Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 INTERNACIONAL MONNET CO. VIERNES, 6 DE MAYO DE 2016 abc. es internacional ABC JOSÉ M. DE AREILZA Merkel apoya el plan de Renzi para frenar la inmigración desde África El premier italiano aboga por un proyecto similar al firmado por la UE y Turquía ÁNGEL GÓMEZ FUENTES CORRESPONSAL EN ROMA SOLIDARIDAD A LA CARTA Las multas a Estados miembros no han funcionado bien en la experiencia comunitaria A l igual que ocurrió durante la crisis del euro, la tentación inicial ante la avalancha de exiliados e inmigrantes ha sido improvisar soluciones nacionales, que además han resultado muy dispares entre sí. Hay grandes divergencias entre la apertura humanitaria de Alemania y Suecia o la decisión de cerrar las fronteras de Hungría y Austria. Pero es el conjunto de la Union Europea la que sufre esta nueva crisis, todavía en sus comienzos y capaz de dividir más a sus Estados miembros que el terremoto de la moneda común. Por eso el único modo de intentar gestionar un problema que puede no tener solución es adoptar un enfoque europeo, un plan de acción con una sola respuesta. La Comisión, incitada por Alemania, ha presentado dos tipos de medidas con esta buena intención. La mala suerte es que ambas propuestas son tan controvertidas que difícilmente verán la luz y además pueden empeorar la percepción extendida de descontrol. Por un lado, una vez empieza a funcionar el acuerdo UE- Turquía y baja el número de refugiados que llegan a suelo europeo, la Comisión impulsa la liberalización de visados con este país. Tal concesión estaría sujeta a un buen número de condiciones sobre derechos humanos, lucha contra el terrorismo y buena administración y a un freno de emergencia ideado por los gobiernos alemán y francés. Pero el mismo día que se anunciaba tal propuesta, el primer ministro Ahmet Davutoglu, fiel aliado de Angela Merkel en Ankara, decidía dejar la política. Sin duda actuaba presionado por el presidente Erdogan, que aspira a manejar todos los resortes del poder. La otra medida de la Comisión, pensada para evitar lo que el vicepresidente Frans Timermans llama solidaridad a la carta es la imposición de elevadas multas a los países que no reciban a un refugiado debiendo hacerlo. La idea de compartir el esfuerzo de integración social de los recién llegados es acertada. Sin embargo, las multas a Estados miembros no han funcionado bien en la experiencia comunitaria. El propio Timermans admite que se trata de una medida excepcional, por no decir desesperada. Es necesaria una estrategia para frenar la inmigración procedente de África como la que hemos construido para los Balcanes manifestó el primer ministro italiano, Matteo Renzi, en la rueda de prensa conjunta con la canciller Angela Merkel. Renzi presentó a los países de la UE un plan con la misma filosofía que ha inspirado el acuerdo de la UE con Turquía para frenar el flujo migratorio desde los países africanos. Ambos reconocieron que mantienen diferencias sobre la financiación del proyecto de ayudas a esas naciones, un proyecto bien acogido en Bruselas y por varios gobiernos europeos. Nosotros hemos propuesto eurobonos, pero no hay acuerdo con Alemania sobre este punto subrayó Renzi, matizando que sí coinciden en que se debe invertir en África, en cooperación internacional y en desarrollo económico Merkel señaló que la inmigración es un problema de toda la UE y, por tanto, no se puede dejar sola a Italia subrayando que se debe controlar la inmigración respetando la dignidad de los seres humanos A propósito de los controles, Merkel y Renzi se refirieron a la barrera que desea imponer Austria en el Brennero, un paso fronterizo fundamental para el transporte y las comunicaciones de Italia con varios países europeos. La posición de Viena, que ha anunciado la construcción de una barrera y el deseo de realizar controles incluso en territorio italiano, está creando una fuerte tensión con Roma. Renzi, que ha calificado de propagandística la decisión de Austria, aseguró que no está justificada porque no hay ninguna emergencia: Hemos explicado nuestro desacuerdo y estupor por algunas posiciones de nuestros amigos austriacos sobre el Brennero, porque son anacrónicas y van contra la lógica y la historia. Además, el Brennero es más que un confín, es un símbolo subrayó Renzi, quien recibió el apoyo de la canciller alemana: Los problemas se deben resolver de forma diferente al cierre de fronteras Merkel y Renzi se saludan ayer en Roma tras su rueda de prensa AFP Medidas que propone Italia Un acuerdo como el de Turquía El primer ministros italiano quiere imitar el plan que la UE cerró con Turquía para evitar la llegada de refugiados a Europa a través de la ruta de los Balcanes. Propone que se invierta en cooperación internacional y en desarrollo económico en los países africanos para que sus ciudadanos no tengan que abandonar sus hogares en busca de una vida mejor en Europa. cerrada la ruta de los Balcanes, se abra una nueva por el Mediterráneo hacia Italia, y de allí a Centroeuropa. Roma quiere la emisión de eurobonos para financiar esa inversión. Alemania se opone. Control de las fronteras Ambos mandatarios se mostraron a favor de defender la libre circulación entre los países firmantes del tratado de Schengen porque es uno de los grandes logros de Europa contra la lacra de los nacionalismos. Pero antes tienen que reforzar el control de las fronteras exteriores si quieren salvar el futuro de la UE. El problema de la financiación Merkel apoya el plan de Renzi porque no quiere que, una vez Defender Schengen En ese contexto fue inevitable abordar presente y futuro del tratado de Schengen, cuestionado en los últimos meses como reflejo de la crisis que embarga a Europa. Ambos mandatarios se mostraron de acuerdo en la necesidad de defender Schengen para no caer en los nacionalismos: Estoy de acuer- do con Matteo. Europa se encuentra en una posición muy frágil, pero debemos gestionar juntos el futuro. Europa debe demostrar que es una fuerza válida en el mundo; hemos hecho muchos progresos en la defensa de nuestra moneda, debemos defender nuestras fronteras externas sin caer en el nacionalismo, sin perder la libertad de circulación, un desafío que nos afecta a todos y al futuro de la UE Renzi no se ahorró una indirecta a Merkel por las frecuentes declaraciones de autoridades alemanas sobre las cuentas públicas italianas. Jens Weidmann, exconsejero económico de Merkel y actual presidente del Bundesbank con pretensiones de suceder a Mario Draghi al frente del BCE, criticó en Roma el pasado 26 de abril las continuas violaciones del Pacto de Estabilidad por parte de algunos países, especialmente de Italia. A lo que Renzi le lanzó este dardo: Lo que hay que hacer lo sabemos bien nosotros solos, lo decidimos con los aliados europeos y no hace falta que nos lo diga ningún gobernador de banca extranjera