Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 INTERNACIONAL MARTES, 2 DE FEBRERO DE 2016 abc. es internacional ABC LOS 10.000 NIÑOS DESAPARECIDOS Italia concentra a la mitad de los menores perdidos Las mafias los utilizan para el narcotráfico, además de explotarlos sexual y laboralmente A. G. F. L D. V. J. P. C. ROMA MADRID ESTAMBUL Es una diáspora de pequeños Ulises con aventuras increíbles. Es el caso de Mohamed Keita: tenía nueve años cuando una bomba destruyó su casa en Costa de Marfil matando a sus padres, mientras el país se desangraba en una guerra civil. Solo, analfabeto, sin tiempo para llorar y enterrar a sus padres, tuvo que escapar tras dedicarles una oración para encomendarlos a Alá. Durante cuatro años, hasta llegar a Sicilia, procedente de Libia, con escala en Malta, pasó un infierno: un viaje terrible de 8.000 kilómetros, cruzando seis países, desiertos, mares, montañas, durante cuatro larguísimos años, con paradas obligatorias para ganar cuatro perras que debía pagar a los traficantes, mientras sufría continuas violencias y abusos. Esta his- toria y la de otros menores como Mohamed que llegaron solos a Italia, la cuenta el periodista y escritor Luca Attanasio en su libro El equipaje publicado la pasada semana. ¿Cuántos Keita hay en Italia? Entre 2013 y 2015 las llegadas de menores inmigrantes no acompañados en este país han aumentado un 100 por ciento, superando la cifra de 15.000. Cuando un menor emigra, por decisión propia o empujado por la familia, lo hace gastando a veces los ahorros familiares. Tienen que pagar entre 3.000 a 4.000 euros y a veces hasta 12.000. Cuando llegan a su destino, tras pasar mil calamidades, sufren además la pesada carga de tener que empezar a trabajar muy pronto para devolver la deuda y el esfuerzo de sus familias. Así, el menor se encuentra siempre a su llegada en una situación extremadamente vulnerable, lo que es aprovechado por organizaciones mafiosas. Su empleo más simple e inmediato está en el tráfico de drogas, gestionado por organizaciones multinacionales. Otros son explotados como mano de obra esclava, sin derechos ni garantías, o caen víctimas de la prostitución. IMAGEN VIRAL EN INTERNET PARA 59.000 REFUGIADOS SIN FAMILIA Un afgano de 5 años se hace una camiseta de Messi de plástico ABC El Gobierno alemán quiere financiar a 25.000 padrinos ROSALÍA SÁNCHEZ BERLÍN El pequeño Murtaza, un niño afgano de 5 años que desde hace días arrasa en las redes sociales tras hacerse virales unas fotos en las que viste una camiseta de Messi hecha con una bolsa de plástico, por fin va a conocer a su ídolo. La dirección de la Federación Afgana de Fútbol (AFF) ha recibido correos electrónicos de Lionel Messi y del FC Barcelona en relación al encuentro informó a Efe el portavoz de la AFF, Syed Ali Kazemi. El portavoz confirmó que la cita ya está organizada, por lo que el pequeño, residente en una aldea remota de la provincia de Ghazni, una región del sur del país golpeada por el conflicto, pronto verá su sueño hecho realidad. Murtaza, con la camiseta de Messi hecha de plástico AFP En cada semáforo del cruce entre Alt Moabit y Stromstrasse, en el centro de Berlín, hay adheridas varias cámaras de seguridad. La policía de la capital alemana ha decidido instalarlas después de que un voluntario que acudió en septiembre al cercano centro de acogida Lageso a llevar mantas y juguetes a los refugiados, engolosinara con un peluche a Mohamed, de seis años de edad, y se lo llevara de la mano en medio del caos de etnias y nacionalidades. El hombre de 32 años llevó al niño a su casa, lo violó varias veces y, para evitar que siguiera gritando tal y como él mismo explicó después de ser detenido, lo estranguló con un cinturón. Hicieron falta tres semanas para localizar la grabación de la cámara de seguridad de un bar, a 700 metros del Lageso para identificar al asesino. Pero era ya demasiado tarde. Por eso ahora todas las vías de acceso y salida están vigiladas. Hemos de reforzar la protección a niños y mujeres ha reconocido la ministra alemana de Familia, Manuela Schwesig, que ha lanzado un programa dotado con 10 millones de euros en busca de 25.000 padrinos para ocuparse de al menos parte de los 59.000 menores que han ingresado en Alemania sin un adulto que los acompañe. En su mayoría son chicos de entre 15 y 17 años instalados en albergues específicos. El objetivo es integrarlos cuanto antes