Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
74 GENTESTILO TV LUNES, 1 DE FEBRERO DE 2016 abc. es estilo ABC Iolanda Addolori, la mujer ante la que se rindió Anthony Quinn Muere la segunda esposa del actor, con la que vivió un matrimonio turbulento de infidelidades y peleas ANGEL GÓMEZ FUENTES CORRESPONSAL EN ROMA Ha muerto la segunda mujer de Antony Quinn, la italiana Iolanda Addolori. Vivieron un matrimonio tumultuoso, salteado con un sinfín de infidelidades y abusos. Quinn y Addolori, veneciana, veinte años más joven, ayudante de vestuario, a la que había conocido en Roma, en Cinecittà, en 1961, mientras rodaba Barrabás, se casaron en 1966, tras el divorcio de Quinn de su primera mujer, Katherine De Mille, hija adoptiva del director Cecil B. DeMille, con la que tuvo cinco hijos. Los litigios de Quinn y Addolori, también en los tribunales, fueron legendarios. Una vez, en un avión que los llevaba a Italia, comenzaron a pelearse en la fase de despegue y en el aterrizaje acabaron abrazados. Tuvieron tres hijos: Lorenzo, arquitecto, Danny, también actor, y Francesco, que murió en 2011, a los 48 años, por un infarto. En su vida privada, Quinn se mostró siempre tan vigoroso y apasionado como lo fue en el cine. La love story de Quinn y Addolori fue una de las más cotilleadas de Hollywood. Infatigable playboy, durante los casi treinta años de matrimonio con Addolori tuvo una relación extramatrimonial con Friedel Dunbard, que duró desde 1971 hasta 1985, de la que nacieron dos hijos. Durante decenios en Hollywood, el actor fue el símbolo del macho y duro, viril y de sangre caliente, y acabó su borrascoso matrimonio con la italiana en los tribunales (en 1995) porque mantenía una relación con su secretaria Kathy Benvin, 47 años más joven, de la que tuvo dos hijos, Antonia (1993) y Ryan nia, su hija de un año y medio. No puedo confirmar por ahora si la señora Quinn ha tratado de asesinar a la rival y a su hija. Es un asunto muy delicado e ilustraré al tribunal las pruebas concretas del complot dijo el abogado del actor. Addolori se defendió entre lágrimas, acusando a Quinn, a su amante y al abogado Slotnick: Han orquestado un absurdo complot. Sé muy bien que ha sido ella la causante. Es una serpiente. Ella tiene todo en la mano, porque era la secretaria. Es triste que Anthony haya perdido la luz de la razón. Está embobado y manipulado por esa mujer. Yo solo quiero lo que me corresponde. Me he quedado sin nada, mientras él gasta y gasta para ella, y antes en innumerables amantes que ha mantenido escondidas. Lo he perdonado siempre para tener la familia unida. Ahora basta FOTOS: EFE Un padre violento Quinn, padre de doce hijos, quería que la historia lo recordara como un legendario actor, ganador de dos Oscar, como el intérprete excepcional de decenas de películas, algunas inolvidables, desde La Strada de Federico Fellini, a Zorba el griego desde Viva Zapata a Las sandalias del pescador No contaba con la mala imagen que se ofrecería de él en el proceso de divorcio de Addolori. Con la arrogancia del macho latino, creyó que en el juicio tendría a los hijos de su parte. Pero se equivocó. Su hijo Danny hizo ante el tribunal unas acusaciones imprevistas, despiadadas: Era violentísimo; cada vez que mamma se lamentaba de sus infidelidades, gritaba, rompía platos, le pegaba El juicio acabó de la peor manera posible para Quinn: con la imagen de marido violento y pagando, según indiscreciones, diez millones de dólares a Iolanda, además de algunas obras de arte de su colección, que incluía cuadros de Picasso y esculturas de Henry Moore. Así, Zorba el griego acabó rindiéndose a la italiana Addolori y se refugió en los brazos de su joven mujer Kathy, sin renunciar nunca a su vitalidad y sus pasiones. Tres matrimonios y doce hijos Arriba, Quinn y Iolanda Addolori en 1990. A la derecha, el actor con sus dos hijos pequeños, Antonio y Ryan, fruto de su matrimonio con su secretaria. Addolori intentó agredir a la pequeña (1996) La pareja se casó en 1997, cuando Quinn tenía 82 años y ella 35. Addolori soportó las infidelidades hasta que nació Antonia. Entonces pidió el divorcio y le hizo pagar todas sus escapadas e infidelidades. La batalla final en los tribunales estuvo a la altura de la turbulenta relación de la pareja y se resolvió entre durísimas acusaciones: Addolori contrató al mejor abogado divorcista americano, Raoul Folder; y Quinn, para no ser menos, se hizo con los servicios de Barry Slotnick, abogado que se hizo famoso en el proceso de O. J. Simpson, uno de los más mediáticos de Améri- ca. Fue un juicio en el que se lavaron en público los trapos sucios con intercambio de cañonazos dialécticos. El abogado de las celebridades neoyorquinas, Slotnick, disparó esta acusación contra Addolori, en marzo de 1995: La celosísima mujer italiana de Quinn corre el riesgo de ir a la cárcel por haber pagado 40 millones de liras en efectivo a un detective privado, para dañar físicamente a Benvin, la treintañera amante del marido, y a Anto- w) yC Q 9 9O! k YJTY EEE J FM ZMP O! 9