milán por 1.000 euros cada uno, sumando los vuelos, cuatro noches de hotel, y las entradas, de segunda categoría, las de 320 euros. Un dinero invertido con mucho gusto y felicidad sentenciaba el progenitor. El viaje de ambos fue un patrón bastante habitual en la afición del Real Madrid. La gran mayoría viajaba con sus parejas o hijos, como lo hacía Ana, una mujer segoviana que vivía su tercera final de Champions del Real Madrid, aunque ésta tenía un sabor distinto: He venido con mi padre, mi hermana y mi cuñado y, además, me he traído a mi hija Lucía, de tres años. Yo estuve en Glasgow y Lisboa y para ella será su primera final, claro Todos ellos rieron, cantaron, bebieron y comieron desde primera hora de la mañana hasta las 20.45 horas de la tarde, cuando el colegiado inglés Clattenburg decretó el inicio del encuentro. Entonces, tocó vibrar con el gol de Ramos, sufrir, comerse las uñas y los padrastros con el tanto de Carrasco y con la prórroga, pero al final, en la tanda de penaltis, llegó la recompensa a un inolvidable día en familia en Milán lleno de felicidad absoluta.