Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 INTERNACIONAL MIÉRCOLES, 4 DE MAYO DE 2016 abc. es internacional ABC Un millón de Diez días críticos civiles en el fuego Desde el 22 de abril han al menos 279 cruzado entre muertoen Alepo, 155 de civiles insurgentes y ellos en los barrios soldados opositores y 124 en los La jornada más letal Una ciudad partida El ataque más sangriento se produjo el pasado miércoles cuando un proyectil impactó en un hospital de Médicos sin Fronteras: al menos 50 personas murieron. Desde el verano de 2012 Alepo, la segunda ciudad de Siria, con más de un millón de civiles, está partida en dos: los rebeldes controlan la ciudad antigua. Mediación frustrada Pese a los esfuerzos de la ONU y de la diplomacia norteamericana, y las promesas de Rusia, la tregua no se aplica a la ciudad donde se juega el destino de la guerra civil. distritos que controla el Gobierno. Los rebeldes bombardean un hospital en Alepo Es la sexta clínica atacada en diez días, cuatro de ellas por el Ejército de Assad MIKEL AYESTARAN CORRESPONSAL EN JERUSALÉN Poco antes de que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas aprobara por unanimidad una resolución que reafirma que el personal y las instalaciones médicas deben ser protegidos absolutamente durante los conflictos armados, un nuevo hospital fue atacado en Siria. A la espera de que Rusia y Estados Unidos acuerden un nuevo alto el fuego que incluya a Alepo, la segunda ciudad del país vivió otra jornada sangrienta con al menos 16 muertos y decenas de heridos, según los medios oficiales sirios. Los grupos armados de la oposición lanzaron una gran ofensiva sobre los distritos controlados por el Gobierno, y la agencia oficial Sana informó de que obuses lanzados por rebeldes contra la maternidad de Al Dabbit mataron a tres mujeres e hirieron a 17 personas según un primer balance El Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH) informó también del ataque sufrido por esta maternidad del centro de la ciudad, cuyo edificio sufrió graves daños y elevó a 279 el número de civiles muertos desde el 22 de abril, 155 de ellos en la zona opositora y 124 en los distritos gubernamentales. Este es el sexto hospital atacado en Alepo en los últimos diez días, cuatro de ellos en los distritos bajo control de la oposición y dos en la parte de la ciudad que controla el Gobierno. El ataque más sangriento se produjo el miércoles, cuando un proyectil impactó en el hospital Al Quds en el barrio de Al Sukari, centro apoyado por Médicos Sin Fronteras (MSF) y al menos 50 personas perdieron la vida. El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) calificó de inaceptable este nuevo ataque a un hospital y el secretario general de la ONU, Ban Ki- moon, recordó a todas las partes en conflicto que los ataques intencionados y directos sobre hospitales son crímenes de guerra La ciudad más importante del norte de Siria está dividida en dos partes desde el verano de 2012. En los barrios del oeste, bajo control del Gobierno, viven más de un millón de civiles, y en los del este, controlados por distintos grupos de la oposición armada, entre ellos el Frente Al Nusra, brazo de Al Qaeda en Siria, quedan unas 300.000 personas. Más de un millón de civiles se encuentran en medio del fuego cruzado y a la espera de que la diplomacia alcance un alto el fuego estable. Siete grupos rebeldes Después de jornadas de duros bombardeos por parte del Gobierno, los opositores armados anunciaron cambios en la coalición de fuerzas que forma el Ejército de la Conquista (Jaish Al Fatah) que vuelve a primera línea de combate con siete grupos distintos liderados por el Frente Al Nusra, brazo de Al Qaida en Siria, y Ahrar Al Sham. Esta coalición nació en marzo de 2015 con el objetivo de combatir al Ejército y al grupo yihadista Estado Islámico (EI) y su mayor triunfo hasta el momento ha sido la conquista de la provincia de Idlib, que junto con Raqqa es la única del país sin presencia del Gobierno. Este reforzamiento de la oposición armada coincide con el momento de Socorristas en un barrio rebelde de Alepo bombardeado REUTERS Urgencia humanitaria La segunda ciudad de Siria sigue quedando al margen de la tregua, pese a los esfuerzos de la ONU máximo esfuerzo diplomático por parte de Estados Unidos y Rusia, los dos grandes impulsores del proceso negociador de Ginebra entre Gobierno y oposición. Las negociaciones están en suspenso debido a la ruptura del alto el fuego y, tras el viaje de urgencia del secretario de Estado estadounidense, John Kerry, el lunes a Ginebra para entrevistarse con el mediador de la ONU, Staffan De Mistura, y los ministros de Exteriores de Jordania y Arabia Saudí, aliados clave de la oposición armada y política al Gobierno de Damasco, el propio De Mistura voló a Moscú. Kerry admitió que el conflicto sirio está en muchos aspectos fuera de control EN PLENA FASE DE NEGOCIACIÓN DE LA UE Hollande dice no al tratado de libre comercio con EE. UU. J. P. QUIÑONERO PARÍS Decir no al Tratado de Libre Comercio Transatlántico que negocian la UE y EE. UU. (TTIP) más después de las últimas filtraciones de Greenpeace sobre el caso, es el acta fundacional inconfesable pero palmaria de la candidatura de François Hollande a su propia reelección como presidente de la República, dentro de un año. François Hollande ha decidido ponerse al frente de una hipotética Alianza popu- lar que una a todas las izquierdas en el campo de batalla electoral. Al frente de ese hipotético movimiento, Hollande lanzó su negativa a firmar el TTIP enarbolando electoralmente un tema clásico de las izquierdas francesas: el antiamericanismo primario y el antiliberalismo comercial. En su estado actual, Francia dirá no a ese proyecto sentenció ayer el presidente Hollande, coreado por la élite socialista francesa. El no de Hollande al tratado es el cimiento intelectual de toda su nueva campaña electoral, inconfesable, aliñada con otros gestos de carácter populista clientelista: subvenciones para los sindicatos estudiantiles próximos al PS, subida de sueldo para las clientelas tradicionales del PS (funcionarios, maestros y profesores) subvenciones a muy diversos colectivos a los que se pretende conquistar electoralmente. Mientras que Alemania, el Reino Unido, Italia y España son favorables a la firma del tratado de libre comercio con Estados Unidos, la Francia de Hollande parece decidida a romper la solidaridad europea, por razones electorales personales.