Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
68 SOCIEDAD DOMINGO, 22 DE MAYO DE 2016 abc. es conocer ABC 50 años de la Fundación Juan XXIII Roncalli El tesón por dignificar a un colectivo que Esta entidad trabaja con la obsesión de dar empleo a personas con discapacidad intelectual ÉRIKA MONTAÑÉS MADRID Centro ocupacional En una casa real, con sus estancias y labores domésticas requeridas, aprenden a valerse por sí mismos, hacer la comida o limpiar un baño. Es una ventana abierta para que desarrollen su autonomía personal, frente a las familias superprotectoras que no les dan cancha por temor a que se quemen o les ocurra cualquier percance. A Nacho se le cae continuamente la baba. Es una realidad que no disfraza Marian, su profesora. Sin paños calientes, añade: A todas luces, sigue siendo un bebé lo que contrasta con el 1,70 que medirá el joven. La hermana de Nacho se va a casar y su mayor deseo era tener en su boda un regalo hecho por él. Marian, perteneciente al organigrama de excelentes voluntarios y profesores que componen la Fundación Juan XXIII Roncalli de Madrid, le puso una cinta azul alrededor de la boca, le colocó frente a un mantel de plástico con agujeros, superpuesto a una base de caucho, y dio a Nacho una pelota untada en colores; y, entre saliva y pintura, él va garabateando las tapas de un libro de firmas para el enlace de la casadera. Él tiene una discapacidad intelectual de grado profundo, pero estará muy presente en el día más especial de su hermana. Marian resume: Cada pieza de la sociedad cuenta Quizá sea solo un caso más de la voluntad y el esfuerzo que hay detrás de las historias de cada chico que se encuentra en el edificio que la fundación tiene en la zona de Vicálvaro, pero Nacho y Marian representan la comunión que ha hecho de esta entidad un referente nacional en la integración socio- laboral de personas con discapacidad intelectual. Un proyecto de vida Los dedos se nos hacían huéspedes para lograr dinero E. M. MADRID La EPA que nunca se publica Según Amparo Martínez y Luis Arroyo, los fundadores de la Juan XXIII Roncalli, la mejor fórmula para lograr que estos jóvenes cuenten es el empleo, convertido en una auténtica obsesión para ellos. Aquí todo se traduce en la palabra apoyo dice una emocionada Amparo, en su recibimiento en el centro a ABC Necesitan un apoyo para hacer las cosas, pero las hacen perfectamente. La conclusión es que llegan No son unos pobrecitos aquí salimos a torear, a decirles a las empresas que saben, a demostrarles que pueden hacer un trabajo y cobrar por ello Y, sin embargo, reprocha al alimón su marido, muchas empresas prefieren dar un donativo antes que colocar a un muchacho La sociedad todavía no se fía de la discapacidad intelectual y la pone continuamente a prueba. Cinco décadas atrás, los fundadores, que se casaron al mes de embarcarse en este magno proyecto, traba- Los dedos se nos hacían huéspedes para encontrar el dinero y empleo soñados (para estos muchachos) Luis Arroyo y su esposa, Amparo, consideran que, a sus 80 años y 50 de trabajo, todavía queda mucho por delante para la inclusión del colectivo de la discapacidad intelectual. Uno de sus cuatro hijos, Javier, es el comandante de una nave que ellos pusieron en rumbo y a la que él quiere conducir hacia la plena empleabilidad. Dos proyectos, el MIL (para dar mil euros a cada muchacho por completar un trabajo, aunque lo haga a diferente ritmo y el proyecto Queremos nuestra propia universidad que profundice en la formación profesional de estos jóvenes y les oriente al entorno laboral, ocupan sus empeños en este momento. Javier Arroyo quiere desmantelar la idea de que la discapacidad es un mundo lúgubre cuando aquí Luis y Amparo posan junto al retrato del Papa Juan XXIII se asiste a una empresa alegre llena de la positividad de estos jóvenes. Muestras de cariño no les faltan ni a él ni a sus padres por los pasillos Sus padres llegaron a adoptar a Luis, un hombre de 50 años con síndrome de Down. A él lo recuerdan como una rana siempre en la piscina, y con una lágrima velada, porque perdió la vida en un accidente de moto. jaron codo con codo por la educación, formación e integración de un colectivo que solo por la vía de la empleabilidad consigue un sueldo que les dignifica y permite explotar sus potencialidades. Se trata de la tasa de paro que menos se publicita y que asalta al colectivo más vulnerable. Los avatares de estos cincuenta años han sido muchos. De un colegio o centro de pedagogía terapéutica se pasó a un centro de empleo, a una residencia en Alcobendas y diferentes ubicaciones de la Comunidad de Madrid hasta llegar a Vicálvaro. En total y aún pagando la hipoteca la fundación cuenta con 32.000 metros cuadrados divididos en un centro de día dirigido a personas con discapacidad intelectual en grado severo o moderado; un centro ocupacional que fomenta la autonomía personal y la capacitación psicosocial; un centro de formación para el empleo; y un centro especial de empleo que cuenta con unos 300 trabajadores, de los que el 80 tienen discapacidad. En este centro de operaciones se desarrollan ocho líneas de actividad, con servicios de marketing, huerta y productos ecológicos, servicios logísticos y gestión documental, entre otros. Un ejemplo ilustrativo es el trabajo que se realiza para la empresa Halcón Viajes. Ella sí confió en estos cha-