Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 INTERNACIONAL DOMINGO, 3 DE ABRIL DE 2016 abc. es internacional ABC Miles de musulmanes atienden a las oraciones del viernes en la explanada conocida por los musulmanes como Noble Santuario en la Meca EFE La superpotencia petrolera se siente a salvo de yihadistas de Daesh y de refugiados por su férreo control interno Arabia Saudí: la mano que mece la cuna del radicalismo SERAFÍN FANJUL a muerte de Abd en- Naser en setiembre de 1970 (con la consiguiente liquidación progresiva de los regímenes socialistas en Oriente Próximo) la dramática subida del precio del crudo desde el 73, junto a la explosión demográfica en toda la región y a un factor al que nunca renunciarán, en buena lógica, los saudíes (ser custodios y garantes de los Santos Lugares del islam) son todos elementos que facilitaron la irrupción de Arabia Saudí en el teatro del Oriente Próximo, disputando la influencia, la hegemonía o el dominio directo a potencias exteriores como la URSS de entonces o los Estados Unidos, y a otras de la misma área: Israel por un lado; Egipto, Siria e Irak por el bando árabe, siempre en fragmentación voluntaria; e Irán, en la otra orilla del Golfo. Otros países, menores en tamaño, han basculado desde entonces en la zona de influjo y dependencia de los estados mencionados, a veces en difíciles equilibrios y piruetas por mantener, a la fuerza, L dobles o triples enfeudamientos, como es el caso de Jordania. Todo ese panorama ha exigido complicados juegos de alianzas e intereses cambiantes en los que alguno de los actores ha caído por intervención externa (casos de Irak, o ahora de Siria) o por consunción económica (caso de Egipto: el principal país árabe, siempre postrado por la pobreza) Pero Israel, por su evidente fortaleza que aquí no comentaremos, e Irán, han resistido a los embates de la penetración saudí por pasos y a los despliegues de revueltas populares azuzadas desde fuera y fundadas en razones objetivas internas (subdesarrollo, falta de libertad, carencia de horizontes para los jóvenes, etc. El último de esos motines tan antiguos como la misma existencia del islam se conoce como Primavera Árabe y sólo constituyó un fiasco más, aunque bien aireado por los medios occidentales. Blindaje ideológico Nada de eso afectó a la monolítica dictadura saudí, una gran empresa familiar que se vale, desde los años treinta, de su control sobre La Meca y Medina, lo que implica dominio o condicionamiento al menos de las tervenir en directo) Pero esto sólo no bastaría para detener el terrorismo, alguna de cuyas facciones, esporádicamente, perpetra algún atentado en Arabia Saudí, por lo general de autoría confusa y de esclarecimiento más confuso aún. Pero este tipo de acciones, que suelen buscar la gran publicidad que ofrece la Peregrinación, viene más del lado de los chiíes, perseguidos sin piedad en el país. El último hito es la ejecución el 2 de enero pasado de 47 personas, con el líder religioso chií Nimr an- Nimr a la cabeza. La irrupción de Turquía como poexpectativas espirituales de los 1.300 tencia regional también suní, como millones de musulmanes del planeta. Arabia ha venido a complicar más si El férreo control político y policial, sin cabe el forcejeo de tensiones, pues si asomo de apertura de ninguna clase, a ambas interesa desestabilizar a Sino habría bastado para conservar al ria (de predominio chií, de ahí su alianreino saudí al margen de los movimien- za con Irán) y dejar al Irak desmemtos de masas, acicateados hoy en día brado e inválido por eso permiten la por medios técnicos inimasubsistencia del Estado ginables hace sólo una geIslámico la consolidaEn la raíz neración. Pero el hecho de autoLos extremistas ción indefinida del no les proteger y estar protegido titulado Califato ya musulmanes por el islam ha blindado la conviene tanto, por consestán perpetuación del régimen; tituir un contrapoder suní financiados de que rivaliza con ellas en el islam real y con peso demodo directo o la defensa de una sociecisorio, no las ficciones moindirecto por deradas inventadas por podad y unas concepciones saudíes líticos y periodistas occireligiosas ultrarreacciodentales. La confluencia narias. La brutalidad de entre delito y pecado vuelve al trans- la represión en Arabia Saudí, que es gresor no meramente enemigo políti- bien conocida en el imaginario colecco, sino réprobo y hereje a quien se tivo de todo el Oriente Próximo, impuede exterminar impunemente. posibilita la decisión de ningún refuTambién es cierto que los movimien- giado sirio (pregunta retórica que, a tos extremistas musulmanes, que ope- veces, se formula en Europa) de acuran desde el África subsahariana has- dir a albergarse en Arabia. No son los ta Filipinas, están financiados, por vías inmensos y agrestes desiertos los que directas o indirectas, por saudíes (des- protegen al país saudí de la ola de de luego, los Hermanos Musulmanes, exiliados, es la certeza de lo que van a Hamas, Al Qaida, Al Nusra o el Esta- encontrar al final del camino. do Islámico; por supuesto con el conoSERAFÍN FANJUL ES MIEMBRO DE LA cimiento de Estados Unidos, que ya REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA ha probado los inconvenientes de in-