Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 ESPAÑA XI Legislatura Las negociaciones Pedro Sánchez y Albert Rivera durante la firma del acuerdo JUEVES, 25 DE FEBRERO DE 2016 abc. es espana ABC MANUEL MARÍN LA MUTACIÓN DE RIVERA n cierto modo, Albert Rivera ha perdido su virginidad política. Los escarceos con PSOE y PP tras las elecciones autonómicas fueron solo probaturas en tubo de ensayo. Tras las generales, avanzó que no apoyaría la investidura de Rajoy o de Sánchez, y manejó los tiempos con confusión especulando siempre con una abstención de última hora a conveniencia de parte. Ahora, pese a todo, no se abstendrá. Legítimamente, votará sí a Pedro Sánchez. Y pese a que también dejó claro que nunca formaría parte de un gobierno que él no presidiese, ahora palabras al viento no lo descartaría si hubiese un resquicio que, de momento, ni el PP ni Podemos le van a abrir. Hasta ahora, todo en Ciudadanos ha sido un alambique de retórica indeterminada. Un proyecto político con puertas y ventanas siempre abiertas para disponer de excusas o de algún punto de fuga secreto por el que escapar sin que nadie le pudiese afear sus contradicciones o su indefinición. Ahora Rivera ha mutado. Su pacto con Pedro Sánchez será previsiblemente estéril a efectos matemáticos. Pero ambos han decidido funcionar como mecanismos complementarios de autodefensa para sostenerse mutuamente en busca de una nueva oportunidad electoral con la que salir reforzados. PSOE y Ciudadanos no van a arrastrar al PP. Y difícilmente podrán con Podemos porque los ataques de cuernos se guían por la irracionalidad. Rivera ha conseguido sacar de plano a Iglesias y, de un golpe, ha desenfocado su figura como vicepresidente de un gobierno del miedo Pero asume más riesgos que Sánchez, quien puede salir reforzado con un perfil de apariencia institucional, o como garante de una socialdemocracia pragmática alejada de las excentricidades del populismo radical. A Rivera en cambio la apuesta puede penalizarle. La mayoría de sus tres millones y medio de votos proviene del PP y no es fácil que una parte de ese electorado vea con buenos ojos cómo está dispuesto a entregárselos al PSOE, aunque fracase en el intento. Es una declaración de intenciones que entraña su peligro. Quienes anhelan en el PP una coalición con Ciudadanos el 26- J para sumar 170 escaños han recibido un portazo, y Rivera se condena, salvo extrañas carambolas hoy inimaginables, a ser de nuevo la cuarta fuerza. De facto, Rivera vincula su destino al del PSOE haciendo girar a la nueva derecha hacia un socialismo mutante Arriesgado. E JAIME GARCÍA Sánchez cede ante Rivera en el campo económico y territorial El pacto no modifica los tipos de IVA e IRPF de la última reforma del Partido Popular VÍCTOR RUIZ DE ALMIRÓN MADRID Oposición al referéndum Línea roja de Ciudadanos El pacto alcanzado entre el PSOE y Ciudadanos ha sido perfectamente cocinado para evitar declarar un ganador aunque cada uno trata de destacar los puntos más favorables a sus postulados. En Ciudadanos mostraban ayer mucha satisfacción porque el acuerdo incluye el espíritu de sus reformas en materia laboral y sobre el modelo productivo. JA Era la única condición que Ciudadanos planteaba para sentarse a negociar. El documento recoge que el próximo Gobierno se opondrá a todo intento de convocar un referéndum con el objetivo de impulsar la autodeterminación de cualquier territorio de España La sala constitucional acogió el acto conjunto entre PSOE y Ciudadanos No cambiar IRPF e IVA, salvo el cultural Estudia un impuesto a los ricos Armonización fiscal Sucesiones, donaciones y patrimonio Contratos Reducción a tres modalidades Se establecerán unas horquillas de bases y tipos mínimos y máximos para el conjunto del país. El objetivo es terminar con la competencia fiscal de las autonomías con esos dos impuestos. Aunque no se especifican esos parámetros, se asegura que la clase media quedará exenta de ambos gravámenes. Programa social 7.000 millones de coste PSOE y Ciudadanos ceden en sus pretensiones para incorporar sus dos medidas estrella. Aunque los dos tendrán que ver reducida su cuantía respecto a la propuesta de cada partido. Ciudadanos cede en la financiación de su complemento salarial, que presupuestó en 7.000 millones de euros, para compartir ese recurso con el ingreso mínimo vital y el plan contra la pobreza infantil que defendía el PSOE. El contrato indefinido se mantiene igual que en la legislación laboral actual. En el contrato temporal, el despido procedente tendrá una indemnización de 12 y 16 días para el primer y segundo año. Actualmente es de 12 para todos los años. Mientras que en el despido improcedente, ahora es de 33 días. En la propuesta de PSOE y Ciudadanos se alcanza ese nivel en el tercer año, después de que en el primero se indemnice con 20 días y en el segundo a 33, después de que el PSOE anunciase una modificación al final del día. Lo que ambas formaciones destacaron del acuerdo es que ese contrato tendrá más incentivos para convertirse en indefinido. Para ello se establece un mecanismo de beneficios sobre las cotizaciones sociales a las empresas que conviertan el contrato en indefinido, mientras que subirían las cotizaciones sociales a las que abusen de la contratación temporal. Ciudadanos quería bajar el IRPF y dejar dos tipos de IVA. El PSOE no especificó su propuesta. Al final el consenso se encuentra en la última rebaja del IRPF aprobada por el PP y en no tocar el IVA, salvo en lo relativo a los productos culturales. Por otro lado, el texto se compromete a estudiar la creación de un impuesto extraordinario sobre las grandes fortunas. Suprimir diputaciones Creen que pueden ahorrar 5.000 millones Fue el gran escollo para alcanzar un pacto por la oposición del PSOE. El acuerdo contempla eliminar las diputaciones, con el objetivo de reducir la Administración pública. Según Ciudadanos, esta medida supondría un ahorro de entre 4.000 y 5.000 millones: Supresión de las diputaciones provinciales de régimen común y creación de Consejos Provinciales de Alcaldes para la atención al funcionamiento y la prestación de servicios de los municipios de menos de 20.000 habitantes de la provincia respectiva