Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 ECONOMÍA DOMINGO, 7 DE FEBRERO DE 2016 abc. es economia ABC La incertidumbre política puede restar más de un punto del PIB este año Menos crecimiento, más paro, dificultades para obtener financiación y descrédito internacional... España se juega mucho más que un gobi erno MARÍA CUESTA MADRID S uelen definir la economía como la ciencia triste porque se basa en analizar hechos pasados y solo en contadas ocasiones consigue predecir los futuros. Los aludidos se defienden asegurando que la evolución económica de un país no es matemática pura, sino que tiene mucho que ver con el estado de ánimo de los actores que juegan la partida. Y esto es algo que no entiende de fórmulas. La actual situación de España es el perfecto reflejo de la importancia de las emociones en la teoría económica. Todas las variables tangibles están en positivo: el petróleo continúa muy barato (el Brent está en 34 dólares el barril) la política monetaria del Banco Central Europeo (BCE) amable, y Europa se mantiene flexible con los ajustes fiscales. La gran incógnita es cuánto pesará en la ecuación la alta incertidumbre política. ¿Puede dar al traste con la ansiada recuperación que tantos esfuerzos y sacrificios ha exigido a los ciudadanos? gunos ases en la manga. La inercia de la economía gracias a los llamados vientos de cola y a los efectos de las reformas mantendrán buena parte del crecimiento del PIB en la primera mitad de año. Pero las previsiones de crecimiento de un 3,5 en 2016 pueden venirse abajo. Hasta el verano seguiremos creciendo con fuerza, por la inercia. Además, se prevé que el año sea bueno para el turismo y este es un sector ajeno a la política. Los extranjeros vienen por el sol, gobierne quien gobierne. Pero en el segundo semestre del año sí que se notará. En vez de crecer un 3,5 podemos hacerlo un 1,5 con absoluta facilidad asevera José Ramón Pin Arboledas, profesor de IESE. Consumo e inversión Los indicadores que primero dejarán sentir el impacto serán el consumo y la inversión. Por el momento, los ciudadanos han seguido consumiendo sin restricciones y los índices de confianza, a la espera de los resultados de Pérdida de 126.000 empleos Los economistas consultados no ofrecen una respuesta unánime, aunque sí coinciden en que una situación prolongada de interinidad tendría un coste muy elevado para el país. El estudio elaborado por el catedrático de Economía de la Universidad de Pensilvania, Jesús Fernández- Villaverde, y el director adjunto del departamento de Asuntos Monetarios de la Reserva Federal de Estados Unidos, David López, sí que desvela unas concusiones claras: Siendo optimistas la situación política se puede comer en el entorno de 0,4 a 0,7 puntos porcentuales de PIB en los próximos trimestres, generar una subida de la prima de riesgo de la deuda pública de 70 puntos básicos frente al bono alemán a 10 años y llevar a perder algo más de 126.000 empleos En caso de que la situación de incertidumbre se prolongue, los efectos serían consiguientemente mayores aseveran. España juega, no obstante, con al- JOSÉ RAMÓN PIN IESE Hay quien dice que unas nuevas elecciones costarían 850 millones, eso son cacahuetes, nos jugamos mucho más JOSÉ MANUEL AMOR AFI enero, solo han reflejado una ligera desaceleración que los expertos no relacionan con la situación política, sino con el devenir, ligeramente más modesto, de la propia economía. Suerte bien distinta han seguido los negocios. La paralización de la inversiones es una realidad sobre la que no se arrojan dudas. Hay dos tipos de inversiones, las de mantenimiento, que las empresas siguen haciendo impulsadas por la inercia que tiene la economía, y las de nuevo cuño. Es en este segundo modelo donde está notando mucho. Las empresas tienen paralizados los nuevos proyectos, sobre todo los destinados al mercado nacional. Los relacionados con las exportaciones sí que siguen en marcha explica Pin Arboledas. Hay quien dice alarmado que unas nuevas elecciones podrían llegar a costar 850 millones de euros... ¡pero eso son cacahuetes en comparación con lo que nos estamos jugando! El freno a la inversión que está suponiendo todo este tiempo de incertidumbre no es tangible ahora, pero tendrá consecuencias graves dentro de unos meses alerta el profesor. Se trata, en realidad, de un suma y sigue. Varios fondos extranjeros ya habían congelado a mediados del año pasado algunos de sus proyectos más significativos hasta enero con la esperanza, más tarde truncada, de que el resultado de las urnas disipase los nubarrones políticos que ya vaticinaban casi todos los analistas. En verano ya vivíamos una situación de incertidumbre, aunque entonces era difusa y ahora es concreta apunta Javier Díaz, profesor de Economía del IESE. También Cataluña Para José Manuel Amor, socio de Analistas Financieros Internacionales (Afi) encargado de asesorar a los inversores internacionales, la inquietud forma parte de su día a día desde hace meses. Preguntan mucho por Cataluña y por los efectos que tendrían las distintas fórmulas de gobierno. El ma- Lo que más temen los inversores es que se forme un gobierno de izquierda radical FERNÁNDEZ- VILLAVERDE UNIVERSIDAD DE PENSILVANIA Si la incertidumbre se prolonga los efectos serán mucho mayores