Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES, 4 DE MAYO DE 2016 abc. es estilo GENTESTILO TV 85 SHARE O NO SHARE BEATRIZ MANJÓN DESAGRAVIOS Test de embarazo. Samanta Villar empieza su relato en el minuto uno Mellizos. La sorpresa fue descubrir que esperaba un niño y una niña Hasta el parto. La pareja decidió mostrar su experiencia hasta el final Al indignado con el gag de Mota, la Campos le habría llamado lo que a Vasile 9 meses con Samanta la maternidad, paso a paso La periodista cuenta en primera persona su embarazo en este programa de BocaBoca que hoy estrena Cuatro HELENA CORTÉS MADRID H Cuando una mujer se queda embarazada, se suceden las felicitaciones. Y entonces te preguntas: ¿por qué te felicitan? si lloro, no duermo, no sé si lo hago bien, estás tres meses con náuseas... Casi lo vives como una enfermedad. Vi que había mucho mito, momentos de incertidumbre, incomodidades físicas y emocionales... Y comprobé que había un nicho de información que no se había dado a conocer y una historia para contar comenta Samanta Villar, que decidió relatar en primera persona cómo había sido el embarazo de sus mellizos, Violeta y Damiá, que ahora tienen poco más de un mes. El resultado es 9 meses con Samanta su nuevo proyecto que Cuatro estrena esta noche, a las 22.30 horas. El programa contará con tres entregas, una por trimestre. Hemos hecho un buen trabajo, en el que nos hemos implicado mucho física y emocionalmente. Es interesante porque además de relatar mi experiencia personal, vamos a contar con testimonios de mujeres que no viven la maternidad siguiendo el estándar habitual cuenta la periodista, en una conversación telefónica con ABC, justo después de alimentar a sus pequeños. MEDIASET Samanta Villar Dudamos en mostrar mi parto, pero con lo generosas que habían sido las otras protagonistas, no iba a llegar Incentivos insuficientes Tras su experiencia, se ha podido ceryo en modo estrellita ciorar también de los escasos incentivos a la natalidad que hay en nues ¿Por qué te felicitan? si tro país. Un permiso maternal de cualloro, no duermo, no sé si lo tro meses es insuficiente, pero es que hago bien, estás tres meses uno paternal de quince días es una vercon náuseas... güenza. No hay apoyo económico o coa los que sí quieren compartirlo añade Villar. Al final de este formato veremos también el parto de la conocida periodista. Reflexionamos sobre si mostrarlo o no, pero después de lo generosas que habían sido el resto de nuestras protagonistas, no iba a llegar yo en modo estrellita y no enseñarlo. Tenía que estar a la altura de mis personajes reconoce la periodista, que afirma que no volverá a mostrar a sus hijos en televisión o en las redes sociales hasta que sean mayores y decidan si quieren salir o no. En el programa se tratarán, asimismo, temas tabú como la depresión posparto. Es algo que ocurre y no es tan raro, porque tu vida queda hecha añisas mucho más sencillas, como puede ser el apoyo a la lactancia. Te envían a casa a los dos días. Yo estuve una semana por diversas circunstancias y tuve suerte porque allí pude aprender de los enfermeros, puericultoras... reconoce Villar. De momento, y salvo estos especiales, estará un tiempo alejada de los focos. Luego tocará un cambio de formato. No puedo estar 300 días al año viajando; yo también he pasado mi duelo por eso bromea. Ahora tengo que estar en una ciudad y mantener un horario medianamente estable, así que encontraremos otro buen programa que aúne información y entretenimiento 9 MESES CON SAMANTA En Cuatro, esta noche, a las 22.30 cos. Claro que puedes pasar una etapa de duelo por tus relaciones sociales, y echar de menos tu vida anterior sostiene la expresentadora de 21 días y Conexión Samanta Decisión de pareja La idea de retratar su embarazo desde la concepción hasta el parto en este formato producido por BocaBoca surgió de la propia Samanta Villar y de su pareja, el también periodista Raúl Calabria. No podía evitar ver mi vida como algo periodístico. Veo fenomenal que haya madres que cuenten su experiencia en la red, es una historia bonita y muy interesante. También entiendo que haya gente que no lo quiera hacer por pudor o intimidad, pero no comparto que estos critiquen ay gente tan frívola que todo le parece grave. Peor aún, que encuentra quien la tome en serio. En RTVE responde la directora de entretenimiento de la cadena lamentó que un televidente se hubiera ofendido con un gag de José Mota ¡la mota que colma el vaso! que tiene de humorista incendiario lo que Fernando Tejero de intelectual comprometido. En el sketch, un paciente le dice a su doctor que sea sincero al 100 Cuando le comunica que su dolencia es incurable, el enfermo le implora que sea sincero al 60 Luego al 10 Denigrante valoró el indignado, que exigió que se pidiera perdón. Le faltó demandar que Mota entregara a la vieja del visillo. La ultracorrección política que pretende desagravios es un agravio. De haber estado la Campos de defensora del espectador, le habría llamado lo que a Vasile. Lejos de afrentar, la escena en cuestión es de un humorismo pirandelliano. Rebasa lo cómico al prescindir de distancia y superioridad, provocando una sonrisa empática. Debatir sobre los límites del humor por un chiste de Mota vendría a ser como teorizar sobre la gravedad a cuento de Yola Berrocal. Lo próximo será solicitar cárcel para Trancas y Barrancas. Si TVE emitiera algo de Jerrod Carmichael o Amy Schumer solía salir con hombres latinos, pero prefiero que sea consentido propondría el ofendido, para los cómicos, paseo de la vergüenza en paños menores, a lo Cersei. Gómez de la Serna suponía unos terceros glóbulos, quizás amarillos los humorísticos Pero hay quien solo ríe cuando cobra, como Eugenio. El humor ha acabado con el miedo se congratulaba, pero hoy es el miedo el que amenaza con acabar con el humor. El temor a molestar, al unfollow, a no ser convenientemente resonado, o a convertirse en trending topic negativo mundial que diría la exciudadana Carmen López. Una forma habitual de autocensura es el ansia de agradar. Se quiere tener en cuenta tanta opinión, que termina por no caber la propia. Queda el corrector de WhatsApp como reducto de lo políticamente incorrecto. Volvamos a Voltaire: El consuelo de la vida consiste en decir lo que pensamos. Lo grato de sacudirse el yugo consuela de haberlo llevado