Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
82 DEPORTES Resaca de la derrota atlética ASÍ JUGARON OBLAK, Seguro Mantuvo su buena línea. Poco pudo hacer en el remate de Ramos. DOMINGO, 29 DE MAYO DE 2016 abc. es deportes ABC Simeone no sabe si continuar Siembra dudas sobre su futuro: Tengo que pensar, perder dos finales es un fracaso JAVIER ASPRÓN MADRID JUANFRAN, Asistente Bien cubierto en su banda, encontró un gran centro para el empate. GODÍN, Contundente Fiable como siempre, volvió a ser el jefe de la defensa rojiblanca. SAVIC, Discreto Ramos le ganó la partida en el gol. Llegó tarde en alguna marca. FILIPE LUIS, Batallador Hizo un esfuerzo supremo. Se vació y lo pagó en la prórroga. GABI, Capataz El capitán muy flojo en la primera parte, tiró de galones tras el descanso. AUGUSTO, Flojo Aguantó medio tiempo por las urgencias ofensivas. Aportó poco. KOKE Voluntarioso Le echó ganas, como siempre, pero le faltó acierto en el pase. SAÚL, Movilidad Pasó de banda a banda, pero le costó zafarse de sus defensores Quién lo iba a decir. El drama del Atlético en Milán se repartió en dos escenarios. Primero, en el campo, donde el equipo rojiblanco perdía su tercera final de Champions, la segunda ante el eterno rival, de la manera más cruel. Y la segunda llegó en la sala de prensa de San Siro. Allí, Diego Simeone avivó una de las pesadillas recientes en la afición colchonera: el de su despedida del Calderón. Fue extraño y a la vez revelador. Durante la primera pregunta que le hicieron al técnico argentino ya habló de fracaso y de curar las heridas en casa. Y en la segunda, cuando le pidieron unas palabras de ánimo para la afición, soltó la bomba: A la gente le digo que la única manera de seguir insistiendo es trabajando. De mi parte, es un momento para pensar Esa última frase retumbó con estruendo en San Siro. Algunos no daban crédito, así que insistieron: Me planteo que necesito pensar, eso es lo que me sale repitió el míster. No sería bueno después de haber perdido dos finales que no me planteara pensar se obstinó con la dichosa palabra. En zona mixta llegó más lejos: Estoy donde quiero estar, pero cuando llegas a dos finales y las pierdes lo que me sale decir es que es momento para pensar. Para el Atlético es maravilloso jugar dos finales en tres años, pero yo no estoy contento. Soy de guardarme pocas cosas y me viene esa sensación. Es lógico después de una derrota como la de hoy Simeone protesta un lance del partido de anoche IGNACIO GIL Las lágrimas de Torres La marcha de Simeone abriría una grieta difícil de cuantificar para un equipo que parece depender en exceso de su guía técnico y espiritual. Demasiado drama para una afición que ayer también vio llorar a Fernando Torres, incapaz de contenerse en el césped al finalizar el partido. Esa misma hinchada que sabe vivir las victorias como nadie, pero demasiado acostumbrada a las derrotas más crueles. Porque el Atlético y su gente esperaban otra final, soñaban otra final. Una que no fuera tan dolorosa, al menos. Suena a tópico, pero el penalti fallado por Juanfran, el mismo que anotó el decisivo ante el PSV en octavos, mantiene la maldición de este equipo en la máxima competición continental. Tanta amargura agrieta hasta la fe del más creyente. Al Atlético le penalizó su inicio de partido. Lo más gris que se le recuerda a los muchachos de Simeone en mucho tiempo. Costó reconocer en ese GRIEZMANN, Sin toque El fallo del penalti marcó su partido. Un mal día para el delantero galo. TORRES, Solitario Rodeado de defensas en demasiadas ocasiones. Provocó el penalti. ASÍ JUGARON CARRASCO, revolucionario Su entrada dio otro aire al equipo y el Atlético recuperó la fe con su gol. LUCAS, sin tiempo El defensa francés salió por Filipe en la segunda parte de la prórroga. THOMAS, control Salió por el lesionado Koke casi al final del encuentro para aguantar el balón en los minutos finales. equipo timorato y nervioso a los gueAparecieron el pie y la picardía de rreros que eliminaron al Barça y al Ba- Carrasco para empatar el partido y la yern. El mérito fue del Madrid, que na- crisis de fe desapareció. El Atlético die se engañe. Su verticalidad y rapi- tuvo la oportunidad de sentenciar, de dez en las transiciones pesó como una hurgar en la herida de un rival que se losa ante un equipo que esperaba un tambaleaba, pero el cansancio o el miearranque más pausado, más de tan- do les llevó de nuevo a la madriguera teo. El Atlético, asómbrense, llegaba confiando en la prórroga. tarde a casi todas las marcas. Una vez ahí el belga volvió a ser el Solo el urgente lavado de cara que punto de convergencia, el lugar al que significó la salida de Carrasco cambió dirigir todos los balones. Sus regates el rumbo de una final que había naci- pusieron en jaque a la defensa blanca, do torcida y que con el penalti pero tanta insistencia no dio frufallado de Griezmann recuperó tos. Acabado el tiempo, se fió para el Atlético los peores fantodo a cinco valientes frente a tasmas del pasado, la leyenKeylor. Falló uno. A los juda del Pupas el horror gadores les dije en el camsupremo. po que no llorasen Si ya resultaba difíacabó Simeone. El cil remontar un 0- 1 fútbol es cuestión de JUANFRAN adverso, hacerlo desdestinos, y está claEl héroe contra el PSV ro que el nuestro no pués de fallar una pena máxima pareera ganar esta vez falló el penalti que cía una cumbre deVolverán a una final, impidió la primera masiado elevada. Pero lo creen todos. La Champions no era momento de gran duda que quedó rojiblanca rendirse. A falta de jueayer es si será con Simeogo aún quedaba orgullo. ne al frente de la tropa.