Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 29 DE MAYO DE 2016 abc. es cultura CULTURA 63 El viernes abrió sus puertas la 75 edición de la Feria del Libro de Madrid, este año con Francia como país invitado. Durante 17 días, el Paseo de Coches del Retiro se convertirá en la pasarela de los sueños encontrados de escritores y lectores, unidos por la magia de la Literatura. Con esta excusa y a la pregunta de ¿En qué autor le gustaría reencarnarse? ABC ha reunido a un nutrido grupo de literatos para que confiesen sus filias literarias más confesables. Pasen y lean, que hay de todo, como en botica: de Séneca a Antoine de Saint- Exupéry, pasando por Emilia Pardo Bazán, Kerouac, Cunqueiro, Rilke o Emily Brontë POR INÉS MARTÍN RODRIGO, DAVID MORÁN Y SERGI DORIA Nuestro David Lynch, para entendernos. usaba para comer en la cárcel de Jaca, de donde salió para ir a alcanzar a De Gaulle a África. ELENA PONIATOWSKA Me gustaría transformarme o reencarnar en Antoine de Saint- Exupéry, porque antes de escribir voló y porque, además de El Principito un libro amado por el mundo entero, escribió muchos otros como Vuelo de noche Correo del sur o Tierra de hombres Desapareció en el mar y, años más tarde, encontraron una pulsera con su nombre. También mi padre, en el ejército, en la Segunda Guerra Mundial, tenía una pulsera parecida muy humildita que me conmovió tanto como la cuchara de palo que CÉSAR ANTONIO MOLINA Hoy elegiría reencarnarme en Séneca por varios motivos. A pesar de ser un hispano- romano del primer siglo después de Cristo, es un contemporáneo nuestro, pues su obra sigue dándonos un magisterio incomparable. Séneca es un escritor, un filósofo, un pensador de una originalidad extraordinaria. Fue, también, un gran viajero. También vivió intensamente la política de su complicado tiempo y pagó por ser un intelectual libre y defensor de esa libertad. Primero con el exilio y luego con su propia vida. Séneca nos enseñó, además, cómo hay que morir con sabiduría y dignidad, por lo que también este difícil trance me lo tendría resuelto. Créeme, Lucilio, tan poco hemos de temer la muerte que, gracias a ella, nada debemos temer las escasísimas figuras simpáticas que ha creado la publicidad, ese género literario tan próximo al cine de terror. metí en la primera y, encima, no repetiré ninguno de mis pocos aciertos. Bien pensado, me quedo como estoy. JAVIER CERCAS El escritor en el que de verdad me gustaría reencarnarme soy yo mismo, para no cometer en mi segunda vida los innumerables errores que cometí en la primera, como escritor y como persona. Aunque, bien pensado, no estoy tan seguro. Bernard Shaw decía que lo único que se aprende de la experiencia es que no se aprende nada de la experiencia, de modo que quién sabe si en mi segunda vida no cometeré los mismos innumerables errores que co- CARMEN CAMACHO Se trataría, entiendo, de algo así como una reencarnación de carácter retroactivo o en algún coetáneo, más que en alguien por nacer, ¿verdad? Y se trataría de irse a vivir a sus carnes, ¿cierto? Me quedo pues con autores de vida y espíritu apasionados y apasionantes. ¡Quién pudiera reencarnarse un ratito en Fernando Quiñones, Santa Teresa de Jesús en plena transverberación, en Pier Paolo Pasolini, María Zambrano, FÉLIX DE AZÚA Acabo de leer que ha muerto Pancho, el jack russell terrier que se gastó la Primitiva de su amo en unas gloriosas vacaciones en el Caribe. Cobraba quinientos euros por día de trabajo y está documentado que nunca hizo daño a nadie. Me gustaría reencarnar en una de