Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 CULTURA MARTES, 19 DE ABRIL DE 2016 abc. es cultura ABC Los combatientes españoles a los que Hitler admiró José Manuel Núñez Seixas destripa la experiencia vital de la División Azul en Camarada invierno ROSALÍA SÁNCHEZ CORRESPONSAL EN BERLÍN José Manuel Núñez Seixas, fotografiado en Rusia H asta hace poco se escuchaba en cenas familiares alemanas que si los españoles hubieran estado a nuestro lado, en lugar de los alemanes, habríamos ganado la guerra Así lo ha escuchado en alguna ocasión José Manuel Núñez Seixas, catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad de Santiago de Compostela y desde 2012 también de la de Múnich, cuyo último libro destripa la experiencia vital de la División Azul y reconstruye con ánimo detectivesco las peripecias vitales de los combatientes españoles en la guerra germano- soviética. Camarada invierno (Crítica) lleva solo una semana en las librerías españolas y está a punto de ver la luz en Alemania exactamente 75 años después del nacimiento del legendario cuerpo de voluntarios. ¿Cómo fue el parto? -La División Azul nació en el hotel Ritz. Dionisio Ridruejo y Mora Figueroa cenaron allí con el ministro de Exteriores Serrano Suñer y le expusieron la idea de llevar un contingente de falangistas a Alemania. Saben que la invasión de la Unión Soviética está al caer y era conveniente estar posicionados. Desde mayo de 1941, la Falange ha perdido influencia en el régimen franquista, están perdiendo la batalla con católicos y militares y desean destacar, pero el Ministerio del Ejército exige participar y después de dos días de consejo de ministros Franco llega a una solución salomónica: una unidad mixta donde los mandos salen del ejército y las academias y la Falange se ocupa de los banderines de enganche reclutando voluntarios. ¿Eran realmente voluntarios? -En la primera expedición, 18.000 hombres que salen en julio de 1941, la gran mayoría lo son. Hasta un 25 eran militantes falangistas, muchos que no pudieron luchar en la Guerra Civil y querían hacer méritos. Otros tenían cuentas pendientes o creían que había que continuar la guerra en otro escenario. En siguientes expediciones o donde no se cubría el cupo, se presionó indirectamente. Si un oficial hace formar a la compañía en el patio y ordena que dé un paso al frente el que no esté dispuesto a ir a Rusia, a ver quién es el guapo. A menudo influía el afán de aventura, nada despreciable, el culto a la masculinidad o el deseo de hacer carrera de oficiales anticomunistas que admiraban a la Wehrmacht, aunque también hubo oficiales que deshacían bajo la mesa los reclutamientos más o menos forzosos. Y hubo un componente económico, por la doble paga. Entre un tercio y la mitad iban ideológicamente convencidos por falangismo, por anticomunismo y por profundo catolicismo. ¿El tópico del combatiente romántico? -Llevaban un arsenal de ideas y tópicos en la cabeza. Los clásicos rusos se difundieron mucho en la España de entreguerras. He encontrado en muchas cartas referencias a Tolstói y Dostoievski. Debido a la propaganda, muchos identifican rusos con comunistas y los falangistas habían formado una imagen de país moderno de gran efectividad. Pensaban que en tres meses estarían desfilando en Moscú. ¿Y qué realidad que se encuentran? -Que el alemán no era un ejército tan moderno ni tan admirable. Tienen que EN 1943 Voluntarios españoles de la División Azul posan junto a una antigua iglesia JUEGO Imagen de los divisionarios jugando a los toros en el invierno de 1941 Memoria del combate 10- 21 DE ENERO DE 1942 DESDE OCTUBRE DE 1941 Cruzaron el lago Ilmen helado Después de resistir duros ataques soviéticos en el río Voljov, la División Azul protagonizó una de sus acciones más valerosas: cruzar el helado lago Ilmen para socorrer a una unidad alemana que estaba siendo machacada por fuerzas soviéticas. en enero de 1942. Cerco de Leningrado Las tropas españolas fueron enviadas hacia Leningrado (una de las principales ciudades rusas) para ayudar a las alemanas a mantener el sitio de la ciudad. Mediante este asedio, Hitler pretendía que la ciudad muriera de hambre al contar con más de 3.000.000 de personas