Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 ENFOQUE VIERNES, 4 DE MARZO DE 2016 abc. es ABC Un refugiado observa los restos, algunos en llamas, de La Jungla de Calais Europa, dividida por el éxodo migratorio AFP Control en el canal de La Mancha Francia marca el camino de Europa a Reino Unido Con la boca cosida, un grupo de inmigrantes desalojados del campamento de Calais protestó ayer por el desmantelamiento de La Jungla ¿Dónde está vuestra democracia? ¿Dónde está nuestra libertad? se podía leer en una de sus pancartas, reproches que no pudieron leer François Hollande y David Cameron, reunidos a 160 kilómetros de la ciudad costera en la que los refugiados se instalaron hace meses para intentar dar el salto al Reino Unido. En el cementerio de Pozières, cerca de Amiens, el presidente galo y el primer ministro británico hablaron de emigración y se prometieron ayuda mutua, pero en un clima de notable desconfianza. La posible salida de Gran Bretaña de la UE podría cambiar las cosas en la frontera de Calais. Lo sugirió el ministro francés de Economía que Francia dejaría de controlar a los inmigrantes y les permitiría cruzar el canal de La Mancha y lo dejó caer ayer Hollande. El Brexit también tendría consecuencias en la gestión de los flujos migratorios dijo el presidente francés, sin dar más detalles. En vísperas de la cumbre comunitaria de este lunes, centrada en la crisis de los refugiados, los líderes continentales mueven ficha y lanzan cargas de profundidad. Desde Grecia, Alexis Tsipras pide auxilio, y también sanciones para los socios insolidarios. Desde Bruselas, Donald Tusk clama contra los emigrantes económicos y advierte a los refugiados de que la barra libre a través de las fronteras internas de la UE ha terminado para ellos. En el mejor de los casos, no pasarán de Grecia. INTERNACIONAL