Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 INTERNACIONAL JUEVES, 25 DE FEBRERO DE 2016 abc. es internacional ABC MÉXICO El subcomandante Marcos queda libre de cargos al prescribir su caso ABC MÉXICO Morales admite su derrota en el intento de eternizarse en el poder El presidente boliviano atribuye su fracaso a la guerra sucia y las redes sociales BALDWIN MONTERO CORRESPONSAL EN LA PAZ Un juzgado mexicano sobreseyó una causa por motín y terrorismo, entre otros delitos, en favor del subcomandante Marcos, histórico líder del movimiento zapatista, y doce personas más por prescripción de la acción penal, informó ayer el Consejo de la Judicatura Federal (CJF) Según un boletín del organismo judicial, a los trece se les imputaba la comisión de los delitos de sedición, motín, rebelión, terrorismo y conspiración. Además al subcomandante Marcos se le atribuía tenencia de armas de fuego de uso exclusivo del Ejército y provocación y apología de un delito, informa Efe. La decisión judicial está basada en el artículo 101 del Código Penal Federal, que establece que la prescripción es personal y para ella bastará el simple transcurso del tiempo señalado por la ley. La legislación mexicana establece que la acción penal prescribe en un plazo igual al término medio aritmético suma de la condena mínima y máxima dividida entre dos de la pena privativa de la libertad pero en ningún caso menor a tres años. El 9 de febrero de 1995 el Juzgado Primero de Distrito en el sureño estado de Chiapas libró la orden de detención de los mencionados. Por ello, a 12 de febrero de 2016, ha transcurrido el término que establece la ley para que opere la prescripción de la acción penal, esto es, 21 años, explicó la CJF. Revuelta con 300 muertos El 1 de enero de 1994 el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) se alzó en armas en el estado de Chiapas, fronterizo con Guatemala, para luchar contra la marginación de las comunidades indígenas de esa región. Los combates se saldaron con unos 300 muertos, hasta el alto el fuego unilateral decretado el 12 de enero de ese año por el entonces presidente mexicano, Carlos Salinas. Ello dio inicio a un proceso de paz que condujo a la firma en 1996 de los acuerdos de San Andrés Larráinzar, que sirvieron de base para redactar una reforma constitucional que el presidente Zedillo (19942000) rechazó tras advertir del peligro de una fragmentación del país. En 2001, ya con Vicente Fox (20002006) en el poder, se aprobó una ley de derechos y cultura indígena. Aunque los acuerdos de San Andrés nunca se concretaron y las condiciones de marginación siguen existiendo, los zapatistas gobiernan con un alto grado de autonomía en unos 50 municipios de Chiapas. Tres días después del referéndum en el que los bolivianos rechazaron que Evo Morales se presente por cuarta vez consecutiva a las elecciones presidenciales, el jefe del Estado admitió ayer su derrota, pero advirtió de que la batalla no ha terminado. Hemos perdido una batalla, pero no la guerra declaró al menos en tres ocasiones durante una rueda de prensa que ofreció en el Palacio de Gobierno, en La Paz, para referirse a los resultados que le negaron la posibilidad de ampliar su mandato hasta 2025. El Tribunal Supremo Electoral (TSE) anunció la victoria del no con el 51,31 de respaldo, una vez escrutado el 99,72 de los votos. Los votos restantes corresponden a las elecciones que se celebrarán el próximo 6 de marzo en una treintena de colegios que no abrieron el pasado domingo, cuyo resultado, sin embargo, no cambiará este escenario. El sí obtuvo el 48,7 de apoyo y fue utilizado por Morales para realizar la lectura política que ahora difunde el oficialismo tras su derrota en las urnas: el domingo hubo un empate técnico que al final fortaleció el voto duro del oficialismo. El voto duro duro del MAS (Movimiento Al Socialismo) ahora es prácticamente el 50 interpretó el presidente. Poco después, a 122 kilómetros de La Paz, en la población de Jesús de Machaca, el vicepresidente Álvaro García Linera reiteró la evaluación de Morales: Hemos perdido una batalla, no la guerra. Si hemos perdido una batalla, habrá otras batallas para ganar... Hemos tenido un pequeño traspié, nos hemos doblado el tobillo, nos hemos detenido un poco, pero vamos a recuperar fuerzas y vamos a seguir corriendo para otras victorias declaró García Linera. Evo Morales, durante un acto con indígenas en Sica Sica (Bolivia) EFE El chasco 51,3 en contra 48,7 a favor EN EL PODER DESDE 2006 Es el porcentaje de votos que se opusieron a la reforma con la que Evo Morales aspiraba a una nueva reelección Eludió el compromiso En la rueda de prensa que ofreció Morales, un periodista le consultó si para evitar susceptibilidades se podría comprometer públicamente a dejar el mando del país a finales de 2019. Morales respondió tajante: Respetamos los resultados del referéndum Antes había afirmado que no era el momento para hablar de su sucesor porque había mucho tiempo para eso y redujo la tensión de la conferencia de prensa con una frase que durante los días de campaña circuló en las redes sociales: Los que votaron sí le dijeron sí Es el porcentaje de votos favorables a que el primer presidente indígena de Bolivia optara a un nuevo mandato Morales asumió la presidencia en enero de 2006 prometiendo nacionalizaciones y el aumento del gasto social EN EL PODER HASTA 2020 Ante estos resultados, no podrá presentarse a los comicios de 2019 y seguir hasta 2025 a Evo y los que no dijeron no te vayas Evo Justamente fue a las redes sociales a las que Morales atribuyó el resultado final del referéndum. Dijo que allí se concentró la guerra sucia de la oposición y reiteró su deseo de aplicar algún mecanismo de regulación. Tres semanas antes del referéndum, las redes sociales en Bolivia se convirtieron en campo de batalla electoral y los impulsores del no aprovecharon al los dos principales golpes que recibió el binomio Morales- Linera: las acusaciones de tráfico de influencias contra el presidente y su expareja Gabriela Zapata y la revelación de que García Linera no tiene título universitario. La oposición destacó el hecho de que el jefe del Estado reconozca la victoria del no pero lamentó que pese al resultado en las urnas mantenga el tono de enfrentamiento y no promueva un trabajo conjunto para afrontar la crisis internacional. Ataca y polariza en lugar de leer la victoria del no opinó el jefe de Unidad Nacional, Samuel Doria Medina, para luego lanzar una petición a Morales: Defina un plan anticrisis ya