Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES, 7 DE ABRIL DE 2016 abc. es espana madrid MADRID 69 FRANCISCO PÉREZ RAMOS CONCEJAL DE VALLECAS Defensor del delincuente Alfon Perfil Francisco Pérez Ramos, concejal- presidente de Puente y Villa de Vallecas, es uno de los rostros más polémicos y cuestionados dentro de la ya de por sí desgastada Ahora Madrid. En menos de un año al frente de ambos distritos, apenas ha trascendido su gestión más allá de una consulta para cambiar el nombre de un barrio que, además, resultó inerte por irregular. Su nombre, como ha informado ABC, está asociado al ánimo de la izquierda más radical por intentar convertir en mártir a un MAYA BALANYA joven condenado por portar explosivos en la huelga del 14- N. Paco Pérez, como se le conoce, es un defensor incondicional de Alfon desde su detención. Tanto es así, que planeó un homenaje en Vallecas, placa y mural incluidos, con motivo del tercer aniversario de su encarcelamiento. Tras las informaciones de este periódico, lo negó. En suelo vallecano se celebró también una fiesta, La Batalla Naval financiada con fondos públicos en nombre del delincuente. Donde también hubo un brindis fue en el Pleno de Vallecas, en Navidad, con una fiesta con litronas. Director de Fedekas y Tele K, en 2009 y 2011 recibió dos subvenciones, por valor de 150.000 euros, para proyectos audiovisuales en países iberoamericanos como Ecuador, Chile y Argentina. Así funcionan los contratos menores ¿Qué tipo de adjudicaciones son? Los contratos menores son adjudicaciones de servicios de pequeña cuantía que se desarrollan en un espacio determinado de tiempo, sin obligación a que salgan a concurso público. Con ellos, se pretende ganar en eficiencia y eficacia en la contratación. ¿Qué legislación regula estas contrataciones? Todas las administraciones españolas se rigen por la Ley de Contratos del Sector Público. En cantidades sin IVA, el límite para los contratos de obras está en 50.000 euros y, en el caso de servicios, en 18.000. En el caso del Ayuntamiento de Madrid, la Instrucción municipal 3 2012 delimita los supuestos del contrato menor; y obliga a que se presenten, como mínimo, tres presupuestos en los superiores a mil euros. y control del absentismo encubierto La Intervención Delegada devolvió el expediente el día 20 del mismo mes porque, además, ambos constituyen una misma unidad operativa y funcional Concesión a la peor oferta El contrato del festival flamenco se suspendió bajo la premisa de que iba a estar enmarcado en una actividad mayor, la programación cultural de 2016, porque incluye un ciclo musical de este género. Respecto al tobogán de hielo, el documento interventor define varias irregularidades; pero destaca que se accedió a que el adjudicatario cobrara el 50 del presupuesto sin ni siquiera hacer el trabajo, lo cual no es conforme con el procedimiento administrativo en donde el pago se efectuará previa realización del servicio El mismo órgano aportó observaciones a contratos homólogos que, igualmente sospechosos de contravenir la ley, cristalizan las artimañas de Pérez Ramos en Vallecas. En la adju- dicación de unas jornadas de convivencia para niños, avanza la Intervención, no se alude a la competencia Pese a que el presupuesto presentado por uno de los candidatos es inferior y más ajustado a lo demandado, el desfase final entre la oferta más barata y la ganadora fue de 449,6 euros (3.199,60 frente a 2.7250) No se firmaron los presupuestos aportados al expediente y tampoco se cumplió con la obligación de que en los contratos menores superiores a 1.000 euros se adjunte un mínimo de tres presupuestos que acrediten que la asignación garantiza una adecuada prestación del servicio. Pero hay más. Aunque en dos opciones había pensión completa para los menores, el adjudicatario solo hablaba de desayunos y servicios de comedor, por lo que no queda claro si el régimen alimenticio es el solicitado Otra firma ajustada al máximo, con la misma intención, fue la del suministro de equipos audiovisuales, de 17.476,97 euros. Según el informe fiscal, la Comisión de Licitación, celebrada el 12 de noviembre, no se hizo correctamente El controvertido edil, ausente, coló a uno de sus asesores, Ángel Luis Farnos Carreño. Sin conocerse el propósito de su presencia, lo cierto es que supone algo inédito, pues se trata de un espacio reservado a los técnicos. Añade el informe que tampoco se aporta al expediente la designación de tal Comisión por el órgano competente y, por último, consta que quien debe elevar la propuesta de adjudicación es la Comisión de Licitación El último contrato susceptible de ilegalidad es el de la organización de la Jornada de Estados Generales en el distrito, si bien el informe no tiene naturaleza fiscalizadora. Hacienda obliga a adjuntar un estudio económico que justifique el presupuesto, acorde a los valores del mercado, pero en esta adjudicación no existe. Se deduce así que las estimaciones fueron abstractas y sin base que las acrediten. ¿Qué control se ejerce sobre los contratos? El Ayuntamiento de Madrid informa que quienes tramitan los contratos son los responsables de programa Estos trámites están bajo el control de los interventores, cuya función en ese sentido es revisar que todos los contratos se ajusten a la legalidad. ¿Cuántos contratos menores se asignan? Según cifras del Consistorio, en Madrid se firmaron en 2015 un total de 5.409 contratos menores, con un importe de 25.460.447,07 euros. En perspectiva respecto al resto de contratos, estos suponen un 1,6 del global. Tobogán de hielo El informe de la Intervención Delegada del distrito remarca un error en la forma de pago donde se habla de servicios prestados en noviembre, aunque el plazo abarca del 18 al 27 de diciembre. Exige un seguro de responsabilidad civil que no se adjunta; ninguno de los presupuestos aparece firmado y ninguno es válido porque supera los límites de los contratos menores. Absentismo escolar Hasta dos contratos se propusieron para el mismo fin, ajustados para no pasar de los 18.000 euros mínimos que establece la ley de contratos menores para salir a concurso público. El informe revela la posibilidad de que se pudiera fraccionar el contrato, adjudicando a la misma partida idéntico objetivo; uno por 17.067 euros y el otro por 17.900 euros. ¿Dónde está la trampa? En ocasiones, los límites de 18.000 y 50.000 euros, según el tipo de contrato, provoca que las adjudicaciones se fraccionen por debajo de estas cifras para eludir que la oferta salga a concurso público, con la consiguiente asignación a dedo. Esta argucia no es ilegal, pero su abuso denota falta de ética y está asociado a tramas corruptas. Según datos del Ayuntamiento de Madrid, en el ejercicio del año pasado el 75 de estas contrataciones fue menor a los 3.000 euros.