Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 ABCdelOCIO C ine VIERNES, 6 DE MAYO DE 2016 abc. es ABC Matar a un policía Casey Affleck y un elenco de lujo protagonizan un thriller negro y muy crudo con policías corruptos, exmilitares y mafias ruso- israelíes J. M. CUÉLLAR M. ESTÉVEZ Triple 9 att Cook es un prometedor guionista de Hollywood con un corto pero interesante historial a sus espaldas. Cook estuvo en el Ejército y cuenta que un día estaba realizando un viaje en coche por el desierto con un amigo suyo, un policía secreta antinarcóticos (sí, claro, también los de antinarcóticos tienen amigos, ¿qué se pensaban? Cook le contó batallitas de guerra y el policía de Phoenix le contó una llamada que tuvo mientras estaba de servicio. Era un código 999. Cook, como mucha gente, no sabía qué era. El policía le contó que es el código de mayor prioridad para la Policía. Si un agente recibe un disparo durante un tiroteo se lanza un código 999 y todos los policías dejan lo que están haciendo para acudir a donde se produzca dicho tiroteo y capturar al responsable. Interesado, Cook le preguntó qué pasaba con el resto de la ciudad. El de narcóticos le contestó: Pues que se queda sin Policía La historia se quedó grabada en la cabeza de Cook y a partir de esa premisa empezó a escribir Triple 9 Le salió una historia muy oscura y cruda, una trama que requería a un di- M rector a la altura. Uno que cumplía las características era John Hillcoat, que había filmado relatos tan duros como La propuesta un western brutal estrenado en 2005, o la demoledora The road donde el australiano rodó al borde del vómito y donde Viggo Mortensen alcanzó, una vez más, matices magistrales como actor. Hillcoat asegura que ante todo buscó la autenticidad, lo que le llevó hasta la unidad de la Policía de Atlanta especializada en bandas: Nos acompañaron y asesoraron durante todo el rodaje, explicándonos las cosas que pasan, y no pasan, en la calle. Visitamos muchos barrios donde viven las bandas El filme también recrea la agresividad policial, tan de moda hoy día en Estados Unidos: En los últimos años muchos exmilitares se han convertido en policías y poseen muchos recursos. Tienen tanquetas y todo tipo de artilugios militares cuando hacen redadas en esos barrios. Entonces se producen muchas situaciones caóticas. Fue un rodaje muy interesante porque contamos con todas las partes implicadas Sin embargo, el premio gordo del proyecto llegó con el fichaje de Casey Affleck, un especialista en thriller de piel de elefante, un cine muy negro y de gran calidad, de esos que te dejan el paladar como si hubieras saboreado cien cicutas. El hermano de Ben (según muchos analistas, mejor actor que el nuevo Batman, que destaca más por su labor en la dirección) aceptó el proyecto porque vio algo nuevo en el papel, algo a lo que no estaba acostumbrado a pesar de que el fondo del filme fuese muy de su estilo: Hasta ahora había interpretado frecuentemente a asesinos a sueldo y villanos de todo tipo. No obs- tante, había algo en este personaje que me pareció muy puro porque tenía las ideas claras sobre lo que está bien y lo que está mal. Y, sobre todo, se aferra a esas ideas aunque los demás quieran empujarlo o tentarlo a llevarlo en otras direcciones Affleck asegura que, además, le encantó trabajar en un reparto tan coral con un montón de personajes corruptos y violentos, algo que afirmaba más a mi personaje en lo que ya era Trabajar el rol El actor trabajó mucho el papel y para ello estuvo varias semanas con la Policía de Atlanta. Se integró, viajó con ellos y vio cómo trabajaban. El resultado fue impactante para Affleck: Tienen un Disparos sucios contra el pianista Dirección: John Hillcoat. Con: Casey Affleck, Woody Harrelson J. M. CUÉLLAR TRIPLE 9 ay actores que se encumbran sobre el sucio lodazal. Nos explicamos mejor: solidifican su carrera en filmes oscuros, de cavidades negras como boca de lobo, tramas sucias, historias de perdedores en mugrientas ciudades del desierto california- H no o en thrillers de gabardinas raídas y puertos de muy bajos fondos. Casey Affleck es uno de ellos. El hermano de Ben es un especialista, y un formidable actor como ya demostró en El asesinato de Jesse James o en El demonio bajo la piel Esta Triple 9 tiene un tono crepuscular que recuerda a esta última, si bien su trama es mucho más retorcida y siniestra. Está basada en una clave que pocos saben o, al menos, no es muy conocida: cuando se dispara a un policía se lanza una clave, 999, que hace que todos los agentes acudan al lugar del su-