Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
JUEVES 25.2.2016 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena, 7, 28027 Madrid. Diario ABC, S. L. Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta publicación, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa. Número 36.582 D. L. I: M- 13- 58 Apartado de Correos 43, Madrid. Publicidad 902 334 556 Suscripciones 901 334 554 Atención al cliente 902 334 555. EL PULSO DEL PLANETA VISTO Y NO VISTO Salvado por el ajedrez Fahim huyó de Bangladesh a París con ocho años, de la mano de su padre. Justo cuando los iban a deportar, se proclamó campeón de Francia IGNACIO RUIZ- QUINTANO INSATISFECHOS Peor que el cabreao es el insatisfecho. España debe al español insatisfecho sus comedias de calzoncillos blancos y sus diputados de Podemos S Fahim, en un hotel de Madrid, presenta el libro que han escrito sobre su vida. El rey de Bengala FEDERICO MARÍN BELLÓN ÁNGEL DE ANTONIO iete años en Francia han suavizado su mirada. Cuando saltó a la fama, Fahim tenía otros ojos. Estaba a punto de ser deportado, una vez consumidos plazos y recursos, cuando se le ocurrió ganar el campeonato nacional de ajedrez sub 12. Jaque mate al borde de la caída de bandera expresión del argot que se usa cuando un jugador agota su tiempo, que ahora adquiere renovadas lecturas. A François Fillon, entonces primer ministro, le preguntaron a bocajarro por la expulsión del campeón, por su vida clandestina en Créteil, por las negativas del Estado a impedir que su padre durmiera en la calle... y al político no le quedó más remedio que examinar el caso. Naturellement, readmitieron a la pareja de refugiados. Un infierno burocrático de meses se resolvió en horas. Toda la historia se cuenta en S el libro El rey de Bengala editado giados, pero aboga por que ambos lapor Grijalbo, en el que la periodista dos hagan esfuerzos La persona que Sophie Le Callennec pone voz a las re- sale es la que más sufre, pero los paíflexiones del muchacho y de su entre- ses tampoco pueden acoger tantos innador, Xavier Parmentier, el ángel de migrantes, aunque quizá podrían ayula guarda que se convirtió en su segun- dar más. Otro problema es que la vida do padre en Francia y le enseñó tan- no suele mejorar cuando cambias de tas cosas, también de la vida país, aunque es lo que cuentan todos ¿Se considera un héroe? Eso sería a sus familias para no preocuparlas, un poco falso porque también tuvimos lo que a su vez incita a otros a seguir todos estos problemas por mi culpa el mismo camino dice con modestia. Mi padre estaba Fahim es ahora un chaval de quindentro del mundo de la ce años, despierto y ama Quiero jugar política en Bangladesh ble, tímido pero acostumsiempre, pero explica, y cuando gané brado a lidiar con los melos primeros títulos en dios, con sueños quizá no ser mi país empecé a recimás terrenales que los de profesional, bir amenazas, cartas un adolescente normal porque todos anónimas. Mi padre Quiero jugar toda mi los grandes apostó por la seguridad vida, pero no espero que acaban locos y decidió huir conmisea mi carrera profesiogo La familia quedó nal. Prefiero dedicarme a desgajada, aunque ya están todos en las finanzas. Y si no, hacer publicidad Francia, después de tantos años. De para grandes marcas El ajedrez lo ese aspecto de su vida, el pequeño aje- descarta porque hay que estar entre drecista prefiere no hablar. los diez mejores del mundo para vivir Sin ganas de hacer grandes discur- bien, porque hay que trabajar demasos Fahim no presume de tener una siadas horas y... porque todos los gransolución para el problema de los refu- des ajedrecistas acaban locos Verbolario POR RODRIGO CORTÉS Explicación, m. Relato que uno se cuenta a sí mismo mientras mira a otro. ólo hay una cosa más ridícula que un español cabreao y es un español insatisfecho. Históricamente hablando, el español es un hombre insatisfecho nos dice Pla. Yo tenía un libro de Historia que decía que en la Barcelona de Lerroux la rebeldía respondía a una mezcla de ardores, el anticlerical y el viejo apetito español atormentado... e insatisfecho Por culpa del español insatisfecho las suecas llaman a nuestra necesidad pasión. España debe a ese español sus comedias de calzoncillos blancos y sus diputados de Podemos, que no tienen un voto pobre, como presumen, sino un voto insatisfecho, entre decoradores, galeristas y críticos de arte. J. K. Galbraith escribió un libelo finolis contra los 80 que tituló La cultura de la satisfacción En el pasado los afortunados eran una minoría. Hoy son una mayoría, aunque no de todos, sino de los que realmente votan. Los llamaremos la Mayoría Satisfecha, la Mayoría Electoral Satisfecha o, en una visión más amplia, la Cultura de la Satisfacción. Nada nuevo bajo el sol. Si votan a Carter, son el Pueblo. Si a Reagan, los ricos ¡en mogollón! Si a Obama el presidente más culto de la historia al decir de un Demócrata Hispánico) otra vez el Pueblo. Si a Trump (por cierto, lucero del alba de los 80) otra vez el mogollón de ricachos fascistas. En España, a causa de la envidia, tenemos una Cultura de la Insatisfacción, que vota una lista de partido estatal y luego ha de esperar a que los periódicos hagan una encuesta que le diga qué ha querido votar. La última vez votó, al parecer, contra las Diputaciones y la Ley Hipotecaria, los dos únicos pelos que le quedaban al lobo del Estado español, que se propone hacer una cosa que en teoría corresponde a la Nación, la reforma exprés de la Constitución, que, unida a la reforma telefónica que nos hizo frau Merkel, deja mi libro de Carl en una especie de La ley de Murphy para abogados La democracia imperfecta lo llaman.