Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 29 DE MAYO DE 2016 abc. es internacional INTERNACIONAL 41 HORIZONTE Acusada de impago La empresa Trump Entrepreneur Initiative, propietaria de la fracasada y controvertida Trump University, dejó de pagar 1.747 dólares en impuestos y fue denunciada por el estado de Nueva York. RAMÓN PÉREZ- MAURA PONÉRSELO FÁCIL A TRUMP ay una concatenación de hechos que están poniendo la Presidencia de los EE. UU. al alcance de la mano de un candidato populista que podría dinamitar el lugar que tiene su país en el mundo. Esta semana Donald Trump ha completado su victoria dentro de las primarias del Partido Republicano al conseguir la mayoría absoluta de delegados para la convención del Grand Old Party. Es decir: la única posibilidad de que no sea presidente es que gane la elección el Partido Demócrata. Pero esta semana también, el partido de la izquierda norteamericana ha dado un gran paso atrás. El informe del Inspector General del Departamento de Estado, Steve Linick, sobre el uso de servidores privados de correo electrónico que empleó Hillary Clinton durante los cuatro años en que encabezó la diplomacia norteamericana es demoledor. Para intentar hacer el menor daño posible a Clinton, esta investigación se revisitó como auditoría del uso del correo electrónico por los cinco últimos secretarios de Estado. Los demócratas Kerry en ejerci- H po islandés que había acordado invertir los 50 millones en cuatro sociedades subsidiarias. Más tarde, el compromiso inversor se convirtió en un aparente préstamo financiero. Los expertos calculan que el supuesto fraude se elevaría a 20 millones, que es el previsto 40 del total, según la legislación estadounidense. Irregularidades La investigación de tres meses del diario londinense The Daily Telegraph de la que dio cuenta esta semana, presenta copias de los dos documentos (inversión y préstamo) con la firma de Trump. Expertos independientes expresaron al periódico su convicción de que es una irregularidad. El profesor de Harvard, Howard Abrams, requerido por el diario, asegura: No es un préstamo, realmente es capital. No creo que sobreviviera a una inspección del IRS (Hacienda de Estados Unidos) cio Clinton y Albright y los republicanos Rice y Powell. La maniobra de distracción no funcionó. Sólo de Clinton ha podido decir el inspector general que violó las leyes federales de almacenamiento de información, que nunca recibió permiso para tener un servidor particular, que ignoró las advertencias de seguridad que se le hicieron y que contrató colaboradores que se saltaron las reglas con la misma ligereza que ella. Hasta el punto de que el informe sostiene que como mínimo la secretaria Clinton debería haber entregado todos los correos electrónicos que tuvieran relación con asuntos del Departamento de Estado antes de dejar el Gobierno y, como no lo hizo, no cumplió con las normas del Departamento relacionadas con el Federal Records Act A mayor abundamiento, mientras el inspector general elaboraba su informe, fue recibido por todos los secretarios de Estado menos Clinton. Y tampoco le atendieron los ayudantes de Clinton a los que se estaba investigando. Y sabemos también que en marzo de 2011 el secretario de Estado adjun- to para la Seguridad de la Diplomacia envió a Clinton un memorando advirtiendo del dramático incremento de los intentos de cyber actores de comprometer la seguridad de las cuentas particulares de los altos cargos del Departamento En junio de 2011 Hillary Clinton envió un correo a todas las embajadas y consulados advirtiendo de esta amenaza a las cuentas particulares y de que Google había informado de cyberataques a las cuentas de Gmail de funcionarios del Gobierno norteamericano. Clinton y su equipo de confianza ignoraron su propia advertencia. Cuesta mucho imaginar que una persona con un informe tan duro pueda lograr que los norteamericanos le confíen la seguridad de su país. Porque éstos son unos actos de soberbia cometidos por una persona que cuando los estaba perpetrando ya tenía en la cabeza la idea de ser presidenta de los Estados Unidos. Y si ella no respetaba la ley cuando tenía entre ceja y ceja la idea de ser presidenta, ¿qué se puede decir a Trump que no pensó en ser presidente hasta que vio la nefasta gestión presidencial de Obama y el gallinero que era su propio partido. Porque los republicanos, presentando docena y media de candidatos a las primarias, le han regalado la nominación a Trump. Y ahora el Partido Demócrata, de la mano de Hillary, le puede regalar la Presidencia.