Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DOMINGO 1.5.2016 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena, 7, 28027 Madrid. Diario ABC, S. L. Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta publicación, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa. Número 36.648 D. L. I: M- 13- 58 Apartado de Correos 43, Madrid. Publicidad 902 334 556 Suscripciones 901 334 554 Atención al cliente 902 334 555. EL BATALLÓN DE LOS PERPLEJOS Por Álvaro Martínez Enjabonando etarras en el diluvio nal multirreincidente, al corazón de Europa, donde hace apenas un mes otros terroristas como él, en este caso islamistas, sembraban todo de muerte. Y en toda esta maniobra de saneamiento del historial delictivo de un hampón hallamos a los socialistas puestos de perfil y haciendo de palmeros silentes del invitado al negarse a firmar una carta contra la visita. Qué lástima Fernando Múgica, qué pena Isaías Carrasco, cuán pronto llegó ohan Huibers es un carpintero holandés, el olvido. devenido en contratista al que no le ha ido Lo que resulta un contradiós en todo el mundo nada mal, que desde 2005 ha invertido su aquí es recurrente. Y tan al día está que pasa de lo tiempo y su fortuna en construir en Rotter- grueso (como lo de Otegui) a lo diminuto, como el dam una réplica del Arca de Noé, intento de rehabilitar a los titiriteros algo más pequeña que la que proetarras contratados por Carmena, aparece en el Génesis, el Corán y la detenidos por ofender a las víctimas Torá pero idéntica a aquella con la que del ETA, que la guardia de Corps (preel patriarca bíblico salvó la vida tesuntamente) cultural de la Indignarrestre de la catástrofe. La idea de Huición ha reprogramado en un teatro de bers es cruzar el Atlántico y llegar hasLavapiés. De lo Máximo (San Juan) a ta Brasil con el fin de predicar su fe. lo mínimo, así anda la izquierda. Si un Sálvese quien pueda. rapto de sensatez no lo remedia, quiAtónito anda este batallón con tan Pablo Iglesias zás veamos al rehabilitador dirigieninsólita epopeya náutica y espiritual do el Teatro Español... Donde estrenaaunque a estas alturas ya esté curado ba Lope de Vega ahora pretende hade asombros con lo que ocurre aquí, cerlo Alberto San Juan, juglar del 15- M. un lugar donde dos personajes de la Pero son inmunes. Todo se les peractualidad (Iglesias y Garzón) que didona. Incluso un periodista apaleado cen querer gobernar para redimir a los verbalmente por Iglesias acudió solíespañoles del desastre, ofician de chamcito a darse un abrazo con él después belanes de un terrorista al que pasean de recibir la tunda, sin precedentes por las instituciones europeas como si desde las filípicas de Jesús Gil a la prense tratara de un referente moral. ¿Ima- Alberto Garzón sa ¡a la puta calle! y sin que el líginan a dos políticos alemanes enjader populista se hubiese disculpado. bonando en Bruselas a un miembro Crecidos tras el nuevo indulto, en Podel partido neonazi? ¿o a un par de demos exponían al día siguiente su congresistas de EE. UU. poniendo la alplan de control de los medios, en confombra del Capitolio a un segregaciotra de posiciones hegemónicas de los nista confederado condenado por apagrandes grupos de comunicación... lizar un par de negros en Alabama? como Atresmedia, su casa, donde el Imposible, ¿verdad? Pues aquí sí, aquí nuevo Movimiento ha hecho vivac. los mesías sociales de Podemos e IU Dan ganas sacar pasaje en el Arca han llevado a Arnaldo Otegui, crimi- Arnaldo Otegui de Johan y que sea lo que Dios quiera. EDUARDO MADINA EXDIPUTADO DEL GRUPO SOCIALISTA A contracorriente De la cárcel a la tele y, tiro porque me toca, a Bruselas. El populismo exalta a un terrorista. Diluvia sobre el sentido común. Son las lágrimas de las víctimas L J a política es un río con meandros tan complicados que, en año y medio, uno puede pasar de ser candidato a la Secretaría General de su partido (y, por ende, a La Moncloa) a quedarse sin escaño. Eso fue lo que le pasó a Eduardo Madina Muñoz (Bilbao, 1976) que tras perder la batalla de Ferraz contra Sánchez y haber sido secretario general del Grupo Socialista en el Congreso desde 2009 tuvo que ver la última sesión constituyente desde el sofá de su casa. Iba de número siete en la lista y el costalazo socialista en Madrid le dejó mirando a la Puerta de los Leones por fuera. Puestas así las cosas, se refugió en Andalucía a la sombra de Susana Díaz, que se proyecta alargada y amenazante sobre el liderazgo de Sánchez. Sin demasiado foco desde entonces, en el Comité Federal de febrero se despachó a gusto contra el secretario general, según la filtración de sus ácidas intervenciones ante las que Susana sonreía. En el cónclave de ayer, del que estuvo ausente, se habló de su rescate en las próximas listas. A falta de coger el toro por los cuernos, los barones se entretienen en estos detallitos. Madina ingresó joven en las filas socialistas y en la política, fermento que compatibilizó con sus estudios de Historia y la práctica semi- profesional del voleibol. En 2002 ETA intentó matarle, atentado del que salió mutilado y convertido en víctima del terrorismo, una víctima singular y a contracorriente respecto al resto del colectivo pues siempre se mostró favorable a negociar con los terroristas el fin de su actividad criminal, postura en la que encajó como un guante en la política de Zapatero que, junto a los cadáveres de Estacio y Palate, quedó enterrada bajo las ruinas de la T- 4. El año pasado, ya pedía la liberación de Otegui, poco después de que personajes y grupos de la izquierda de la talla de Mayor Zaragoza, Tardà, Payasos sin Fronteras, la plataforma Alfon libertad o varios concejales de Ahora Madrid, entre otros, firmarán un manifiesto. Eduardo Madina Verbolario POR RODRIGO CORTÉS Biografía, f. Ficción heroica o injuriosa con coartada moral. JAIME GARCIA