Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 INTERNACIONAL MONNET CO. VIERNES, 4 DE MARZO DE 2016 abc. es internacional ABC JOSÉ M. DE AREILZA Romney alerta del riesgo de que EE. UU. se suicide con Trump Duro alegato del nominado republicano en 2012, quien tacha al magnate de fraude MANUEL ERICE CORRESPONSAL EN WASHINGTON EL GRITO REPUBLICANO Romney pide elegir a cualquiera menos a Trump para salvar el ideario republicano de la ausencia total de principios ualquier cosa menos él! El último grito en el campo republicano no parece un brillante banderín que enganche a los compromisarios aún renuentes ante el fenómeno viral de Donald Trump. Lo acaba de exclamar Mitt Romney, que intentó llegar a la Presidencia en 2012. Ha advertido a su partido que la cada vez más cercana nominación de Trump garantiza la victoria de Hillary Clinton. Sin dar rodeos, denuncia a este millonario admirador de Vladímir Putin como un peligro para la seguridad y la economía del país y un fraude que toma el pelo a sus votantes (un bluff, que diría Rajoy) Sus promesas valen tanto como un título de la Universidad Trump uno de sus negocios más turbios y que peor acabaron. Romney fue destrozado por sus rivales republicanos hace cuatro años y no pudo medirse con Obama con sus propias ideas, pero era un candidato elegible, moderado y capaz de negociar con pragmatismo. Ahora cita el famoso alegato de Ronald Reagan en 1964, Tiempo de elegir con el que el actor exdemócrata pidió el voto para Barry Goldwater, partidario de un gobierno menos intervencionista que el de Lyndon Johnson. La campaña de Goldwater modernizó al partido republicano y le permitió formular un programa capaz de unir a libertarios y a conservadores clásicos, que con el tiempo acabaría dando la victoria al propio Reagan. Romney pide ahora elegir a cualquiera menos a Trump Ted Cruz, Marco Rubio o John Kasich para salvar el ideario republicano de la ausencia total de principios. El corredor solitario e independiente de los partidos ha sido siempre una alternativa abierta en la carrera presidencial, no digamos el candidato anti- establishment. Lo nuevo es que Trump ha unido las dos naturalezas en la misma persona, y sigue adelante. Gane o pierda la nominación, Trump ha venido para quedarse. Su campaña presidencial anticipa tendencias en las democracias de esta otra orilla, en aplicaciones tan insospechadas como Podemos y su populismo admirativo del yes we can obamita. ¡C Cómo frenar a Donald Trump. Que el debate se haya instalado en el mundo republicano no significa que haya convicción para actuar conjuntamente. En ese conglomerado que llamamos establishment se está imponiendo el conformismo. Aunque la mayoría contemple al millonario como un outsider que amenaza las esencias del partido de Abraham Lincoln y Ronald Reagan, la falta de tiempo y de un solo candidato alternativo que haga viable su derrota hace estragos. Para romper la inercia fatalista, el nominado republicano en 2012, Mitt Romney, irrumpió ayer en escena con un demoledor discurso en el que tachó a Trump de estafa y fraude En la primera gran declaración pública de un miembro del establishment, con la solemnidad de quien cree profundamente que su nominación sería un riesgo para Estados Unidos, Romney echó mano de esta cita de John Adams, segundo presidente del país y filósofo: Recuerden, la democracia nunca dura mucho. Pronto se gasta, se agota, y se asesina a sí misma. Nunca hubo una democracia que no cometiera suicidio Todo un aviso a navegantes. El exgobernador de Massachusetts lanzó el duro alegato contra Trump en la Universidad de Utah, el estado de su segunda residencia, donde apeló a votar a otras opciones que no sean la del magnate, de quien relató, una tras otra, las contradicciones que le convierten, a su entender, en un candidato deshonesto y nada fiable El que fuera rival de Obama en la última elección presidencial, que paradójicamente obtuvo el respaldo de Trump durante aquella carrera republicana, no se decantó ayer por ninguno de los demás aspirantes, pero sí llamó expresamente a respaldar a cualquiera de ellos: Las propuestas serias en esta campaña provienen de Ted Cruz, Marco Rubio y John Kasich; uno de ellos debería ser nuestro nominado Romney, en Utah, donde aseguró que Trump es un fraude AFP Peligra la democracia Recuerden, la democracia nunca dura mucho. Pronto se gasta, se agota, y se asesina a sí misma Admirador de Putin No puede ser presidente de EE. UU. alguien que admira a Putin y llama mentiroso a George W. Bush Candidato alternativo Las propuestas serias vienen de Cruz, Rubio y Kasich; uno de ellos debería ser nuestro nominado ge W. Bush Casualmente, Romney recibió el apoyo de Trump durante su campaña de primarias de 2012, en la que lograría finalmente convertirse en el nominado republicano. Cuatro años después, su intervención fue un meticuloso repaso del comportamiento de Trump, al final del cual se preguntó qué pensaríamos si al- guno de nuestros hijos actuara así Y aludió a su misoginia su chulería y su vulgaridad para concluir poniendo en contraste al showman con el alto nivel político y humano de los que han sido presidentes de Estados Unidos Cuando se refirió a las propuestas del magnate, Mitt Romney intentó desmontar su credibilidad recordando el escándalo de la Trump University, las sucesivas bancarrotas en las que ha estado inmerso y sus todavía desconocidas declaraciones fiscales, que, al igual que hizo hace unos días por Twitter, volvió a calificar de bomba Un palo tieso Trump salió ayer al paso de la intervención de Romney en Twitter, incluso antes de que hubiera tenido lugar, y se refirió a él como un palo tieso que no hizo lo que tenía que haber hecho en 2012, que es ganar con facilidad a Obama El único precedente crítico de peso corrió a cargo del portavoz- presidente del Congreso, Paul Ryan, quien hace unos días desmarcó a su partido del radicalismo después de que Trump se negara a condenar al Ku Klux Klan. Ayer mismo, preguntado por la amenaza del magnate de que pagaría un alto precio si no se entiende con él, Ryan aseguró que se rió a carcajadas cuando le escuchó. Perderá las elecciones No dejó un cabo suelto Romney en su intento de detener lo que muchos republicanos consideran ya inevitable. Además de recordar que las encuestas ya anuncian que perdería contra Hillary Clinton en la elección presidencial proclamó que no puede llegar a presidente quien admira a Vladímir Putin y llama mentiroso a Geor-