Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 22 DE MAYO DE 2016 abc. es internacional INTERNACIONAL 43 HORIZONTE Un hombre camina junto a propaganda electoral de Van der Bellen y Hofer RAMÓN PÉREZ- MAURA LA INJERENCIA ELECTORAL Hofer tiene a media Europa clamando contra él, empezando por Alemania. Ya solo falta Hollande, por ejemplo, y tendrá garantizada la victoria L ¿Qué poder tendrá el ganador? REUTERS La Presidencia es en Austria un cargo en gran parte protocolario, pero con poderes efectivos como la disolución del Parlamento, la nominación de un nuevo canciller y el adelanto de elecciones as elecciones presidenciales que hoy celebra Austria son de una enorme trascendencia para todos los europeos, usted incluido, estimado lector. Es probable que el populista Norbert Hofer sea el próximo presidente de la república, mas para ello tendría que tener esta noche una ventaja de varios puntos porcentuales sobre el candidato verde Alexander Van der Bellen, uno de esos ecologistas a los que les gusta pasear con las uñas negras y restos de comida y bebida en la barba. Y esa ventaja hoy es necesaria porque Austria es un país en el que casi el 10 por ciento del electorado sufraga por correo y su voto, que se contará en los próximos días, suele ser claramente izquierdista. Quienes creemos que en situaciones como la española una gran coalición es la única solución para salir de la crisis que padecemos, sabemos también que la pertinacia en la eterna repetición de grandes coaliciones acaba provocando que haya que buscar la alternativa política fuera de los dos partidos que gobiernan coaligados una y otra vez. Austria ya sufrió eso en 2000 cuando hubo de aceptar la entrada del FPÖ de Hofer en el Gobierno y esa fue el arma más efectiva para frenar su auge. Y eso es lo que puede volver a ocurrir este domingo. El populista Hofer tiene enfrente no sólo al verde Van der Bellen, sino a todos los partidos del arco parlamentario menos el suyo. Y a media Europa clamando contra él, empezando por Alemania. Ya sólo necesita una dura declaración de François Hollande, por ejemplo, y tendrá garantizada la victoria. Algunos ya habrán olvidado la campaña internacional contra Kurt Waldheim en 1985- 86, al que se acusó de confraternizar con los nazis en Yugoslavia durante la Segunda Guerra Mundial. Aparte de que la acusación fuera falsa, lo que se consiguió fue darle la victoria porque los austriacos son un pueblo que acepta mal la injerencia exterior. Y en estas elecciones han tenido bastante.