Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 OPINIÓN LLUVIA ÁCIDA PUEBLA MARTES, 19 DE ABRIL DE 2016 abc. es opinion ABC DAVID GISTAU PELEA, PELEA De continuar demorándose el desenlace, el PP todavía es capaz de completar su autodestrucción U N conflicto interno en un partido comunista y revolucionario resulta más atractivo que otro dentro de unas siglas conservadoras. Aunque sólo sea porque trae el recuerdo del piolet, las ejecuciones en sótanos y las reprogramaciones en psiquiátricos. Por eso, prestamos más atención a la guerra entre Errejón e Iglesias, que más parece la pelea entre el bajista y el cantante divinizado en una boy- band del pop una ruptura de los Beatles donde Yoko Ono es el poder que a la sorda intriga sucesoria en el PP que llena las portadas de daños colaterales. Esto es como cuando el FBI logra deducir que en Brooklyn ha estallado una guerra subterránea de la Mafia después del cuarto cadáver tiroteado en una barbería. El episodio del exministro Soria tiene una particularidad argumental. Es la primera vez que los líos tanto los de la corrupción como los que provoca la vicepresidenta haciéndose sitio a codazos en el saque de un córner, profanan el Consejo de Ministros. Es decir, es la primera vez que falla la teoría de los compartimentos estancos, según la cual todos los desmanes de la condición humana ocurrían en ámbitos municipales y periféricos, como mucho en la jurisdicción partidista de Cospedal. Mientras que, en Moncloa, una Tabla Redonda de superhéroes tecnocráticos, puros de condición y ahormados por la camaradería y la noción de destino, se dedicaba a restañar todas las heridas de la patria sin que la alcanzasen siquiera los gemidos terrenales de los simples mortales. Ignoro si estamos en los minutos de la basura de lo que acaba, en el extenso preámbulo de lo que ha de empezar o en una pausa demasiado larga después de la cual, al despertar, descubriremos que Rajoy sigue ahí. Pero sí parece obvio que, de continuar demorándose el desenlace, el PP todavía es capaz de completar su autodestrucción antes de que se disuelvan las cámaras. El vacío de poder y la ociosidad relativa de los que están en funciones, y sin hobby han hecho que empiecen a disputarse los primeros descartes y las escaramuzas previas de la maraña sucesoria. Los vicesecres han zafado más o menos y siguen en pie, pero la cabeza de Soria fue expuesta en la picota del viernes. La riña no respeta ya ni el templo gubernamental. Los antaño miembros del sagrado batallón de la salvación económica ya no beben el vaso de agua que les tiende un compañero si no lo prueba antes un catador egipcio: los viernes, todos llegan con uno, y con chaleco antibalas debajo del traje, y con una gorguera de caucho para prevenir los estrangulamientos. La posibilidad de que la sucesión comience en junio, si finalmente Rajoy no logra armar un modelo gubernamental por entrañar más dificultades que las estanterías de Ikea, está precipitando ajustes de cuentas para cribar a los aspirantes. A este paso, cuando haya congreso del PP, a Sáenz de Santamaría le preguntarán por sus adversarios y tendrá que decir lo mismo que Narváez cuando le pidieron que perdonara a sus enemigos: No puedo. Los fusilé a todos COSAS MÍAS EDURNE URIARTE PALOS A SORIA, SONRISAS A OTEGI Aguanté hasta que habló la hija de Fernando Buesa y preguntó a Otegi si no sintió nada por el asesinato de su padre N amigo peruano, el economista Daniel Córdova, colgaba este domingo en su muro de Facebook un vídeo fantástico bajo el título ¿En qué momento se jodió el Perú? Pero no para lo que ustedes han podido imaginar, la habitual arremetida contra la clase política y sus responsabilidades. No, la famosa pregunta del personaje de Mario Vargas Llosa se utilizaba en un sentido completamente diferente, para atreverse a lo que nadie o casi nadie hace. Preguntarse por las responsabilidades de la sociedad civil, de cada peruano, en los problemas del Perú y plantear lo que cada peruano puede hacer para mejorar su país. Le di un Me gusta entusiasta y pensé en España y en las crecientes posibilidades de que tengamos que aplicar en cualquier momento la pregunta a nuestro país, ¿En qué momento se jodió España? Si seguimos con este nivel de sectarismo político por parte de algunos, Pedro Sánchez contra la derecha, y con este nivel de demagogia y de irresponsabilidad ética por una parte de la sociedad civil. Y lo pensé el mismo día, el domingo, en que la cadena que ha perseguido con saña al exministro Soria por su vinculación con paraísos fiscales, La Sexta, emitía una cariñosa entrevista del inefable Jordi Évole a Arnaldo Otegi, condenado por secuestro y pertenencia a ETA. U Los mismos que llevaban una semana denunciando al Gobierno y exigiendo la dimisión ejemplar de José Manuel Soria por el terrible crimen de participar en empresas legales si no se demuestra lo contrario en paraísos fiscales hace veinte años ofrecían gustosos su horario de máxima audiencia para el blanqueamiento de un tipo que sigue reivindicando a ETA. Que justo unas horas antes se había manifestado junto a algunos de los más sanguinarios asesinos de la banda para exigir la excarcelación de los demás asesinos, no por cumplimiento de sus penas, sino por justificación de su historial criminal. Hice un esfuerzo máximo para ponerme delante de la televisión, recodando pasados y vomitivos programas de masaje de Évole a lo que él llama izquierda abertzale con la conocida estrategia de las dos partes, ustedes no se han portado muy bien, pero, claro, aquí había un conflicto, y yo, Évole, periodista ejemplar, soy capaz de equiparar objetivamente a ambos, a los asesinos y quienes los apoyan y a sus víctimas y quienes se resisten, la otra parte del conflicto. Unos minutos antes, un amigo al que ETA exigió más de 200.000 euros de lo que Évole llamaría impuesto revolucionario me recordó las instrucciones etarras de la carta para pagar: Póngase en contacto con los círculos habituales de la izquierda abertzale esa que Évole diferencia de ETA. También me recordó mi amigo el final de la carta: Si no paga, será usted acreedor de las acciones que Euskadi Ta Askatasuna emprenderá contra usted y sus bienes Añadió con humor negro mi amigo que Évole tendría que preguntar a Otegi si en la izquierda abertzale admitían dinero en B, por si la tele de Évole tuviera que montar esta semana un campañón contra los que hayan defraudado a Hacienda, extorsionados e izquierda abertzale Para ser coherentes con la persecución a Soria, comentaba mi amigo. Aguanté la entrevista hasta que habló la hija de Fernando Buesa y preguntó a Otegi si no sintió nada por el asesinato de su padre. Sí en lo personal, contestó, que era lo que ETA decía siempre de cada asesinato. Lo diferenciaba de las razones políticas, las mismas por las que siguen justificando los crímenes etarras. Bajo la dulce mirada de Évole, en la tele que se indigna con Soria.