Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES, 5 DE ABRIL DE 2016 abc. es cultura CULTURA 43 En 1975 toca el bajo en el disco de Luis Eduardo Aute Babel En aquellos años adopta el nombre de Lolilla Cardo y se inmiscuye en el Laboratorio Colectivos Chueca dinamizador cultural y contestatario madrileño, germen de la Movida Forma su primer grupo, Spoonful, que después derivaría en Cucharada. Su voz rota y actitud chulesca encuadran como un guante en el rock urbano, así que entran en la discográfica del género por antonomasia, Chapa. Aquello duró de 1977 a 1981, y después formaría Alarma! de 1983 a 1986. El éxito no les acompañaría, pero su segundo disco, En el lado oscuro dejó para la posteridad canciones que han pervivido como Frío o Marilyn Monroe que después popularizaría Ana Belén. Tan raro fue su debut en solitario en 1988. No ocurre nada con él, pero compone para otros artistas. En 1992 llegó su gran momento: graba Sangre española con canciones que son radiadas una y otra vez, como la que da título al disco; Tocar madera o Qué te pasa Sin embargo, según su hermano Rafa, Manolo no vio un euro por derechos de autor de este disco, ya que firmó su cesión bajo el síndrome de abstinencia Por todo ello, Rafa Tena anunció ayer que pondrá una demanda al productor del disco y actual presidente de la Fundación SGAE, Manuel Aguilar. Los siguientes trabajos del cantante y compositor no lograron hacerle recuperar el favor del público. Hasta ahora. Pero el destino que tantas veces burló le esperaba a la vuelta de la esquina. Como si se hicieran realidad sus versos del tema Quiero beber y no olvidar Quiero ser feliz y volver a empezar. Quiero ser mar y solo consigo espuma quiero avanzar y solo consigo espuma Discografía selecta En el lado oscuro (1985) Fue el segundo álbum de su segundo grupo, Alarma! Contiene dos de sus mejores canciones, Frío y Marilyn Monroe Gracias a él empezó a componer para otros artistas, y además se sumó a la gira de Miguel Ríos Rock en el ruedo Una generación que vivió al filo de la navaja La droga arrancó al pop español algunos de sus mejores talentos P. M. P. MADRID Sangre española (1992) Su carrera en solitario llegaba a sus mayores cotas de éxito con su segundo disco, del que se han vendido más de 800.000 copias. La canción que le da título y Tocar madera fueron temas que sonaron constantemente en las emisoras de la época. Nunca repetiría el mismo impacto mediático. Casualidades (2015) El pasado año, Manolo Tena regresaba tras siete años de silencio discográfico con Casualidades un álbum que mostraba de nuevo a un compositor y poeta inspirado y, sobre todo, con muchas ganas de superar definitivamente los fantasmas del pasado. Una química instantánea MIKEL ERENTXUN T odavía no me lo creo. Ha sido tan repentino y, por mi parte, tan inesperado... Le acabo de conocer, como quien dice; aunque habíamos coincidido en los escenarios a lo largo de estos treinta años, nunca habíamos pasado de saludarnos. Pero en el programa de televisión, desde el pasado septiembre, surgió una química instantánea. Encontré un recién e inesperado amigo. Manolo Tena era un tipo que se hacía querer muy fácilmente, con una agilidad mental enorme, con mucho sentido del humor, lleno de historias que contar. Con una timidez que me resulta muy familiar, y entre los dos surgió muchísima química y respeto. Hice una versión de su canción Marilyn del grupo Alarma! y me invitó a introducir mi versión en mi repertorio, cosa que hice. La llevo tocando varios meses y, de hecho, iba a tocarla con él en Madrid dentro de dos semanas. Tenía mogollón de planes de futuro, estaba en plena gira... Creo que era un grandísimo compositor, sobre todo de letras, con una voz seductora, de las que a mí me gustan, de las que dicen cosas. Son compañeros de un viaje que solo ellos y yo entendemos Con estas palabras se refería Manolo Tena, en una entrevista a Efe, a Antonio Flores (1961- 1995) Enrique Urquijo (1960- 1999) y Antonio Vega (1959- 2007) Todos ellos eran amigos, y todos ellos cayeron en el infierno de las drogas. En ellos se hicieron realidad los versos de Allen Ginsberg en Aullidos He visto las mejores mentes de mi generación destruidas por la locura, histéricos famélicos muertos de hambre arrastrándose por las calles, negros al amanecer buscando una dosis furiosa El autor de Sangre española era, sin embargo, el superviviente. Hace unos años a nadie le hubiera sorprendido que también sucumbiera al pinchazo fatal. Vivía, al igual que el resto, en un constante tira y afloja con la muerte. Había burlado su destino y la vida le ofrecía ahora una segunda oportunidad, tras exorcizar sus fantasmas en el documental Un extraño en el paraíso (2015) Yo era el poeta y el fantoche, el filósofo y el perro loco. El mismo tío que podía hacer soñar, y el que fastidiaba la noche. Algo así como la mala noticia en una fiesta de cumpleaños. Haciéndole trampas a la muerte. A quien arruiné completamente la vida fue a mí mismo decía. La heroína privó al pop español de algunos de sus mejores representantes, y a Manolo Tena le nubló la inspiración en su mejor momento. Joaquín Sabina le dedicó una canción en Física y química (1992) Conductores suicidas cuya letra podía aplicarse a cualquiera de los músicos aquí citados: No voy a negarte que has marcado estilo que has patentado un modo de andar sin despeinarte por el agudísimo filo de la navaja de esta espídica ciudad. Salías a hacer turismo al borde del abismo pero creo que de un tiempo a esta parte te has deslizado al lado marrón Buscando en la basura un gramo de locura Antonio Vega Enrique Urquijo (junto a estas líneas) y Antonio Flores (derecha)