Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 ABCdelDEPORTE Tenis Masters 1.000 de Montecarlo RAFAEL NADAL GAEL MONFILS Nadal 1 4 8 21 72 %25 36 12 18 106 Saques directos Dobles faltas Puntos de break Primer servicio Golpes ganadores Errores no forzados Puntos en la red Puntos ganados LUNES, 18 DE ABRIL DE 2016 abc. es deportes ABC 7 5 6 5 7 0 Monfils 4 7 5 13 65 %28 51 11 13 87 ENRIQUE YUNTA L a imagen que acompaña esta crónica lo resume todo. Más que un título, Rafael Nadal celebra su liberación, catapultado de nuevo en la tierra de Montecarlo en una vuelta a los orígenes. Ahí empezó todo y ahí se rescatan los adjetivos para encumbrar al héroe, que recuerda a los agoreros lo inapropiado que es cuestionar a las leyendas. Después de un partido vibrante, el español tumbó a Gael Monfils (7- 5, 5- 7 y 6- 0 en dos horas y 45 minutos) y justifica las portadas y el espacio concedido a su triunfo, más esperado que nunca después de una larga travesía sin éxitos de este calibre. Llevaba dos años sin un Masters 1.000 y Montecarlo le devuelve la ilusión y la condición de candidato a todo. Y, en apenas mes y medio, está Roland Garros. Hay motivos para hablar de un regreso a lo grande. Vaya por delante que en los ocho Montecarlos anteriores, Nadal ganó de manera abusiva, una constante que se repetía en la gira primaveral por la tierra europea hasta que se frenó hace ya un par de cursos. Ayer, el mallorquín rubricó una buena semana de tenis y añadió el noveno trofeo en el Country Club después de un ejercicio repleto de sudor y sacrificio, así es la nueva tendencia. A Nadal siempre se le ha encumbrado por su garra y muchas veces la gente olvidaba el sensacional tenis que tenía, pero ahora, las cosas como son, no domina tanto ni siquiera en su arcilla fetiche. Pese a todo, su despertar anticipa algo muy bueno y hay secuencias que permiten rescatar la figura de ese enorme jugador. Alguien de su talento siempre está por volver. Nadal se libera en Montecarlo El español, que llevaba dos años sin vencer en un Masters 1.000, supera a Gael Monfils en una apasionante final y gana por novena vez en el Principado. El triunfo le devuelve la autoestima a poco más de un mes para que se celebre Roland Garros Nadal se arrodila en la tierra de Montecarlo al superar a Monfils en la final Barcelona, Madrid, París y Roma Sin ir más lejos, el partido de ayer en la pesada pista de Montecarlo ofrece intercambios asombrosos. A medida que ha ido avanzando el torneo, el campeón de catorce grandes ha afinado su derecha y parece tan temible como antes, aunque falta darle continuidad. Nadal tendrá que demostrar en adelante que esta alegría tiene fundamento y las próximas semanas servirán para probarle antes del examen final de París. Hoy mismo estará en Barcelona para preparar el Open Banc Sabadell (el Godó de toda la vida) y luego tiene el Mutua Madrid Open, dos citas con sustancia y más importantes que nunca. Esta era una semana muy importante para mí resume el protagonista, emocionado en una tarde cargada de simbolismo. Besa a su novia desenfadado en una imagen poco habitual, Eufórico Llevábamos tiempo esperando una victoria así y ahora es el momento de intentar centrarse en lo que viene. Ganar aquí ha sido muy especial Futuro Aún no estoy en la fase final de mi carrera, aunque en los últimos tiempos me han preguntado más de la cuenta por ello saluda uno a uno a todos los miembros de su equipo y contiene el llanto cuando suena el himno español, una circunstancia que únicamente sucede en Montecarlo y en París, casualmente las dos plazas en donde ha triunfado en nueve sobremesas. Me sentía mejor que hace un año, pero debía confirmarlo con un buen resultado. He trabajado duro para ganar este trofeo y es una gran emoción después de tiempos difíciles añadió en su parlamento. Tiene un valor incalculable la victoria por la falta de costumbre en los