Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 ESPAÑA MIÉRCOLES, 4 DE MAYO DE 2016 abc. es espana ABC La actuación de la Guardia Civil en la valla de Melilla fue proporcionada al ataque La Audiencia de Málaga rechaza en un auto los argumentos de la oposición al Gobierno LAURA L. CARO PABLO MUÑOZ MADRID Hasta tres veces en un auto de doce folios insiste la Audiencia de Málaga en que no hubo delito alguno en la actuación que llevaron a cabo ocho guardias civiles en la valla fronteriza de Melilla ante una avalancha de 200 inmigrantes en octubre de 2014 y que, por el contrario, hay indicios de que fueron ellos el objeto del enfrentamiento de los subsaharianos, lo que derivó en la necesidad de que los agentes hicieran uso de la fuerza Una fuerza que los jueces dejan fuera de toda sospecha al considerarla proporcionada a la dimensión del problema suscitado por el intento de entrada ilegal de los subsaharianos, de quienes recuerda que pudieron incurrir en responsabilidades penales por delito de atentado y lesiones a varios uniformados. Son los argumentos de la Sección Séptima de la Audiencia, que el pasado 6 de abril ordenó el archivo definitivo de esta causa. Lo hacía desestimando íntegramente el recurso contra un sobreseimiento anterior dictado por el juez que instruyó el caso en Melilla, Emilio Lamo de Espinosa, que interpusieron las ONGs Andalucía Acoge, SOS Racismo, APDH- A y Prodein. El instructor acabó archivando la causa al no encontrar indicio de delito, pese a que tuvo actuaciones muy discutidas, como los durísimos interrogatorios a los que sometió a varios agentes. Son esas asociaciones las que estos años han sostenido las acusaciones de empleo excesivo de fuerza contra los miembros de la Benemérita, no sin el respaldo tácito de una parte de la izquierda política, entre ellas el PSOE que no dudó en utilizar el incidente para arremeter contra el Gobierno. El entonces portavoz socialista en el Congreso, Antonio Hernando, dijo estar viendo actuaciones inconcebibles que no están acordes con el respeto a los Derechos Humanos y a la legalidad vigente en las imágenes que se difundieron sobre aquellos asaltos a la frontera de Melilla, en referencia al comportamiento de los guardias civiles. Imagen de archivo de un asalto a la valla de Melilla en octubre de 2014 REUTERS Argumentos del tribunal Investigación agotada De las diligencias no se desprenden hechos delictivos, debiendo rechazarse la pretensión de proseguir la investigación Olvido incomprensible Se olvida lo que los agentes enfrentaban. Los asaltos a la valla son violentos. Pretender que asistieran pasivos no puede asumirse Sin exceso Una cosa es el exceso y otra la acción proporcionada a la dimensión del problema suscitado por el intento de entrada ilegal Lesiones a los agentes Hubo inmigrantes contra quienes se siguió una investigación por delito de atentado y lesiones. Algunos agentes resultaron efectivamente lesionados Los vídeos amañados Pero el auto, al que ha tenido acceso ABC, y que ratifica el archivo del juez instructor, señala corroborando lo que ya dijo un informe de la Policía Judicial de la Guardia Civil que en aquellas fechas se difundieron por las redes sociales vídeos preparados para mostrar una visión parcial de lo acaecido Esto es, una fabricación según la cual los agentes actuaron de forma desmesurada contra los subsaharianos. A modo de ejemplo, la resolución de la Sala compara dos grabaciones que recogen una misma caída desde lo alto de la valla de un inmigrante identificado como Dani hecho por el que se quiso pedir responsabilidades penales a los guardias. En la primera, se ve un enfoque frontal que no permite apreciar ciertos detalles En la segunda se ve con claridad que el inmigrante portaba algo en la mano que movía a un lado y otro en inequívoco intento de mantener a raya a los agentes explica el auto, que añade que una de las causas de que el individuo terminara viniéndose abajo fueron esos propios movimientos Asimismo, el juez sugiere que el desmayo que el mencionado sufrió a continuación fuese, simplemente, fingido El escrito que pone fin al procedimiento no da tregua a la versión mantenida por las acusaciones. Con particular rotundidad, desprecia el supuesto de que la Guardia Civil incurriera en una actuación violenta. Se olvida en todo momento qué es aquello al o que los agentes enfrentaban. Se trata de un incomprensible olvido por cuanto que las imágenes incorporadas a la causa también muestran que los asal- tos a la valla, además de coordinados, son igualmente violentos y protagonizados por un gran número de personas. La pretensión, formulada en los términos en que las acusaciones lo hacen, de que los agentes permaneciesen en actitud pasiva frente a tales avalanchas, no puede ser asumida defienden los jueces en el auto. Y añaden: Una cosa es el exceso y otra bien distinta la acción proporcionada a la dimensión del problema suscitado por el intento de entrada ilegal Ilustrativo de la realidad de esos asaltos es otro vídeo, el número 13 que cita el auto, en el que puede apreciarse la dimensión de la actuación de los