Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 ENFOQUE DOMINGO, 22 DE MAYO DE 2016 abc. es ABC semana La foto de la REUTERS La portavoz de Exteriores de Putin Y, además, baila LUIS DEL VAL Hacia el final del verano del pasado año, María Zajarova fue nombrada portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia. No era nueva en el Ministerio, donde había desempeñado diversos cargos, pero el nombramiento causó cierta sensación, porque es una polemista apasionada y contundente, conocida por sus apariciones en televisión. Graduada en Periodismo y Asuntos Orientales, domina el inglés y el chino, mérito relativo porque es hija de diplomáticos y pasó parte de su niñez en Pekín. Con permiso de las feministas susceptibles, es una mujer atractiva, de 40 años, que sabe que en asuntos exteriores la frivolidad es un arma que hay que manejar con cuidado y oportunidad. Y aprovechó la recepción de Rusia a los países que componen el Asean para soltarse la melena y bailar Kalinka una canción que se escuchó por vez primera a mediados del siglo XIX y que, con el tiempo, ha pasado a ser una especie de Suspiros de España de Rusia, esas canciones que al primer compás ya sabes que no te van a hablar de Canadá. Asean viene a ser una especie de Unión Europea del Sureste Asiático, compuesta por Malasia, Indonesia, Brunéi, Camboya, Tailandia y Filipinas, entre otros países. Y funciona bastante bien, y Rusia tiene la voz cantante sobre un territorio que no es la bomba económicamente hablando, pero sí muy interesante desde el punto de vista geoestratétigo, una especie de colchón que evita que China devore todo el continente. Es decir, que se trataba de una reunión importante y la portavoz, además de haber aportado su trabajo en las reuniones previas, puso una guinda que sabía que se convertiría en atrayente espacio para las informaciones y para las redes. Como diría mi buen amigo el embajador Inocencio Arias, que ocupó ese mismo cargo en España, no hay portavoz de un Ministerio de Asuntos Exteriores que se ponga a bailar en una recepción sin conocimiento previo del ministro. En Stern un periodista alemán, sin pedir permiso a las feministas susceptibles, la definió como una rubia sexy, lista y segura de sí misma Cuentan que, en una ocasión, un periodista inquirió si podía hacerle una pregunta personal. Y ella, rápida como un coche de carreras, dijo: ¿Una pregunta personal? ¡Ah, bueno! estoy casada. Pasemos a otra cuestión Dicen que es mordaz, irónica y contundente. Desde luego, entre observar a Putin, que parece que calcula cuánto tiempo tardará un material radiactivo en aniquilar a su interlocutor, y tener enfrente a esta señora, no hay comparación posible. Y, encima, baila, y lo puede hacer sobre unos tacones de vértigo, que seguro que derribarían a casi toda la diplomacia europea. Diplomacia bailonga Bailando la canción tradicional rusa Kalinka recibió la portavoz de Exteriores de Putin, María Zajarova, a las delegaciones de la cumbre entre Rusia y Asean, los países del sureste asiático