Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 INTERNACIONAL VIERNES, 4 DE MARZO DE 2016 abc. es internacional ABC El presidente francés, François Hollande, y el premier británico, David Cameron, a su llegada a la cumbre que mantuvieron ayer en Amiens París avisa de que no contendrá a los refugiados si Londres sale de la UE El Gobierno de Hollande se desentenderá del control del Canal de la Mancha en caso de que gane el no a Europa en el referéndum JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL EN PARÍS Tsipras quiere sanciones para los países insolidarios Grecia está determinada a pedir sanciones para los socios de la UE que no estén dispuestos a compartir las cargas derivadas de la crisis de los refugiados y considera una provocación el rechazo de muchos países a acoger a los que huyen de las guerras. Esperamos que se reconozca que Grecia no puede asumir sola la carga (de los refugiados) El Tratado de Lisboa contempla el reparto solidario de las cargas. Nosotros cumplimos nuestros compromisos y esperamos sanciones para los que no lo hacen dijo Tsipras durante una rueda de prensa. Según Tsipras, Grecia ya ha asumido una carga superior a la posible, lo que no ha impedido que sea fiel a los principios arraigados en su cultura, informa Efe. E l Brexit podría tener consecuencias no deseadas para la seguridad fronteriza del Reino Unido. Si los británicos decidiesen abandonar la UE, tras el referéndum del próximo junio, Francia dejaría en libertad a los refugiados que se encontrasen en su territorio y que desearan intentar llegar a las costas británicas por sus propios medios. Esta fue la advertencia que lanzó ayer Emmanuel Macron, ministro francés de Economía, en una entrevista al diario Financial Times Expresado crudamente: si Londres deja la Unión, Francia se desentenderá del control de la frontera británica en el Canal de la Mancha. Focos de extranjeros indocumentados como el de Calais, donde las fuerzas de seguridad francesa cooperan estrechamente con las británicas, podrían convertirse en un puerto franco para la inmigración ilegal con destino a las islas. Las palabras de Macron llegaron el mismo día en el que los líderes francés, François Hollande, y británico, David Cameron, se encontraban en una cumbre bilateral en Amiens. El problema de los refugiados y la gestión de la seguridad a ambos lados del Eurotúnel fue uno de los pívotes de su reunión. Y Hollande, aunque no llevó la amenaza tan lejos como su ministro, reforzó su mensaje vaticinando que el Brexit tendría consecuencias en el acceso al mercado único, en el sistema financiero, el desarrollo económico o la circulación de las personas y también en la gestión de los flujos migratorios Cameron prometió elevar a 80 millones de euros las ayudas del Reino Unido a Francia para contribuir a financiar la labor policial y social que ahora asume París en virtud del acuerdo de cooperación suscrito entre ambas capitales en 2003. La Comisión Europea ofreció a París y Londres entre 200 y 300 millones el año pasado, con el fin de aliviar el coste de este desafío conjunto. Hollande no pretende una revisión de los acuerdos, pero sí un compromiso más enérgico de Cameron. Por eso, ayer le reclamó un incremento sustancial de la aportación británica a cambio de su compromiso de seguir ocupándose de la gestión del problema de Calais, donde el desmantelamiento de los campamentos de refugiados continuó ayer en medio de nuevos incidentes. El plan inicial de ambas cancillerías era dedicar la cumbre a la celebración del ajado recuerdo de la gloria militar compartida durante la Primera Guerra Mundial. El cementerio franco- británico de Pozières, donde reposan los restos de centenares de miles de víctimas de la legendaria batalla del Somme, del año 1916, en la que murieron 400.000 soldados ingleses y 200.000 franceses, era el enclave elegido para escenificar la unidad de ambas naciones europeas. Pero el drama de los refugiados y la incertidumbre