Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
60 CULTURA VIERNES, 12 DE FEBRERO DE 2016 abc. es cultura ABC Nueva biografía del autor del Quijote Cae el mito de un Miguel de Cervantes heroico José Manuel Lucía Megías, presidente de la Asociación de Cervantistas, tumba muchas leyendas creadas en torno al escritor, en La juventud de Miguel de Cervantes Ilustraciones de Ricardo Sánchez para el libro do estuviera el hombre. Desde la primera biografía, en 1738, hasta la última que se ha publicado están supeditadas o imEn ocasiones hay personajes que termi- buidas por esa idea de tener que explinan comiéndose a sus autores. Suce- car al genio como si a cada momento de en el cine pero también en la Litera- tuviera que hacer una genialidad tura, donde no se sabe qué fue antes, si Él no se ha dejado influir por la adel autor o el personaje. En el caso de Mi- miración que despierta el persoguel de Cervantes ni debió ser un hom- naje y ha ido capítulo a capítulo bre de excelsa formación, ni un valien- verificando si lo que nos ha llegate militar, ni tampoco un hédo se ajusta a la realidad. roe perdido en Argel. Así se El primer mito que ha desprende al menos del últitumbado es el del ingenio mo libro de José Manuel Lulego una teoría por la cual cía Megías, que para colmo Cervantes tendría un talenes presidente de la Asociato especial para asumir coción de Cervantistas: No sé nocimientos pese a no recisi alguno me va a dejar de habir una educación excelsa. Lo blar después de esta biograque Lucía Megías defiende, fía atendiendo a las circunstanLa primera parte de La cias de la época, es que Cerjuventud de Cervantes. Una vantes no estudiaba con la La juventud de vida en construcción (Edaf) intención de ser un gran esCervantes de supone una forma novedosa critor. Cuando llega a Made encarar el fenómeno. Sa- José Manuel Lucía. drid en 1566, quiere estudiar Editorial Edaf. bemos de Cervantes lo que él para conseguir un puesto fac 288 páginas. quiso que supiéramos. Pero tible dentro de su nivel so 24 euros la realidad fue mucho menos cioeconómico. ¿Cuál es uno dulce si atendemos al conde los puestos más demantexto histórico. He intendados? Ser secretario de la tado desnudar al mito explicaba Corte. Alguien que maneje la documenayer José Manuel Lucía durante tación de los nobles. Pensaba en cardela presentación del libro. He nales, en la Iglesia, pero también en la querido quitarle capas al mito Corte para descubrir al Cervantes Para apuntalar este argumento, el lireal. Como si fuera un juego bro recuerda alguna de sus primeras de muñecas rusas y en el fon- poesías, que no eran más que un intenJORGE S. CASILLAS MADRID Un soldado bisoño La carrera militar de Cervantes comienza apenas unos meses antes de la batalla de Lepanto, por lo que no tenía derecho a una posición preferente en el combate. Los soldados bisoños empezaban armados con la pica, como muestra la ilustración La redención del cautivo Tratado de Redempción de Cautivos de Fran Jerónimo Gracián (1609) to por conseguir la atención de la Corte. En este apartado brilla especialmente una elegía que el escritor hizo al cardenal Espinosa, con quien deseaba trabajar: Con esto cese el canto dolorido, magnánimo señor que, por mal diestro, queda tan temeroso y tan corrido cuanto yo quedo, gran señor, por vuestro La segunda imagen que ha llegado a nosotros es la de un Cervantes heroico en la batalla de Lepanto, la de un hombre con fiebre que resolvió casi con una mano atada a la espalda la guerra contra los turcos. Nada que ver. Cuando se produce la batalla de Lepanto él lleva apenas seis meses en el ejército. Era un soldado bisoño y resulta poco creíble que tuviera una posición destacada en el frente. Él mismo creó esa imagen para lograr un ascenso y siglos después O Donnell la recuperó, queriendo convertir al escritor en otra especie de caballero andante. El cautiverio de Argel. En esa obsesión por relacionarse bien, Cervantes hizo de la necesidad virtud y convirtió En cautiverio, imaginando el Quijote Grabado de Manchón a partir del cuadro de Vicente Barneto (Madrid 1875)