Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 OPINIÓN HORIZONTE MARTES, 19 DE ABRIL DE 2016 abc. es opinion ABC RAMÓN PÉREZ- MAURA A los cuatro vientos Procés soberanista LA FURCIA ESTÁ DE NUEVO EN CELO Sólo le faltó apostillar que la culpa de los asesinatos de ETA era de las víctimas TRESMEDIA es ese grupo de medios de comunicación en el que algunas de las personas que cuentan con más favores en La Moncloa tienen una posición de altísima responsabilidad. Supongo que no es necesario recordar cómo el Gobierno Rajoy permitió la salvación de La Sexta (que estaba quebrada) y, no contento con eso, aceptó la entrega de la línea editorial del grupo de Lara a la izquierda postzapaterista. Es inevitable evocar dónde está este grupo mediático después de ver a posteriori (y por obligación, no haya lugar a equívoco) la entrevista hagiográfica que se emitió el domingo en prime time con Arnaldo Otegui. Su autor, Jordi Évole, ha descalificado las críticas recibidas por parte de personas que no habían visto el programa. Que no me incluya en ese número. Haciendo un enorme esfuerzo me he bajado en la tableta la jabonosa conversación que tiene la habilidad de todos conocida en Évole: Plantear algunas preguntas que podrían parecer incómodas, pero a las que Otegui responde como si supiera desde la víspera exactamente qué le iban a preguntar. Porque nada había que pudiera sorprenderle o incomodarle. El programa se graba junto a la chimenea en el acogedor Caserío de Txillarre, donde tantas veces se reunieron Otegui y Jesús Eguiguren. Eguiguren fue aquel presidente del socialismo vasco que denunció la última detención y condena de Otegui y que ahora es reivindicado por el propio Otegui, lo que dice mucho de en qué manos ha estado el socilismo vasco durante décadas. Évole da a Otegui la posibilidad de reivindicar su actuación y pensamiento. Es increíble escuchar a alguien a estas alturas ensalzar la vía vietnamita, la argelina o la cubana sin que el periodista le pregunte a qué han llevado esos regímenes políticos más que a la miseria total. Es vomitivo que Otegui hable de que lamenta el atentado de Hipercor porque murió gente trabajadora O sea, que si hubieran matado gente no trabajadora sea lo que sea lo que eso signifique no le parecería mal. Y, por lo demás, ¿a quién esperaban que matara una bomba en Hipercor? ¿A una concentración de multimillonarios jugando a hacer un poco de economía en su compra semanal? Como todo eso no basta, Otegui se permite decir a todos los españoles que el Estado preferiría que ETA siga matando. Sólo le faltó apostillar que en realidad la culpa de los asesinatos de ETA era de las víctimas. Y aunque no lo dijo, se entendió. ¿Qué objetivo editorial tiene por parte de Atresmedia esta iniciativa? ¿Creen que ante la decadencia de los batasunos en las encuestas hay que relanzar ese partido? ¿No le basta a este grupo mediático con haber engendrado a Podemos desde sus pantallas? ¿De verdad necesita Planeta ser protagonista de la salvación de los batasunos? Como decía Bertol Brecht en su La resistible ascensión de Arturo Ui la furcia que parió a la bestia está de nuevo en celo. Puigdemont reúne a sus embajadores El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha querido conmemorar sus primeros cien días en el cargo con una reunión con su equipo de Exteriores y los delegados internacionales del Gobierno de Cataluña. La acción exterior es uno de los pilares sobre los que se sustenta el denominado procés soberanista, y Puigdemont ha aprovechado la ocasión para reafirmar su voluntad rupturista. Según fuentes de la Generalitat, la reunión ha servido para trazar las líneas de la estrategia exterior para esta legislatura corta y de transición hacia un eventual Estado catalán de la que sólo quedarían quince meses. A eso se le llama contumacia en la ilegalidad. Carles Puigdemont A Brasil, escenario inédito El impeachment contra Rousseff, rumbo al Senado Brasil aguarda la respuesta de Dilma Rousseff a la apertura del proceso de su destitución como presidenta, aprobado el pasado domingo por 367 votos a favor y 167 en contra durante una larga y tensa votación en el Parlamento. El impeachment ya es una realidad y avanza a paso firme hacia el Senado, donde a partir de mayo Rousseff probablemente será apartada del cargo de manera provisional durante 180 días, hasta que las Cámaras decidan sobre su futuro político. Brasil asiste a un escenario insólito, con el riesgo de que los enfrentamientos políticos tengan reflejo en las calles, un riesgo nada desdeñable. CARTAS AL DIRECTOR A cuestas con el género Escribo estas líneas por un hartazgo del dichoso género. ¿Se ha arreglado o disminuido la violencia machista por un exceso de ciudadanos y ciudadanas concejales y concejalas vecinos y vecinas y un kilométrico etcétera? Contesten ustedes. El señor Martínez Adrados, académico de la Española, nos indicaba: Decir los funcionarios y funcionarias están en huelga es innecesario, engorroso y aberrante La oposición de sexos, cuando se utiliza, permite destacar diferencias concretas. Usarla de forma indiscriminada quitaría sentido a esa variante cuando de verdad hace falta. Por ejemplo, en la frase la proporción de alumnos y alumnas se ha invertido o bien en una actividad deportiva, deben participar por igual los niños y las niñas Si queremos igualdad de sexos, seamos todos consejeros, vecinos, concejales, vendedores, etcétera. O sea, iguales. BRAULIA REGO VILLAR- AMOR CIUDAD Entre la libertad y la seguridad A golpe de pistola, otra mujer muerta. Mientras, unos debaten entre la seguridad y otros sobre las libertades. El hecho es que ante un diagnóstico, el médico no puede vulne- rar los derechos del paciente cuando se firma una baja, ya que es muy importante preservar su intimidad y la confidencialidad del enfermo para no estigmatizarlo. Pero la realidad y el resultado es que de nuevo hay otra persona asesinada que ya no puede opinar sobre este tema. ¿Dónde está el límite del secreto profesional? Si además añadimos que el asesino era un mosso d Esquadra, con el agravante de que en la reglamentación de su profesión, aunque estén de baja, no se les obliga a devolver el arma antes de los treinta días, la situación resulta dantesca. Mientras debatimos todo esto ¿dónde están los derechos y las libertades de la víctima? Esta vez, una mujer de 37 años, madre de una niña de ocho, que INÉS BAUCELLS