Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES, 4 DE MARZO DE 2016 abc. es espana madrid MADRID 89 toria que contar. Se trata de una idea pionera en España, así que para intercambiar métodos de trabajo y compartir proyectos de futuro se recurre al apoyo y la complicidad que le dan los colectivos de otros países de Europa como Reino Unido o Irlanda. Lugares en los que este tipo de proyectos son más comunes y muchas de las asociaciones dedicadas a unir arte y discapacidad tienen más de 20 años. Según comenta Luis Sáez, el director artístico de Debajo del sombrero el apoyo que se les da en España no es aún todo el que se necesita. Artístico y social Sáez es licenciado en Bellas Artes y cuando era estudiante jamás habría imaginado que formaría parte de un proyecto que mezclaría lo artístico y lo social. Antes no sabía ni donde tenía la mano izquierda comenta riendo el director artístico. Sin embargo, a lo largo de su vida fue conociendo casos de síndrome de Down que le tocaron de cerca y cambiaron su visión. Además, su anterior experiencia como profesor de Educación Plástica y Visual en un instituto le hizo darse cuenta de algo más: Los alumnos se esforzaban poco y tenían prejuicios, para ellos la que yo impartía era una asignatura maría Pero en Debajo del sombrero los discapacitados no tienen ideas preconcebidas, están fuera de la cultura, BELÉN DÍAZ nal que se sale de los límites de la cultura oficial. La asociación, en sus más de nueve años de vida, ha ido creciendo poco a poco, según Barrera, a un ritmo natural Al principio, solo 17 artistas formaban parte de ella y se hacía un ta- ller a la semana. Ahora, dispone de casi cincuenta miembros y cinco talleres semanales. El aumento de aspirantes ha hecho que se hayan impuesto unos criterios de selección que al principio no existían. Es imprescindible que los artistas tengan un lenguaje, una his- lo que les hace traspasar las fronteras que nosotros mismos nos imponemos y crear obras sinceras que muestran el instante, el momento relata Sáez. El director artístico se encarga de organizar los talleres y de seguir de cerca la dirección que va tomando cada uno de los miembros del colectivo. Pero son muchos más los que colaboran mano a mano con él. Es el caso de Charo Moronta, una dibujante y diseñadora gráfica que lleva seis años trabajando para este colectivo y a la que la forma de desenvolverse y de expresarse de los artistas con discapacidad la fascinó. Lo mismo le ocurrió a Gema Calleja, artista y diseñadora de interiores. Ella lleva cinco años formando parte de la asociación, cuando comenzó las prácticas de su máster en Arteterapia. Desde entonces, no ha podido desvincularse del colectivo: Me enganchó, hay algo mágico en todo esto afirma la artista. Además, el número de colaboradores se incrementa poco a poco. La mayoría son estudiantes de Bellas Artes pero eso no significa que no haya cabida para otros perfiles, mucho más variados. Al fin y al cabo, lo que se pretende es que las personas con discapacidad se expresen y den rienda suelta a su creatividad, que, tal y como hizo Judith, se conviertan en verdaderos y, por qué no, aclamados artistas.