Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO, 28 DE MAYO DE 2016 abc. es estilo GENTESTILO TV 89 No se cumplió su voluntad Lo único que pidió Rocío Jurado antes de morir fue que su familia permaneciera unida ENTRE EL PLATÓ Y EL FLAMENCO ÁNGEL ANTONIO HERRERA quedó sola y sin nadie de la familia que la arropara, salvo Ortega Cano, quien ocupó un discreto lugar en la segunda fila de invitados. El vacío que le hicieron a Rocío Carrasco fue tan evidente, que Gloria Camila se apresuró a confirmar que la relación con su hermana es nula y que nadie quería seguir disimulando, y menos para que ella lavara su imagen De este modo, Gloria Camila se posicionó al lado de su sobrina Rocío Flores, que lleva cerca de cuatro años sin hablarse con su madre y quien no fue invitada al homenaje de su abuela. La ruptura entre madre e hija fue tan brutal, que nadie ha querido contar lo que realmente pasó el día en que la nieta de la Jurado se fue a vivir con su padre, rompiendo los lazos con su progenitora. Para Rocío Jurado, este habría sido el mayor disgusto de su vida. GTRES L Silencio total Es un día muy triste para mí y prefiero no comentar nada responde Gloria Camila a la llamada de ABC. Tampoco Gloria Mohedano, la hermana mayor de Rocío, quiere aprovechar la fecha para romper su silencio. Siempre discreta, Gloria también ha sufrido la ruptura con su sobrina y los problemas que se plantearon con la herencia de la finca Los Naranjos que la Jurado quiso que fuera para sus dos hermanos. Hay que recordar que la opinión de Gloria Mohedano era fundamental para su hermana. Gloria no dudó en apoyar a Ortega Cano cuando, ya viudo, quiso emprender una nueva vida con sus hijos en la finca Yerbabuena Su cuñada decidió trabajar a su lado y ser el referente materno para unos niños que acababan de perder a su madre. Tampoco abandonó al torero tras su paso por la cárcel al ser hallado culpable de la muerte de Carlos Parra en un accidente de tráfico, en mayo de 2011. Frente a todos ellos, está Rocío Carrasco, que solo cuenta con el apoyo de su pareja, Fidel Albiac, el hombre al que muchos ven como responsable de esos distanciamientos. Apartados y enmudecidos Fidel y Rocío siguen tan unidos como siempre y con planes de boda. Desde que falleció su madre, Rocío Carrasco decidió alejarse de los focos y de las polémicas familiares (la condena de Ortega, la detención y los diversos ingresos en centros de desintoxicación de José Fernando... Si se cumplen las palabras su exmarido, Antonio David Flores, Rociito estará aún más sola cuando su hijo David cumpla la mayoría de edad y abandone la casa materna para instalarse con él. Diez años después de morir, la voluntad de Rocío Jurado, que su familia se mantuviera unida, es papel mojado. José Fernando Ortega Hermano de sangre de Gloria Camila, ha pasado por periodos muy conflictivos: desintoxicaciones, recaídas en las drogas y una detención por agresión y robo a noticia de su muerte llegó despliegue de túnicas barrocas, con a darse varias veces, sin dar- mucha teatralidad de brazos al ciese nunca del todo, porque se lo, y con mucho mestizaje de desgafue a Houston a tratarse lo rro flamenco. Era exagerada, y en el suyo, sin remedio. Fue, durante me- exceso llevaba su mejor medida. Da un poco de pudor citar a Sinases agónicos, un telediario de tra, pero hay que hacerlo: Yo sí misma, porque allí acamDIVA no vendo voz, vendo estiparon los reporteros, de En el exceso lo Porque con Rocío viefuneral o prefuneral. Iba llevaba su ne a ocurrir lo mismo, a Houston, regresaba a mejor medida. Montepríncipe, peregriVendía estilo con sólo que ella tiene una voz de voltaje de terciopelo. nando al más allá, donuna voz de terciopelo La imitan los travelos, y de quizá sí había vida, las marujas la escuchan topero no era vida. De modo davía como si le rezaran. Suque se murió de verdad Rocío. frió las maldades del cronismo de naHace una década. No es uno dado al género de cele- vaja, cuando su hija, Rociito, empebrar folclóricas, pero con Rocío hay zó a ejercer de famosa de plató, entre que hacer una excepción, entre otras la altivez y la tontuna. Como madre, cosas porque ella no fue sólo una ha gastado Rocío maneras de pantefolclórica, y porque del folclorismo ra, pero luego la artista lo ponía todo en limpio. logró otra cosa, con mucho Escribí un día, bajo urgencias, que era los pechos del milenio y me mandó a la hija a darme las gracias. Fue temible, por extremada, y por eso mismo inolvidable. Con el gancho de su nombre ilustre, se forraban en la tele chóferes, mucamas y otros zánganos que trabajaron para ella o para Rociito. Ha dado de comer a los traidores, y ha sido tema estrella de los platós de las trifulcas sin pisar nunca un plató para tales causas. Su madre Se vino de pobre a conquistar Madrid, del brazo de su madre. Su padre era zapatero, y la Piquer le dio portazo ABC IVO FOTOS: ARCH cuando Rocío, jovencísima, la visitó en su casa de la Gran Vía, porque cantaba sus temas. Se hizo estrella enseguida, en el Duende, y de ahí todo seguido, hasta hoy. Casó con un boxeador, Pedro Carrasco, al que querían los matones y los poetas, y luego fue a su funeral, del brazo de su segundo marido, Ortega Cano, con pena de viuda verdadera. Cruzó los mares para exiliarse a solas con su mal, pero aquí, en la alegre España, ha seguido cantando a diario, como siempre, por taxis y patios, por atardeceres y Andalucías, porque a la Jurado no la retiraron los diagnósticos, ni tampoco, después, la muerte misma. Quiero decir con todo esto, en fin, que hace varias décadas que la sobrevivió su talento de meleRocío con los dos hombres de su na trágica y escote imposible. La vida. Arriba, con Pedro Carrasco, telebasura la resucita a veces sin su primer marido; debajo, con saber que aullaba el flamenco con José Ortega Cano el día de su boda Tomatito. vuelta a Madrid, en un avión medicalizado, y su final en su casa de La Moraleja fueron dos dramáticos episodios seguidos por todo el país. Tremendamente familiar, lo único que Rocío reclamó a los suyos fue que permanecieran unidos. Pero sus deseos no se han cumplido: todos ellos ya se han quitado la máscara. Y se ha proclamado a los cuatro vientos que la familia está dividida en dos bandos. Por una parte, figura la heredera universal de su legado, Rocío Carrasco, fruto del primer matrimonio de la cantante con el boxeador Pedro Carrasco. Por otra, los dos hijos que adoptó con José Ortega Cano, su segundo marido: Gloria Camilla y José Fernando. Junto a ellos, permanecen los hermanos de la Jurado, Gloria y Amador Mohedano; también su nieta Rocío Flores, hija de Antonio David Flores y de Rociito. Ha tenido que ser precisamente Gloria Camila, a quien la Jurado dejó únicamente la legítima en su testamento, quien hablara alto y claro tras la triste presentación en Madrid de un sello postal como homenaje a la más grande Fue un acto donde Rocío Carrasco se