Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 INTERNACIONAL JUEVES, 25 DE FEBRERO DE 2016 abc. es internacional ABC Trump barre en Nevada y sume a las filas republicanas en el desconcierto Rubio se reivindica como alternativa al ser segundo y el más votado por los indecisos MANUEL ERICE CORRESPONSAL EN WASHINGTON L os hechos son incontestables. Donald Trump arrasó en Nevada, el cuarto estado en disputa, como no lo había hecho anteriormente. Rozar el 46 del voto y aventajar en 22 puntos al segundo deja poco margen a las disquisiciones. Si no fuera porque esta campaña sin precedentes sigue despertando dudas, sus tres victorias consecutivas, con las anteriores de New Hampshire y Carolina del Sur, serían argumento suficiente para concluir que la carrera está casi sentenciada. Nadie con este arranque de primarias ha perdido la nominación. El magnate, crecido, con el único riesgo de morir de éxito, ya anuncia nuevas victorias el Supermartes, que el 1 de marzo hará coincidir en las urnas a doce estados a la vez. No va a ser decisivo, porque el reparto proporcional limita la acumulación de delegados en un solo candidato, pero sí será la primera gran prueba de fuego para confirmar si Trump va lanzado hacia la nominación. Por si fuera poco, el outsider de la campaña por excelencia, el enemigo a batir por el establishment republicano, recibió ayer los dos primeros apoyos de cargos electos del Congreso: los representantes Duncan Hunter (California) y Chris Collins (Nueva York) Indicio de que los trumpistas empiezan a perder el miedo a desmarcarse de la línea oficial. Cuerpo a cuerpo Entre los rivales se desatan las presiones y los nervios. A Marco Rubio (23,9 segundo en Nevada pero a mucha distancia, se le exige que en el debate de mañana busque el cuerpo a cuerpo con el magnate para romper la inercia. La campaña de Ted Cruz (21,4 con su segundo tercer puesto consecutivo y tras el reciente cese de su director de comunicación, ha entrado en crisis. Ben Carson (5,8 y John Kasich (3,6 con mínimos apoyos, pasaron por Nevada como convidados de piedra. Ayer, las miradas ya no estaban puestas en Donald Trump, sino en Marco Rubio. El hispano sigue creciendo, pero a un ritmo tan lento como insuficiente. Los crecientes apoyos de cargos electos, la extensión del establishment, le convierten en la úni- Donald Trump sale de una tienda de lujo de uno de sus hoteles en Las Vegas AFP ca alternativa posible al millonario. Pero el corrimiento del voto es poco apreciable. Entre los miembros del partido crece la convicción de que sólo una unión entre candidatos que termine con la dispersión de fuerzas puede frenar a Trump. Si hace unos días el que fue también aspirante a la nominación Lindsay Graham, apoyo de Jeb Bush hasta su retirada, reclamaba un ticket entre Rubio y John Kasich, ayer fue más explícita aún la gobernadora de Carolina del Sur. Nikki Ha- Ted Cruz, en crisis El segundo tercer puesto consecutivo de Cruz y el cese de un asesor ponen en peligro su campaña ley, respaldo de Rubio y considerada hoy uno de los grandes valores de futuro del Partido Republicano, reclamó a Kasich su retirada en favor de Rubio. A lo que el también gobernador (de Ohio) replicó con un escueto pero contundente olvídalo Preguntado ayer por un giro en su estrategia, Rubio se mantuvo en sus trece: Un proyecto que ofrece una visión de América en positivo y el único que puede unir a los republicanos Frente al nerviosismo de buena parte del establishment ante la revolución que supondría la nominación de Trump (y no digamos nada si llega a la presidencia de Estados Unidos) el senador por Florida se limita a asegurar que queda mucha carrera. Pero si miramos las encuestas, el magna-