Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 7 DE FEBRERO DE 2016 abc. es conocer SOCIEDAD 59 Queja por el intrusismo Hay 30.000 facultativos que prescriben homeopatía sin tener ningún tipo de cualificación homeópata les ha visto ya su médico de cabecera y les han prescrito una terapia que no les ha resultado efectiva Rebate también a los detractores de la homeopatía cuando apuntan que nunca puede ser la primera opción para los pacientes Pueden ser opción B, pero también opción A dice Guillem González. Para refrendar su afirmación pone ejemplos. Para combatir las náuseas causadas por un quimioterápico o tratar el dolor de la artritis puede ser opción A declara. En casos de enfermedad grave, asume que no puede prescindirse de la medicina convencional El gran mal de la homeopatía es, según el experto del COMB, el intrusismo Explica que frente a los cerca de 10.000 facultativos que actualmente prescriben este tipo de terapias en España, hay otros 30.000 que lo hacen sin tener ninguna cualificación. Tienen vía libre para hacer un mal uso de la homeopatía y eso hace un daño irreparable a la especialidad denuncia González. Recuerda que en países como Francia, Gran Bretaña o Alemania, la homeopatía está incluida en la sanidad pública y hay hospitales específicos. Sandra Sabarich, médico de familia y coordinadora del Grupo de Terapias Complementarias de la Sociedad de Médicos de Familia de Cataluña, afirma que la utiliza como un complemento útil cuando no funciona la medicina convencional Tanto defensores como detractores coinciden en que el perfil cultural de los padres es medio- alto Hay personas formadas devotas de la medicina natural que lo hacen como actitud contestaria contra las multinacionales farmacéuticas denuncia Mulet. Forma todo parte de ese pensamiento mágico y acientífico, añade. La homeopatía se sirve de unas 3.000 sustancias de origen vegetal, animal o mineral para tratar patologías que pueden ser leves, graves o crónicas. Julián Rodríguez Contrario a las terapias naturales Mi hijo Mario quiso curar su leucemia solo con medicina alternativa y le costó la vida E. ARMORA BARCELONA A Julián Rodríguez, padre de Mario, fallecido con 21 años como consecuencia de una leucemia, la vida le cambió cuando a su hijo le detectaron la enfermedad. Sin embargo, el momento de mayor angustia en todo el proceso fue, según explica, cuando influido por mi exesposa, devota de la medicina alternativa, Mario renunció a tratarse con medicina convencional Es terrible ver cómo la vida de tu hijo pende de un hilo y él no hace nada para salvarla denuncia Julián en declaraciones a este diario. Su historia arranca el 7 de enero de 2013 cuando un oncólogo del Hospital Arnau de Vilanova de Valencia diagnostica a su hijo Mario, entonces de 20 años, una leucemia. La noticia fue un mazazo terrible, aunque lo peor estaba por llegar explica Rodríguez. Su hijo empezó a tratarse con quimioterapia, aunque alternándola con pastillas na- turales para paliar los efectos del tratamiento. Según afirma, él nunca creyó en los remedios naturales aunque estaba tranquilo porque seguía el tratamiento oncológico Una infección pulmonar muy grave, provocada por la caída de las defensas, obligó a Mario a ingresar dos semanas en el hospital. Cuando recibió el alta le dijo el médico que había remitido la enfermedad afirma el padre. La buena noticia duró poco porque fue entonces cuando, según denuncia, a propuesta de su exmujer, Mario se puso en manos de un experto en lo que se denomina medicina ortomolecular, que consiste en administrar suplementos vitamínicos a los Julián Rodríguez enfermos para superar cualquier enfermedad. Se atrevió a decirle a mi hijo que en tres meses se curaría afirma Julián Rodríguez, quien tras la muerte de su hijo denunció al supuesto facultativo ante los tribunales. Mario, según explica, dejó de recibir quimioterapia y rechazó el trasplante de médula que le había aconsejado su oncólogo. A principios de abril de 2013 reapareció la leucemia y en julio de ese año falleció. Quiso curar su leucemia solo con terapias naturales y lo pagó con su vida dice Julián Rodríguez. A comienzos de 2014 se decidió a poner una denuncia penal contra el supuesto médico por homicidio imprudente. Le obligaron a cambiar el rótulo de su consulta y, en lugar de Medicina Natural y Ortomolecular le hicieron colocar otro de Centro de Terapias Naturales dice el padre. Tras una vista preliminar, el juez dio carpetazo al caso por falta de pruebas determinantes, aunque él ha recurrido a la Audiencia Provincial. No pienso detenerme porque estas terapias están matando a gente y debe ponerse remedio concluye. Maite Cereijo Usuaria de la medicina natural La prefiero antes que abusar del ibuprofeno E. ARMORA BARCELONA Maite Cereijo lleva 20 años utilizando la medicina alternativa y, según afirma, con buenos resultados No obstante, esta barcelonesa de 57 años reconoce que, probablemente, no recurriría a ella como primera opción si ella o alguien de su familia padeciera una enfermedad grave. Todavía no está lo suficientemente regulada y hay mucho intrusismo, lo que hace que tenga reticencias a usarla más afirma en declaraciones a ABC. Según explica, empezó a utilizar este tipo de terapias para solucionar las continuas bronquitis de sus hijas. Eran muy propensas a los constipados y la medicina convencional no me solucionaba esta situación dice Maite. Desde entonces hasta ahora, ha utilizado las terapias alternativas con cierta regularidad. Sin embargo, como usuaria, Mai- te reclama más control sobre las personas que prescriben y administran estos tratamientos. Hay mucho intrusismo en el sector y eso me da miedo denuncia. En su caso, recuerda que el que le indica y supervisa los tratamientos de medicina natural es un facultativo. Me daría miedo acudir a una de estas consultas sin saber si quien está detrás de ella es una persona no facultada para ello indica. Reconoce, no obstante, las ventajas que le ofrecen estas terapias, mucho menos invasivas que los fármacos convencionales. Las prefiero antes de abusar del ibuprofeno remacha.