Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 ESPAÑA Disturbios en Barcelona DOMINGO, 29 DE MAYO DE 2016 abc. es espana ABC El rastro de la violencia tras el desalojo del banco expropiado en Gracia Las ciudades del cambio declaran la guerra a la Policía Los enfrentamientos y provocaciones de las marcas de Podemos crecen en intensidad CARLOS HIDALGO MADRID Si a alguien parecen haber sentado mal los nuevos ayuntamientos del cambio es a las policías locales. Lo que se vive en estas ciudades asociadas a las nuevas marcas populistas no tiene precedentes, cuando se cumple ahora el primer año de su llegada al poder municipal. Las quejas de los agentes van más allá de las tradicionales reclamaciones sindicales; se trata de enfrentamientos enconados por la gestión de estos Cuerpos, contra los que los regidores morados y sus concejales de Seguridad libraron auténticas guerras de trincheras durante su reciente pasado de activistas Madrid El concejal del escrache, imputado Manuela Carmena tiene al frente del macroárea de Seguridad, Emergencias y Salud a un psicólogo clínico. Javier Barbero fue fundamental para convencer a la reticente exjuez de liderar la lista de Ahora Madrid. El problema es que los conocimientos del edil sobre asuntos policiales no van más allá de sus enfrentamientos con los uniformados en su nada lejana época de okupa. Católico practicante y de verbo casi eclesiástico, Barbero se ha revelado un político nada dialogante y muy sectario según la mayoría de los representantes de los 6.180 policías municipales que dependen de él. Su demostrada ignorancia sobre seguridad le hizo nombrar director general del Cuerpo a Andrés Serrano, hasta entonces oficial de Medio Ambiente, afiliado primero a IU y después a Podemos. Desde el principio, la pareja dejó clara su hoja de ruta: aumentar las plantillas de los 21 distritos, una necesidad real; pero a costa de sacar esos efectivos de unidades como las Centrales de Seguridad o antidisturbios que consideran represoras La eliminación de los grupos especializados en la lucha contra la venta ambulante, la creación de un comité ético que fiscalice casos de tortura policial la puesta en marcha de una Unidad de Delitos de Odio que no sirve para nada (el Cuerpo carece de competencias) Hasta los jueces recelan y no comisionan ya a la Policía Municipal para desalojos de okupas, por temor a que los mandos políticos les avisen. Este resumen fue lo que llevó a 200 agen-